La humedad excesiva comprime e inutiliza los fertilizantes usados en la industria química y agropecuaria

deshumidificador

Cómo controlar la humedad y temperatura en la producción y logística de fertilizantes con ayuda de humidificadores y deshumidificadores

Como ya se ha mencionado antes, la sequedad de un ambiente puede ser igual de malo que la humedad excesiva. Los productos como los fertilizantes, son muy susceptibles a los cambios de saturación, y más propiamente a la humedad excesiva, que de no cuidarse, tales fertilizantes perderán sus propiedades estructurales, y no serán un buen producto.

En general, muchos de los productos que se elaboran con ciertas características químicas, requieren de un control de humedad y temperatura exacto, tanto en los almacenes de materia prima, como en el proceso de producción, y desde luego, en las bodegas para almacenar el producto ya terminado. Es ahí donde radica la importancia de contar con un deshumidificador para bajar los niveles de humedad, o por el otro lado, tener un humidificador para combatir la sequedad de un ambiente determinado.

Los fertilizantes químicos son de mucha utilidad para incentivar al óptimo desarrollo de las plantas. Para la agricultura, es muy importante que estos estén en buenas condiciones, para proporcionar insumos de calidad como maíz para la alimentación y algodón para la confección de ropa, entre muchas otras acciones.  Dentro de los parámetros de calidad de cualquier fabricante de fertilizantes, debe haber un control de humedad óptimo, de lo contrario, ese productor no será de confianza, así que es esencial investigar la seriedad del asunto.

Cómo proteger los almacenes de fertilizantes con ayuda de un deshumidificador

El fertilizante es un material higroscópico, es decir, que absorbe humedad con una facilidad impresionante y nada conveniente. Por ello, la logística debe ser impecable, tanto en su manipulación como en su almacenamiento. Es preponderante que los fertilizantes se guarden en recipientes especiales, debidamente sellados con un recubrimiento específico, después, esos recientes, hay que colocarlos en bodegas o almacenes que permanezcan cerradas lo más perfectamente posible.

Asimismo, es muy importante que las bodegas para fertilizantes cuenten con un microclima adecuado, con todo lo que ello implica, en cuanto a un óptimo control de humedad y temperatura, y esto se logra con la instalación de humidificadores en puntos estratégicos de los almacenes; además, es de gran ayuda tener un panel de control de saturación atmosférica, o lo que más comúnmente se le llaman, graficadores de humedad. Hay que tener mucho cuidado en dónde colocamos los recipientes, y asegurarnos de que no estén cerca de zonas de agua, como desembocaduras de tubería o similares.

¿Qué le pasa al fertilizante cuando se expone a una humedad excesiva de forma prolongada?

  1. Primero lo obvio: la aparición del moho, hongos u otras bacterias por la humedad excesiva. Definitivamente, esto aparecerá en la estructura molecular del fertilizante.
  2. Deformación, lo que lo hará menos atractivo para su venta y distribución final. Un exceso de saturación en el ambiente circundante, hará que tal producto se comprima o apachurre, dándole un aspecto menos atractivo e inseguro.
  3. El punto dos nos lleva a algo muy importante: pérdida de calidad en el fertilizante. Esto es muy serio. Si no cuidamos nuestras bodegas donde guardamos tal producto esencial, perderá sus características normales, y no nutrirán de igual forma a la tierra para los posteriores cultivos. Igualmente, su durabilidad no será la ideal, haciéndonos perder negocios futuros importantes. Si no notamos que en nuestros almacenes existen indicios de humedad, es preponderante utilizar los humidificadores, para mantener un control correcto.
  4. Un fertilizante en mal estado debido a la humedad, puede descomponer o dañar las máquinas, provocando mantenimientos correctivos o fuera de tiempo. Esto pasa, porque si el producto se comprime, se pegará a la maquinaria, algo que en definitiva no deseamos para nuestros clientes.

Todos los excesos son malos, y como tal, debemos mantenerlos controlados, en el caso de la logística de almacenar, dependiendo del producto, se tiene que poner atención a mantener un microclima perfecto, dependiendo de lo que se esté almacenando.