Cómo controlar la humedad y temperatura en una bodega o almacén de alimentos cosechados

humidificador

Las condiciones higrométricas y térmicas en un área de almacenamiento de comida o bebida son de extrema importancia para una conservación adecuada de tales alimentos, y más si se acaban de cosechar. Mantener las propiedades nutrimentales de verduras y frutos determina el uso que le podamos dar a los mismos, o si somos distribuidores, también pueden incidir en la venta del producto.

El control de humedad y temperatura es un tema al que debemos poner la atención debida; dichas condiciones nos sirven como parámetros en las áreas de importancia de nuestro hogar o empresa. Recordemos que una temperatura y humedad excesivas llevarán a la proliferación de hongos y bacterias, o por otro lado, si la condición térmica es muy baja al igual que la saturación atmosférica, puede llegar a dañar de manera significativa algunos alimentos. Por ello la importancia de contar con un higrómetro y termómetro, así como un humidificador y deshumidificador.

Requisitos para almacenar y manejar correctamente los almacenes de alimento

– Para que nuestras verduras o frutos se conserven adecuadamente al momento de meterlos a la bodega, antes deberemos planear el almacenado y el espacio de resguardo.

– Para una eficiencia en el resguardo y consumo alimenticio, hay que tomar en cuenta los factores que envuelven a la granja o parcelas, con base en eso, podremos determinar el volumen de alimento que precisaremos para consumir en un lapso de 2 meses aproximadamente.

– El manejo de lotes en uso y del PEPS, es decir, control de primeras entradas y primeras salidas, podrá darnos beneficios en cuanto a la gestión de la rotación de los alimentos almacenados en las bodegas.

– Es trascendental que la bodega esté muy limpia y fresca, teniendo cuidado de evitar o eliminar cualquier amenaza para nuestras cosechas, como ratones, insectos, o cualquier otra plaga. En ese sentido, el control de humedad y temperatura es importante para el almacén de alimentos, por lo que es necesario adquirir termómetros e higrómetros de calidad, con su humidificador o deshumidificador para equilibrar los niveles de saturación. Asimismo la ventilación natural o artificial es esencial.

– Hay que organizar los alimentos de tal manera que haya espacio entre cada estiba o carga, para así favorecer la ventilación, después de todo, no queremos que las temperaturas se eleven en tal área, ya que deteriorará las cosechas.

Control de humedad y temperatura en el interior del almacén; si se llega a combinar una elevada sensación térmica con una saturación excesiva, la aparición de hongos será una realidad, como el aspergillus. Hay que cuidar nuestros frutos y legumbres resguardados, así como la salud de las personas que laboran en dichos recintos.

– En el caso de las verduras, es muy importante tener cuidado desde la cosecha hasta el almacenamiento. Por ejemplo, cuando la cosecha de legumbres es en los meses calurosos, inmediatamente hay que enfriarlos, pero de una manera que no dañe el producto para el cliente final. Para ello la humidificación a través de humidificadores o pulverizadores es trascendental, por lo que hay que programar tales dispositivos de forma alterna al enfriamiento, para que la absorción de humedad por parte de la legumbre sea satisfactoria; tenemos que evitar la pérdida de humedad del alimento para que llegue fresco al cliente final.

Cuáles son los beneficios del control de humedad y temperatura en las cosechas

1.- Se obtendrá una productividad más elevada gracias a que se reducen las pérdidas de peso.

2.- El resguardo de alimentos se prolongará, así como la vida útil de los mismos.

3.- Al tener un adecuado control de los factores ambientales dentro de la bodega, invariablemente se verá reflejado en el consumo energético de los dispositivos, porque no se forzarán.