¿Cuál es la importancia de la sanitización en los cultivos?

boiler solar

El humidificador sanitizante es de gran importancia para el control de plagas, enfermedades y para brindar una seguridad alimentaria adecuada. Por medio de controles biológicos se puede controlar enfermedades con productos químicos y mejorar la limpieza de los productos lavándolos. El saneamiento es una estrategia cultural importante porque ayuda a reducir y eliminar las posibles fuentes de infestación, seguidas de la desinfección de superficies.

Los enfoques reactivos a los problemas cuestan dinero, llevan tiempo y, en algunos casos, no siempre van a solucionar el problema; a veces el daño ya está hecho. Alternativamente, una de las formas más efectivas de reducir los riesgos que estos factores plantean en nuestro invernadero es a través de la prevención.

Un desafío para los cultivos alimentarios es que el invernadero rara vez está completamente vacío; la lechuga a menudo crece los 365 días del año para mantener los ciclos de cultivo. Tener un descanso para crear una «pizarra limpia» para la producción es difícil. Por lo tanto, la limpieza y el saneamiento regulares y de rutina deben usarse para mantener los cultivos sanos y seguros.

¿Cómo se debe llevar a cabo el proceso?

Se deben implementar varios niveles de saneamiento con el humidificador sanitizante dentro del invernadero. Durante la producción de cultivos, se lleva a cabo un saneamiento básico para suprimir el desarrollo de plagas y enfermedades. Sin embargo, al final de cada año, antes de volver a plantar los cultivos de primavera, se lleva a cabo un importante ejercicio de saneamiento.

Esto implica no solo eliminar todo el material vegetal, sino también limpiar y desinfectar posteriormente la estructura del invernadero y el equipo que se utiliza en él. Este proceso minimiza el traspaso de plagas y fuentes de enfermedades al nuevo cultivo, facilitando así un comienzo limpio para los nuevos cultivos. Los beneficios de un comienzo limpio incluyen:

  • Eliminación más eficaz de plagas y enfermedades
  • Gestión del desarrollo de resistencia a plaguicidas
  • Programas mejorados de control biológico
  • Un cultivo más vigoroso y productivo

Plantas

Primero, comience con material vegetal limpio, incluidas plantas jóvenes, esquejes y semillas. Si bien muchos productores pueden cultivar sus propios materiales vegetales para la producción, también es común traer plántulas o plantas jóvenes. Esto es especialmente cierto para los cultivos de vid como el tomate, donde las plantas injertadas son producidas por especialistas y enviadas a los productores.

Cuando llegan las plantas, es una buena idea ponerlas en cuarentena hasta que puedan ser inspeccionadas y esté seguro de que están libres de plagas y patógenos. Si está propagando sus propias plantas, asegúrese de comenzar con material limpio. Si está recolectando sus propios esquejes, deben recolectarse de plantas madre que, al igual que las plantas jóvenes, estén libres de plagas y enfermedades; de lo contrario, cómprelos de un proveedor de confianza. Si bien puede parecer poco probable, algunos virus pueden transmitirse por semilla.

Una vez que estén plantadas en los sistemas hidropónicos, continúe con el saneamiento con el humidificador sanitizante. Es una práctica común quitar las hojas como parte de un régimen regular de poda y entrenamiento para cultivos de vid. Esta no es solo una buena práctica para equilibrar el crecimiento vegetativo y generativo (reproductivo), la eliminación de las hojas más viejas puede ayudar a minimizar la incidencia de enfermedades, ya que estas hojas pueden ser más susceptibles a la infección por enfermedades.

Tomar hojas que se hayan quitado de las plantas puede promover un buen saneamiento, aunque es posible que desee considerar dejar un follaje saludable dentro del invernadero en el piso. Si ha visto esto antes dentro de los invernaderos de tomate, no es porque los productores sean perezosos o descuidados. Es posible que haya insectos beneficiosos en el follaje que está eliminando, por lo que puede disminuir sus poblaciones allí. El follaje enfermo siempre debe eliminarse del área de cultivo.

Además de quitar las hojas de las plantas, querrá quitar cualquier resto de plantas que se encuentre en el área de cultivo, como flores u hojas viejas y folletos que se hayan caído de las plantas. Estos desechos pueden reducir la eficacia de los productos químicos que se pueden usar para desinfectar superficies. Además, las malezas y la vegetación que crecen alrededor del perímetro de su instalación de cultivo también deben controlarse, ya que estas plantas pueden albergar plagas.

Superficies y equipamiento

Mantener limpias las superficies y el equipo es otro aspecto clave de cualquier programa de saneamiento. Las superficies en las áreas de cultivo, como paredes, bancos y pisos, son esenciales para mantenerlas limpias para prevenir infestaciones de plagas y enfermedades, así como para la seguridad alimentaria. Al desinfectar cualquier superficie con el humidificador, asegúrese de que estén limpias primero. Como se mencionó anteriormente, todo el material vegetal debe eliminarse y cualquier otro residuo debe aspirarse o barrerse.

La limpieza ayuda a que cualquier agente desinfectante sea más eficaz. Cuando aplique cualquier agente desinfectante, asegúrese de aplicarlo de arriba hacia abajo, así como hacia el desagüe; de esta manera, nunca va a caer nuevamente sobre superficies que fueron previamente desinfectadas. Hay varios productos químicos que se pueden usar para desinfectar superficies y equipos, incluidos los productos de amoníaco cuaternario, el peróxido de hidrógeno y el dióxido de cloro.

Además de las superficies, desinfecte el equipo. Además, desinfecte con frecuencia las tijeras de podar. Para las plantas que son altamente susceptibles a los virus, desinfecte las podadoras entre cada planta. Los tomates son extremadamente susceptibles a algunas enfermedades, como el virus del marchitamiento manchado del tomate. Debido a esto, desinfecte las podadoras entre cada planta individual para detener la transmisión mecánica de este virus.

La sanitización en los cultivos es de gran importancia para erradicar cualquier plaga, insecto y virus que pueda perjudicar el cultivo y evitar una seguridad alimentaria correcta. Los humidificadores son un instrumento de gran utilidad para desinfectar adecuadamente los cultivos, superficies, equipamiento e inclusive personas. En H2O TEK encontrarán una variedad de estos dispositivos, si desean conocer más, nos pueden escribir a info@h2otek.com.