La importancia de la tecnología del boiler solar en el sector agropecuario de México – Primera parte

boiler solar

Antecedentes del uso de la energía solar en la industria agrícola

El agua caliente que se necesita para el sector industrial y agropecuario o agroindustrial es demasiada, ya que los procesos productivos de tales sectores así lo requieren. Sabemos que el uso de combustibles fósiles como el gas, es muy demandado para la producción de grandes cantidades de energía para todo proceso productivo y comercial, sin embargo también sabemos que esta clase de recursos no son renovables, y que tarde o temprano vamos a tener que ayudarnos de otro tipo de energía, como la solar.

En México, los que se han encargado de suministrar la tecnología del calentamiento del agua por medio de energía solar data desde hace 25 años aproximadamente, siendo los clubes deportivos o lugares con albercas los que más lo han usado tal aplicación.

Rompiendo paradigmas del uso de energía solar en el desarrollo rural y de agro negocios sustentables

El Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO) junto a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), han unido esfuerzos para emprender proyectos que desean encontrar respuestas de sustentabilidad en un entorno agropecuario productivo, en la que las energías renovables como la solar, se convierte en protagonista principal de tales proyectos.

Sin duda todo esto resultó en una innovación absoluta, ya que rompió con los paradigmas y dio a conocer el potencial de las aplicaciones para uso de la energía solar para el calentamiento del agua, y es que apenas unos años atrás solo se había empleado este tipo de energía para beneficio comercial y particular, como centros deportivos, albercas comunitarias o el mismo hogar.

El proyecto inicial llevado a cabo por las instituciones antes mencionadas, pudo atender aplicaciones en distintos agro negocios, como la producción del tequila, o incluso algo más industrial como la nixtamalización y los rastros. Dichos agro negocios han podido conformar módulos para demostrar réplicas de las aplicaciones en otros procesos de producción agrícola.

A mediados de los años 90 y a finales del mismo, se hicieron módulos demostrativos con recursos de fondo perdido que abarcaba más o menos entre un 20 y 40 por ciento del costo de los sistemas. Asimismo los talleres empezaron a ser un punto muy importante para observar tecnologías como el boiler solar, donde a tales cursos debían asistir productores agropecuarios, proveedores de servicio e incluso funcionarios de gobierno, con el único objetivo de abrir un acceso a una clase de tecnología diferente, una que fuera renovable; la difusión de tecnologías como el calentador solar se estaba convirtiendo en una realidad.

A principios del año 2000, se pudo firmar un convenio y percibir un donativo para el uso de la tecnología solar en la agricultura mexicana, siendo el Banco Mundial el impulsor de la donación.

¿Cuál era el siguiente paso? El siguiente paso fundamental era estimular la investigación y el desarrollo de tecnologías sustentables entre las empresas que empezaban a desarrollarse en el sector industrial y agrícola. Las unidades de producción autosustentable aumentaron por medio de capacitación técnica y asistencia profesional de expertos en el tema, de esa forma el mercado de la energía renovable pudo encontrar su nicho satisfactoriamente. Todos los agentes involucrados como proveedores de servicios, gobierno, productores, entre otros, pudieron fortalecer la implementación de las tecnologías.

¿Cuáles fueron las dificultades? En un inicio los costos de los equipos eran muy elevados, por lo que solo los productores que contaran con proyectos viables o procesos de producción exitosos serían los únicos en ser atendidos. Igualmente en la capacitación y asistencia técnica pudieron ver ciertas barreras, además de un desconocimiento generalizado de la tecnología renovable, insuficientes proveedores y técnicos especializados, investigación de mercado, desarrollo de la tecnología, y certificaciones empresariales y técnicas.

En la segunda parte del artículo describiremos los principales logros del Proyecto de Energía Renovable para la Agricultura, así como los diferentes beneficios que percibió el sector agrícola en el uso de las tecnologías sustentables como el boiler solar.