La importancia de la humidificación en la producción de té

humidificador

Cómo usar el humidificador para incentivar el crecimiento de plantaciones de té

Las infusiones de hierbas o té se remontan milenios atrás en la misma China, y su descubrimiento se le atribuye a la razón de darle un sabor agradable al agua recién hervida de la época; incluso se le puede encontrar en libros sagrados de la famosa dinastía Tang, donde se relatan poemas acerca de su variedad en el preparado. En Japón, la ceremonia del té es un ritual tradicional que evoca la cultura e historia nipona en su estado más puro, cuya influencia viene precedida de una escuela budista.

Esta bebida, la más consumida en el mundo solo después del agua pura y el café, se puede cultivar en variados entornos, claro, con sus variantes y distintas calidades. Por ejemplo, en zonas montañosas o altas, la cosecha o producción será lenta, pero con una calidad mayor en cuanto al sabor y aroma; por otro lado, en climas subtropicales, la producción de la hierba para infusión podrá ser masiva, pero es muy probable que disminuya en calidad. A continuación describiremos las condiciones en las que se produce esta hierba.

Por qué son importantes las condiciones para el crecimiento de la planta del té

Como se ha mencionado anteriormente, el ecosistema tiene mucho que ver, ya que las condiciones de humedad, temperatura e incluso iluminación solar, determinarán los aromas y sabores que pueda adquirir la hoja de la planta. Obviamente habrá variaciones dependiendo de la región donde crecen, sin embargo es necesario tener un cuidado especial con esta clase de cultivos.

Por lo general, las regiones más adecuadas serán las zonas subtropicales, en lugares donde no haya un frío o sequedad excesiva. En cuanto al suelo, este no debe ser inundado, de lo contrario morirán los plantíos; el buen drenaje es de suma importancia. Asimismo el suelo tendrá que ser ácido y de estructura esponjosa.

La planta de té es sensible, a tal grado que necesita de mucho sol, pero no tanto, por lo que un clima seminublado es lo mejor, y al mismo tiempo requiere de una precipitación de 1,500 mm por año, más de eso será dañino para el cultivo.

En cuanto a la pulverización, esta planta crecerá mejor con una protección de neblina, para que el vapor o humedad envuelvan a la misma planta, otorgándole una protección extra contra los rayos del sol, en ese sentido, hay que tomar en cuenta la utilización de humidificadores o similares. Expertos aseguran que la humedad favorece al desarrollo, y que mantener los niveles de saturación siempre dará una ventaja.

Control de humedad y temperatura en la etapa de oxidación del té

El uso de humidificadores en la etapa de oxidación de esta hierba es primordial para formar hojas con buen sabor y aroma. Al momento de que se marchitan las hojas, más propiamente los polifenoles, es básico tener las condiciones óptimas para que los mismos vayan generando compuestos esenciales que caracterizan a esta planta, como las tearubiginas y las teaflavinas; estos dos compuestos son los responsables de otorgar color y aroma a algunos tipos de té.

Por ningún motivo hay que dejar secar las hojas de esta planta, que de hacerlo, la oxidación se enlentecerá. Para que los cultivos estén debidamente fermentados, entonces hay que tener un ambiente húmedo, que esté entre el 95% y el 98% de saturación atmosférica, con una temperatura esté en un rango de 20 a 26 grados centígrados. Atentos, que si la humedad baja del 95%, el rendimiento en el proceso de oxidación de la planta se verá en riesgo.

Uso de humidificador en etapa de empacado

Cuando el té se empaca en pequeños sacos, podemos aumentar el nivel de saturación por medio de la humidificación, porque de esa forma disminuirán los efectos electrostáticos, por lo tanto la productividad mejorará.