La importancia del control de temperatura y humedad en bodegas de vino

deshumidificadores

Cómo evitar las condensaciones y el exceso de sequedad en el almacenado y crianza del vino

Los factores climatológicos como temperatura y humedad son de gran importancia cuando se trata de almacenamiento de cualquier producto que se pretenda vender al mercado. Si las condiciones no son las ideales en el resguardo de los objetos de valor que comercializamos, lo más seguro es que se dañen por el entorno desfavorable en el cual estamos interactuando. Por ejemplo, el control de temperatura y humedad en una bodega de semillas es esencial, ya que una variación en dichos factores climatológicos podría repercutir seriamente en las semillas, y es que si hay exceso de humedad, lo más probable es que se infecten con moho, y queden inservibles para la venta, por lo que tendríamos que usar deshumidificadores.

Ahora, ¿qué pasa en el almacenamiento de las barricas? Pues resulta que es preponderante mantener una adecuada condición térmica y con niveles de humedad adecuados, ya que como sabemos, las barricas donde se almacena el vino son de madera, y éstas deben estar en las mejores formas posibles. El exceso o falta de humedad producirá en la madera de los barriles daños por agrietamiento, cuarteaduras, hundimientos u otros daños. Incluso la iluminación puede ser otro elemento a considerar en la industria vinícola, y ni qué decir de la ventilación.

Factores de temperatura en bodega de vino

En anteriores artículos hemos hablado de lo esencial que es mantener adecuados niveles térmicos y de saturación atmosférica en áreas de trabajo con personal que tiene actividad laboral medianamente fuerte, que tiene que oscilar entre los 15 y los 25 grados Celsius, dependiendo de la clase de trabajo que desempeña cada persona. Las condiciones de temperatura cambian notablemente cuando se trata de la conservación y crianza del vino, y es que la temperatura debe ser muy constante en todo momento, el cual debe comprender entre los 12 y 15 grados centígrados. Por otro lado, en la zona de fermentación, se aconseja que la temperatura sea más baja, esto para facilitar todo el proceso en el taponado y etiquetado de botellas, de esa manera se podrá evitar condensación en las mismas botellas, lo que sin duda pondrá en riesgo su diseño y etiquetamiento.

Factores de humedad en bodega de vino

El control de temperatura y humedad en las áreas de etiquetado/embalado y crianza/almacenamiento es trascendental para evitar condensaciones indeseables que pongan en riesgo la calidad del producto final. En la estancia de vinos es común que se registren pérdidas cuando la saturación ambiental es baja, ya que la porosidad de las barricas dejará que el vino se evapore. Contrario es cuando hay una humedad relativamente alta, las mermas se reducen por la compensación de la condensación en el mismo producto (el agua que suele perderse en el almacenamiento del vino, es compensado por la saturación elevada). Es por ello que es esencial mantener las condiciones de humedad adecuadas, ya sea con el uso de humidificadores o deshumidificadores, según sea lo que se necesite. La saturación que se recomienda es de un 80%, asegurándonos de que no se creen condensaciones que pongan en riesgo la crianza de los vinos, ya que el moho es muy dañino para los recipientes y decorados.

Ventilación en bodega de vino

Este es un factor que va muy ligado al control de temperatura y humedad, y es que una óptima aireación en áreas de resguardo propiciará que no se generen condensaciones sobre los etiquetados. Controlar la ventilación es un tema serio, porque si la misma incide de forma directa en los barriles, éstos pueden perder su propiedad hermética, que a su vez lleve a perdida de producto por las fugas presentadas. Asimismo los olores son importantes en el almacenado del vino, ya que el alcohol se puede ver alterado en sus propiedades aromáticas, y ser contaminados a final de cuentas. ¿Alguna vez has escuchado la frase: “el vino sabe a corcho”? Es precisamente lo que queremos dar a entender. El sistema de ventiladores o aireación natural tiene que ser exacto y equilibrado.