Categorías

Información

 Documento sin título

precios
precios
pago

Datos históricos de las secadoras de ropa

Secadoras de ropaPara comenzar a hablar de datos históricos acerca de un tema en específico, lo primordial es saber que es, hablaremos entonces de ¿Qué es una secadora?, Una secadora es un aparato utilizado en el hogar que se utiliza después del lavado, funciona mediante un sistema que arroja aire caliente que permite eliminar la humedad en las prendas.

Este es relativamente un nuevo artefacto en el mercado que esta causando sensación en todo el mundo, y su atractivo consiste en eliminar el arduo trabajo y las horas de espera de secado que implica la técnica tradicional, sin duda alguna se está convirtiendo simplemente en un de los electrodomésticos favoritos de las amas de casa de nuestro días.

A medida que pasan los años la tecnología avanza y no todos los artefactos son como los conocemos en la actualidad, las amas de casa no tenían la misma facilidad de adquirir electrodomésticos que les facilitaran sus quehaceres domésticos ni tampoco existía la tecnología para desarrollarlos.

En esta ocasión hablaremos del largo procedimiento que tuvo que darse para llegar a las secadoras de alta tecnología que vemos en el mercado. La historia se remonta a principios de 1800 en Inglaterra y Francia ahí se diseñaron los primeros modelos, ha venido sufriendo cambios en el mecanismo de función y hasta en la forma de llamarse, ni siquiera se conocían como secadoras, en aquel tiempo los llamaban “ventiladores” su funcionamiento era algo rudimentario, solo eran grandes tambores de metal con agujeros para poder ventilar impulsados por manivelas, este invento poco efectivo no pudo ser atribuido a un solo individuo y tal vez nadie hubiera deseado el crédito, puesto que la ropa se humeaba, se cubría de hollín o la ropa llegaba al extremo de quemarse.

Posteriormente un inventor estadounidense retomo la idea de mejorar el artefacto y el 7 de Junio de 1892 se le otorgó la patente a George T. Samson de Dayton, Ohio, a él se le ocurrió una mejor ventilación, el manejaba el calor como se maneja en un estufa pero para secar la ropa. Luego de estas mejoras diseñadas muchos inventores se dieron a la tarea de simplificar el aparato, un inventor que vivía en una granja de Dakota del Norte llamado J. Ross Moore se dedico durante los próximos 30 años a desarrollar su idea de una secadora automática, por el clima en esa zona del país, Moore estaba cansado de tender su ropa mojada en el frío invierno, finalmente construyo un modelo en forma de tambor, que se manejaba con gas y un modelo eléctrico.

Por las circunstancias en que atravesaba el país y debido a las dificultades financieras Moore tuvo problemas para encontrar un fabricante para su producción, después de varios rechazos llego a un acuerdo con la compañía Hamilton de los Dos Ríos y en 1938 se comenzó a comercializar la nueva secadora llamada “Día de Junio”.

El mercado de las secadoras tuvo su mejor época durante la década de 1940 después de la Segunda Guerra Mundial aun por los fabricantes Hamilton y otra competencia en el secado de ropa de pelo llamada GE, se vendían alrededor de 60,000 secadoras de gas y electricidad al año, ya en 1955 Whirlpool comenzó a comercializar las secadoras con mecanismo de gas con mayor flujo de aire, que afirmaba que se tomaba la mitad de tiempo en secar la ropa con la misma velocidad.

Conforme paso el tiempo siempre fueron surgiendo grandes mejoras que hicieron avanzar el producto, en 1946 los fabricantes le instalaron a la secadora unos controles en la parte frontal de temperatura, un escape de aire húmedo y  un ciclo de enfriamiento, doce años después en el año de 1958 se instalo un sistema de presión negativa que todavía se utiliza en la actualidad.
En 1974 ya se establecieron los tiempos de secado que se manejan en modelos mas recientes, 11 años después llegó a comercializarse en países de habla hispana en 1985, donde sus aparatos ya contaban con instrucciones, consolas, manuales y etiquetas en español para su venta.

Con todos estos avances y tecnologías que se fueron desarrollando, aun tenemos en cuenta que las secadoras de ropa son de los electrodomésticos que más consumen energía, esto influye directamente a que en muchos hogares se deseche la idea de adquirirlas, más sin embargo, la secadora es para muchos indispensable, les beneficia a hogares con poco espacio para colocar la ropa al sol, o algunas otras familias que por estética o incomodidad les desagrada ver sus espacios llenos de tendederos, incluso lugares donde el clima no les favorece, es decir lugares lluviosos y húmedos que por supuesto aumentan las horas de secado y todo esto al dejar la ropa al intemperie se llegue a penetrar  de un olor desagradable a humedad.

En la actualidad las secadoras trabajan de la siguiente manera, funcionan aspirando el aire del ambiente donde están instaladas, lo calientan y lo transfieren a un tambor que gira simultáneamente para lograr que la ropa se seque de manera uniforme, el tambor puede ser esmaltado, inoxidable o cincado, esto en realidad no afecta el resultado del secado de la ropa. En algunos modelos las toberas, (donde entra el aire caliente) giran a la par del tambor y en otros casos están fijas y únicamente lo que gira es la ropa.

Las secadoras se clasifican en dos tipos de acuerdo al destino del aire donde arrojan los residuos que salen lleno de humedad, estas son de condensación y de evacuación.
Estas primeras no desechan la humedad al ambiente, sino que condensan el vapor cuando esta en contacto con el aire frío, se debe evacuar frecuentemente el depósito de agua y son más caras que las de evacuación pero cuentan con la ventaja de no requerir ningún tubo expuesto al exterior, tan solo se necesita una toma eléctrica. Periódicamente se puede conectar a un desagüe si desea no vaciar el depósito.

Por otro lado las de evacuación tienen un tubo extensible aproximadamente de doce centímetros de diámetro, por el cual, arrojan el aire caliente al exterior, todo esto implica instalarse  en un lugar apropiado para que el tubo tenga salida, se recomienda hacer una abertura en la pared o pasar el  tubo através de un ventana, todo esto para evitar una condensación del vapor dentro del mismo.

Ambas cuentan con  un sistema de temporización que registra el tiempo de funcionamiento que se desea o a su vez manejan censores electrónicos que detectan la humedad de la ropa automáticamente deteniendo el proceso de secado al llegar el momento exacto preajustado. Todas las secadoras también contienen un filtro que se encarga de recoger las pelusas de la ropa, así como avisos ópticos cuando se encuentra saturado y es necesario limpiar.

Así como se mencionan las características de ambas también es necesario conocer la manera de cuidarlas, puesto que sus costos son elevados y no se puede estar adquiriendo este producto con tanta frecuencia o gastar todo su dinero en reparaciones. Se debe considerar que para su buen uso se sigan algunas indicaciones como no introducir  prendas mojadas con combustibles para evitar accidentes, evitar introducir la ropa mojada para evitar cortos circuitos, seleccionar la ropa de acuerdo al tipo de tela debido a que una tiende a secarse más pronto que otra,( delicada o normal), programar menor duración de secado a prendas que contengan goma o plástico ya que podrían derretirse, no introducir las manos en la secadora mientras gira el tambor ,utilizar adecuadamente los manuales de uso y lo más importante revisar las conexiones con frecuencia porque podría causar un incendio.

Conociendo lo anterior, ventajas y desventajas, funcionamiento y cuidados usted podrá elegir el modelo deseado y justo para las exigencias de su hogar, recuerde que si usted lleva a cabo todas estas indicaciones aumentará el tiempo de vida de su electrodoméstico, se ahorrará tiempo y esfuerzo y sobre todo mantendrá siempre la calidad de su ropa.


 Documento sin título

como comprar
proyectos especiales
branatech