Preguntas frecuentes sobre los termotanques

calentador de agua

Hay muchas opciones para calentar agua en hogares y negocios entre las que destacan los termotanques. Se trata de un tipo calentador de agua que integra un tanque donde es calentada una determinada cantidad de agua para que luego pueda usarla el usuario. Lo recomendable es usarla en el momento para no activar de nuevo el equipo y evitar derroches de energía. Muchas personas tienen dudas sobre los termotanques que es importante aclarar para determinar si son una buena opción.

¿Cómo funciona y cuáles son sus componentes?

Cuando se instalan, los usuarios tienen que elegir la temperatura a la que desean que el agua se caliente diariamente. Cuentan con un termostato que indica cuando el calor del agua desciende y activa el sistema de calentamiento para que el volumen de líquido logré nuevamente la temperatura predeterminada. Tienen también un sistema para mantener constante el volumen en el tanque.

La temperatura baja por cada reingreso de agua fría y tiene que ajustarse nuevamente mediante el calentamiento. La transmisión de calor del líquido caliente al tanque hace que descienda la temperatura, sin embargo, los últimos modelos y diseños evitan este problema debido a su aislamiento térmico, que hace casi despreciable la pérdida calórica. Los componentes que integra este calentador de agua son:

  • Se fabrica con chapa de acero y contiene el agua.
  • Calderín. Tiene dos casquetes y dos tubos en la parte superior e inferior y un cuerpo cilíndrico y su función es calentar el agua. Uno de los casquetes es agujereado para instalar el termostato y la resistencia. Los dos tubos se encargan del ingreso de agua fría y salida de líquido caliente. El calderín es vitrificado para que la acción corrosiva del agua no lo dañe.
  • Se coloca ente el tanque y el agua. Los modelos actuales se fabrican con fibra de vidrio y poliuretano expandido para mejorar el aislamiento.
  • Resistencia cerámica. Cuenta con cilindros de cerámica refractaria dispuestos en serie, que convierten la energía eléctrica en térmica y encienden el termotanque, además, son resistentes a las altas temperaturas.
  • Tiene la función de controlar la temperatura del agua.
  • Ánodo. Se fabrican comúnmente de magnesio, actúan por electrólisis y previenen la corrosión del calderín.

¿En qué se diferencia el termotanque y el calefón?

Muchas personas suelen usar los términos como sinónimos, sin embargo, tienen notables diferencias como su funcionamiento:

  • Brindan agua caliente segundos después de encenderse. Su gasto energético es mayor y para que encienda se requiere mucha presión de agua, que disminuye cuando se abren varias canillas a la vez. Son económicos y ocupan poco espacio.
  • Calientan por acumulación, lo que significa que mantienen una reserva de agua caliente para el momento en que se requiera. Son una buena opción para tener agua caliente en su hogar o negocio y permiten cambiar la temperatura mientras se usa, además, requieren una presión mínima y pueden tener diversas canillas de purga a la vez sin pérdidas de presión. Tienen un tamaño mayor, sin embargo, son seguros de usar y no necesitan tanto mantenimiento.

¿Qué elegir? ¿Calefón o termotanque?

Ambos son excelente opción, pero deben considerar el tipo de edificación para comprar el más conveniente:

  • Si tienen una casa o negocio adquieran un termotanque, pues permite usar todas las canillas al mismo tiempo sin inconvenientes, además, no deben preocuparse por sus dimensiones y presión de líquido.
  • Si viven en un departamento adquieran un calefón ya que puede instalarse en áreas pequeñas y brinda ahorros en el consumo energético.

¿Qué tipos de termotanques hay?

Hay tres tipos, cada uno para distintos requerimientos:

  • Termotanque eléctrico. Se trata de una opción común, sin embargo, presenta un ligero inconveniente: su recuperación de temperatura es lenta en comparación con los modelos a gas, por lo que, si utilizan toda en agua necesitará esperar algunos minutos para volver a tener agua caliente. Su eficiencia energética es su mayor ventaja y ayudan al medioambiente porque no liberan monóxido de carbono. Calientan mediante una resistencia de hierro que se enciende cuando el termostato detecta una reducción de temperatura.
  • Termotanque a gas. Este calentador de agua funciona por acumulación gracias a la energía que genera la combustión del gas. Su consumo es mayor en comparación con el calefón a gas, pero calienta de forma rápida. Incluye un sistema de seguridad para evitar las fugas de gas y brindan agua caliente con baja presión
  • Termotanque solar. Permiten ahorrar un 70% de la energía que utilizan los modelos a gas y eléctricas. Se instalan con facilidad y pude usarse como complemento de un calefón o termotanque o como fuente única. Hay tres subtipos: modelos con serpentina de cobre que recorre el interior y calienta el líquido con la temperatura del sol; presurizados que absorben la energía solar para transferirla a una varilla heat pipe; y atmosféricos que tienen controladores digitales para regular la temperatura del agua.

¿Qué termotanque es el más conveniente?

Mientras mayor sea la capacidad, también lo será la comodidad. Los termotanques con más capacidad pueden reservar más litros de agua, sin embargo, implica mayores pérdidas de calor en comparación con una de baja capacidad. Lo recomendable es calcular la capacidad requerida para satisfacer sus requerimientos. Si tienen, por ejemplo, cuatro personas en casa y un baño con ducha, adquieran un equipo a gas con capacidad de 125 a 150 litros o uno eléctrico de 125 litros. Si tienen dos baños o más, adquieran un ejemplar de gas con tecnología de alta recuperación.

¿Cómo debe purgarse?

Con el tiempo de uso notarán que se cortará el caudal o cerrarán el grifo y ocuparán todo el líquido del tanque y después al abrir la canilla no sale agua, lo que ocurre cuando la cañería se llena de aire y es necesario realizar una purga de los calentadores.

Para purgarlos sigan los siguientes pasos.

  • Apaguen por completo el equipo y cierren las llaves de paso, agua, electricidad o gas.
  • Desarmen después la canilla y revisen que no haya una obstrucción. Al finalizar armen todo de nuevo.
  • Aflojen la válvula de seguridad que es la tuerca más grande en el termotanque. Si no la detectan revisen el manual del equipo.
  • Abran la llave de paso del agua para que se purgue el aire de la cañería. Si no consiguen que las burbujas de aire desaparezcan, repitan el proceso desde el punto anterior. Si dudan contacten a técnicos capacitados para evitar averías.

Con la información suministrada aclararán sus dudas y determinarán si el termotanque es una buena opción y el tipo más conveniente. Si buscan un ejemplar de calidad, opten por un termotanque de la marca Rheem que podrán obtener con H2O TEK. Para más información marquen al marquen al (800) 9 H2O TEK (800 942 6835) o llenen el formulario.