¿Cuánta agua caliente es posible usar con un boiler solar?

boiler solar

El uso del boiler solar se está volviendo algo común en nuestro país, lo cual merece ser celebrado ya que es un reflejo del cambio de mentalidad de los mexicanos con respecto al uso de energéticos; asimismo, nos muestra cómo la población se está volviendo cada vez más consciente sobre las repercusiones de sus acciones hacia el medio ambiente. Se trata de una tecnología que no deja de evolucionar, por lo que no es de extrañar que en los próximos 20 años el número de usuarios de los calentadores solares llegue a multiplicarse.

Pese a lo dicho en el  párrafo anterior, existen personas que se mantienen reacias a la instalación de este sistema de calentamiento renovable, ya que no entienden las ventajas que puede proporcionar, además porque no conocen mucho sobre él. Una de las razones por las que toman tal postura es debido al desconocimiento de la cantidad de líquido que pueden obtener con su uso. Con el fin de hacerles cambiar de parecer, en esta nueva entrada les diremos algunos factores que deben considerar para hacer una mejor determinación de cuánto líquido caliente es posible utilizar, asimismo, les diremos algunos aspectos adicionales que vale la pena tomar en cuenta si piensan adquirir un ejemplar. En caso de requerir los mejores calentadores solares, no duden en contactar a nuestra firma, H2OTEK. Sin más dilaciones, ¡Comencemos!

De manera general, los sistemas solares de calentamiento de agua son capaces de producir entre el 40% y el 70% del líquido caliente que se requiere para suministrar a una familia promedio de 4 o 5 personas al año. Se trata de porcentajes que en sí mismos resultan convenientes, aunque estos pueden variar dependiendo de la manera en que sean usados, instalados, mantenidos, entre otros aspectos. En realidad es difícil estimar con exactitud la cantidad de líquido caliente que se puede usar con la instalación de boilers solares, debido a que hay varios factores a considerar, además de los mencionados, que pueden reducir o aumentar la eficiencia del equipo, algunos de los cuales pueden ser controlados por los mismos usuarios.

Entre tales factores destacan los siguientes:

  • Cantidad de luz solar disponible en su localidad. Cierto es que el sitio donde se habite puede afectar la cantidad de agua caliente a obtener, sin embargo, no es un factor que impida la obtención de un porcentaje considerable de líquido para usos sanitarios. En los meses más soleados del país, a saber, desde marzo hasta septiembre, los recolectores podrán absorber más calor del sol y, por lo tanto, podrán generar más agua caliente; mientras, en los días nublados el sistema no producirá tanta agua caliente, aunque sí la suficiente para cubrir sus necesidades diarias, debido a la ventajosa posición de México, cercana al Ecuador, donde la nieve no representa inconveniente alguno.
  • Cantidad de agua que se ocupará diariamente por la familia. Resulta obvio que cuanto más ocupada se encuentre una casa, será mayor la demanda que se le hará al equipo solar y, por ende, será más probable la necesidad de complementar el sistema con un calentador de inmersión o una caldera. Sin embargo, en caso de que se tenga que suministrar solo a cuatro personas, el boiler solar será suficiente.
  • La cantidad de agua que pueden obtener aumenta si los usuarios saben adaptarse al sistema. ¿Qué queremos decir con esto? Inevitablemente quienes usen los calentadores deben adaptarse a ellos, y no solo a la inversa, ya que en ciertas horas del día es cuando se obtiene la mayor cantidad de líquido caliente. Ducharse por la noche cuando el suministro está en su nivel más alto de calor es la mejor manera de aprovechar al máximo el agua caliente disponible. Parece un pequeño esfuerzo, pero que vale la pena si se considera la cantidad de dinero que pueden ahorrarse con su instalación y la reducción de los impactos al medio ambiente.
  • La capacidad de los cilindros que integra el sistema también determina la cantidad de agua caliente que puede almacenarse y, por ende, utilizarse. Si dichos cilindros solo pueden contener líquido caliente durante un día, es probable que necesiten complementar el sistema con un calentador de inmersión o una caldera, pero solo cuando se presenten varios días nublados de manera sucesiva, algo raro en nuestro país, ya que siempre hay sol, incluso durante los inviernos.
  • Es importante que se aseguren de que, tanto el cilindro como las tuberías, estén adecuadamente aislados con el fin de evitar las pérdidas de calor. Cabe añadir que vale la pena que consideren que es posible que no requieran del sistema para calentar el líquido a la temperatura más elevada posible en todo momento. Pueden reducir la necesidad de calentamiento de agua de respaldo al reducir la temperatura del líquido mientras lo utilicen.

Como pueden observar, la cantidad de la que pueden disponer varía en función de los factores enlistados, los cuales vale la pena que conozcan bien si desean maximizar el uso del sistema. Además de ello, es importante que consideren algunos aspectos que les pueden ser de utilidad si piensan adquirir un calentador solar:

  • Los sistemas térmicos solares no son una solución completa, más si una que puede suministrar la mayoría del líquido que se usará de manera anual. Es importante contar de antemano con una caldera o un calentador de inmersión para la obtención de líquido en los días nublados.
  • Lo ideal es que los colectores solares sean instalados en un techo que esté orientado hacia donde sale el sol. También debe instalarse en un área donde no haya sombra, ya que esta puede reducir la efectividad del sistema.
  • Es importante instalar un cilindro de agua compatible, que sea lo suficientemente grande como para contener líquido caliente hasta por dos días, lo cual es muy útil en días nublados.

Esperamos que esta entrada les haya sido de utilidad, en caso de que necesiten un boiler solar de marca, de la mejor calidad y a un precio razonable no duden en contactar al personal de H2O TEK, quien les atenderá con sumo profesionalismo. ¡Gracias por habernos acompañado!