Vegetales nutritivos y fáciles de cultivar en casa durante una cuarentena – 2da. Parte

humidificador

Uso de humidificador para transformar la vida y ser autosustentables

Es posible que conforme pase el tiempo, ya estemos cansados de depender alimentariamente de empresas a las que cada vez les importa menos la calidad de los alimentos que ofrecen. Sin duda, la salud humana es un tema de importancia mundial pero lamentablemente, para muchas multinacionales e incluso laboratorios, lo más esencial es ganar mucho dinero, con el mínimo esfuerzo en la calidad alimenticia y nutricional.

Por ello y ahora más que nunca, está en nuestras manos poder dar ese paso a una relativa auto sustentabilidad, al menos desde un punto de vista personal y ecológico. En ese sentido, seguimos describiendo los frutos y vegetales que son sencillos de cultivar en casa, con solo un buen sustrato, un buen espacio y una adecuada pulverización a través de humidificadores o similares.

Zanahoria

La Daucus Carota proveniente de Asia, es parte de una familia relacionada con el apio, hinojo e inclusive de plantas medicinales como la Angélica y el anís verde. Como es bien sabido, es un alimento muy consumido en el mundo, que vienen en platillos sencillos o los más sofisticados. Indudablemente deliciosos, nutritivos y versátiles en la cocina.

Beneficios saludables:

Se dice que la zanahoria mejora la vista, pero la verdad es que muchos especialistas han desmitificado eso, aunque eso sí, aseveran que el betacaroteno de dicha hortaliza es buena para la salud ocular; a final de cuentas, lo importante es la nutrición en general. Lo que también es verídico, son sus múltiples nutrientes como hidratos de carbono, proteína vegetal, fibra, agua y prácticamente, nada de grasas. Posee muchos minerales y vitaminas.

Requerimientos de rica humedad en la tierra

Definitivamente es una de las hortalizas menos exigentes al momento de su cultivo. Aunque en sus fases iniciales, es fundamental que la tierra esté bien humedecida. Se aconseja que las semillas se remojen previamente a su cultivo, en un lugar húmedo y con una temperatura de 20°C. Luego se emplean a lo máximo tres semillas por cada surco, el cual debe estar separado uno del otro en al menos 10 cm2.

Necesita un sustrato rico en humedad y con buena ventilación. En cuanto al clima es muy versátil durante todo el año, aunque su rango de temperatura pare crecer es entre 14 y 18 grados centígrados; es resistente a temperaturas extremas.

La humedad debe ser homogénea y constante, al menos durante la germinación, de no ser así, es posible que aparezcan las clásicas grietas en la zanahoria. Ya después de eso, la humedad puede ser menos. Lo importante es saber usar la potencia del humidificador cuando se le precise.

Chícharos ecológicos

Estas leguminosas también llamadas guisantes, son similares a los frijoles, garbanzos y lentejas. Se cree que provienen de Medio Oriente, aunque su gran diversidad se debe a su evolución en otros ambientes alrededor del planeta.

Beneficios saludables:

Debido a sus múltiples vitaminas y minerales, los chícharos poseen muchísimos beneficios para el sistema. Para empezar, es ideal para las dietas, donde los pacientes necesitan esa sensación de saciedad, y precisamente, esta leguminosa cumple tal propósito. Ayuda a regular la azúcar en la sangre y colesterol en el cuerpo. Asimismo, es beneficioso para el tracto intestinal, en todos sentidos. Por lo tanto, tenemos un guisante capaz de prevenir enfermedades cardiovasculares e incluso, hasta una posible anemia megaloblástica. Por otro lado, los expertos aseguran que es fundamental su consumo, porque favorece a nuestro sistema nervioso central.

Cultivo de los chícharos: preferentemente en otoño con climas frescos y humidificados

Primero hay que resaltar, que el cultivo de guisantes ecológicos acarrea un beneficio a la tierra, por ello, ten por seguro que tu huerto ecológico casero tendrá una mejor estructura en su tierra, que te permitirá plantar muchas cosas, con una buena fluidez en el agua, así como una buena humidificación de la tierra, tallos y hojas por medio de opciones naturales o humidificador, entre otros beneficios.

La siembra es a una profundidad de no más de cinco centímetros. Si existen riesgos de heladas en tu región, mejor no cultives por el momento, hazlo cuando hayan pasado tales peligros. Suelos mullidos y ligeros, eso prefiere el chícharo para su buen crecimiento; el sustrato debe estar con un pH de 6 mínimo y 6.5 máximo.

En cuanto al clima, es muy importante que la temperatura no baje de los 8 grados centígrados, porque se arriesga el desarrollo de la planta. Hay que mantener una temperatura entre los 15 y 22°C; un clima templado. Asimismo, requiere de una buena humedad. En ese sentido, sus riegos deben ser con cuidado, preferentemente con un método de goteo durante día y noche. Es esencial mantener la tierra húmeda, pero pasarse de eso, hará que el chícharo se pudra.

Uso de humidificador para crecimiento del chícharo o guisante. Las vainas en el florecimiento y desarrollo, necesitarán de más agua, por ello, tal vez un sistema de pulverización o humidificación, sería una fantástica idea.

Preferentemente requieren de mucho sol, y son susceptibles a plagas importantes; hay que cuidar esos cultivos. Si todo sale bien, a los cien días se pueden cosechar y consumir.