¿Qué medidas aseguran la calidad del agua en la piscina?

piscina

Las albercas aseguran horas de diversión, sin embargo, implican responsabilidades. Es importante que los propietarios aseguren la higiene, conservación y transparencia del agua, para evitar enfermedades o apariencias que causen desagrado. Lograrlo requiere medidas que incluyen el uso de productos químicos que es importante conozcan si construirán una alberca.

Ajustar el pH del agua

El pH es un valor que se encarga de determinar la acidez o alcalinidad del agua y se expresa con una escala que va del cero al catorce. El valor preferible para mantener el líquido en excelentes condiciones y evitar daños en ojos y piel de bañistas oscila entre 7.2 y 7.6, además, los valores extremos disminuyen el efecto de los químicos desinfectantes y evita problemas en la calidad del agua de la alberca. Para regular el nivel del pH en las albercas se requieren instrumentos de análisis como:

  • Tiras analíticas. Se trata del más sencillo para controlar el pH y consisten en tiras de papel que cambian de color según el nivel de acidez o alcalinidad del agua donde se sumergen.
  • Kit de análisis de Cloro-pH. Tiene alta precisión y diversas secciones que deben llenarse con líquido de la alberca. Al realizar el paso se agrega una pastilla, coloca la tapa y agita hasta disolverse. El resultado del análisis se obtiene cuando coinciden el área del color analizador y el valor del agua coloreada. Se recomienda usar el kit diariamente con un estuche analizador de pH y cloro para que los valores estén entre 7.2 y 7.6. Si se requiere, es importante usar acrecentadores o reductores de pH.

Desinfectar el agua

La desinfección es crucial para evitar problemas de salud comunes en bañistas como diarrea, otitis externa, pie de atleta, dermatitis, pox virus, irritación nasal y prurito ocular. El agua puede lucir clara y cristalina, sin embargo, hay muchos microorganismos que deben eliminarse con químicos.

Cloro

Elimina con eficacia un gran rango de patógenos comunes en albercas, su precio es bajo y es usado desde hace décadas para tratar el agua. Hay distintos tipos de cloro para piscinas:

  • Es necesario para desinfectar continuamente. Se vende en tableta o grano, aunque la tableta es preferible para dosis precisas.
  • Se recomienda para la recuperación el líquido si está descuidado o después de un mal tiempo o alta afluencia de bañistas. Se recomienda mantener a mano para situaciones puntuales o de emergencia.
  • Tabletas multiacción. Tienen acción desinfectante y floculante, además, controlan las algas. Se recomienda utilizarlas con cloro de mantenimiento si no cuentan con tiempo.

Bromo

Se trata de un oxidante que desinfecta el agua con la misma efectividad que el cloro. Elimina un amplio rango de impurezas inorgánicas en el agua y es agresivo contra hongos, virus y bacterias, además, no produce olores desagradables que puedan alejar a los bañistas ni molestias en ojos y mucosas. Tiene mucha tolerancia ante variaciones de pH e incrementos de temperatura, por lo que puede usarse con bombas de calor que permiten nadar en las piscinas durante el invierno.

Prevenir algas

Las algas son problema común incluso en albercas desinfectadas y ocurren por factores diversos como lluvia, cambios de temperatura, vegetación alrededor o residuos químicos. Para prevenirlas deben usar eliminador de fosfatos una vez a la semana ya que son su principal alimento. Eliminarlas es más difícil si no tratan el problema rápido, por lo que se recomiendan alguicidas si no encuentran el eliminador. Hay actualmente muchas opciones para tratar las algas como:

  • Hipoclorito de sodio. Conocido como cloro líquido es económico y tiene comúnmente una concentración el 10%, sin embargo, es inestable frente a la luz solar y su efectividad disminuye con el tiempo.
  • Cloración salina. Se trata de un proceso en el que se agrega sal a la piscina con un dispositivo que separa su sodio y cloro. El último desinfecta y se combina nuevamente con sodio, y se repite el ciclo indefinidamente. Se cotiza mucho ya que no requiere químicos para su mantenimiento, además, ofrece ventajas para los bañistas como reducir la irritación y sequedad cutánea y enrojecimiento ocular, evita la formación de arrugas y mejora la respiración y circulación sanguínea.
  • Tabletas de triple acción. Poseen alguicidas y cloro activo en un 90%. El agente alguicida es el sulfato de cobre o ácido bórico. La mezcla de tres acciones impide la floculación de partículas suspensas y desarrollo de algas y microorganismos. Su disolución es lenta. Es importante usar las pastillas con precaución debido a que pueden irritar ojos, mucosas y piel, además, no se recomienda su contacto con pintura o tinner ya que las decoloran.

Equilibrar el agua

El líquido de la piscina es propensa a perder su turbiedad por diversos factores como microorganismos, polvo, suciedad de los bañistas, algas, materia orgánica, barro, oxidación de magnesio y sales de hierro, calcio, etcétera. Utilizar productos de mantenimiento ayuda a que el agua esté en óptimas condiciones y evita la aparición de espuma, entre los que destacan los floculantes o clarificadores, que ayudan al filtro en la absorción y agrupación de partículas pequeñas, lo que facilita su recogida.

Evitan la turbidez y agentes espumantes, además, eliminan cremas o residuos de aceite que suelen flotar en el agua. Para lograr agua transparente se recomienda el uso de clarificadores una vez a la semana. Las monodosis y formatos concentrados facilitan la aplicación y evita que los propietarios realicen cálculos complicados.

Filtrar el agua

Los tratamientos físicos son igual de importantes que los químicos. Para que los desinfectantes sean efectivos es necesario que el agua tenga óptimas condiciones de filtración. Introducir suciedad en la piscina ya sea por aire, bañistas, etcétera, lo que propicia el desarrollo de microorganismos, por tal motivo es necesario eliminarlos con sistemas de filtración. Se diseñan para retener las partículas de suciedad y asegurar la transparencia del agua. Es importante que estén en buen estado y que toda el agua se filtre una vez al día como mínimo.

Otra medida importante es aplicar programas de mantenimiento. Es importante que haya un nivel de agua adecuado, se agregue agua nueva constante e inmediatamente se analicen los valores de pH y cloro. Si la lluvia amenaza, debe incrementarse el nivel de clarificante y cloro. El programa debe dividirse en mantenimientos semanales y diarios:

  • Mantenimiento diario. Analicen primero el pH del líquido y ajústenlo a los valores adecuados con un reductor o acrecentador de pH y después el nivel de bromo o cloro libre. El bromo debe estar entre dos y cuatro ppm y el cloro entre uno y dos ppm. Retiren las hojas e insectos que haya en el agua.
  • Mantenimiento semanal. Primero limpien los skimmers (boca de succión colocada en la pared de la alberca, en un nivel próximo a su superficie), cepillen las paredes del vaso, y pasen el limpiafondos. Efectúen un contralavado del sistema de filtración y laven el prefiltro de la bomba. Suministren con tabletas de tricoloro o bromo en el dosificador y, por último, usen los productos de mantenimiento para evitar el desarrollo de algas y el clarificador para asegurar la transparencia del agua.

En H2O TEK ofrecemos productos para asegurar la calidad del agua de su alberca como las pastillas para mantenimiento Clear Balance de la marca ARM & HAMMERS. Tiene 16 tabletas, son fáciles de usar y ahorra dinero ya que disminuye la necesidad de productos como estabilizadores y ajustadores de alcalinidad. Si desean más información o preguntar sobre nuestros sistemas de agua caliente para piscinas marquen al (800) 9 H2O TEK (80 0942 6835).