Uso del humidificador sanitizante en la mejora de la salud

nebulizadores

Se considera como humidificador sanitizante a todo dispositivo que se emplee con fines de mejorar la salud o adecuar las condiciones de un espacio para que este no se convierta en un foco de la aparición o agravamiento de enfermedades; no obstante, sus aplicaciones van más allá de eso y es que las investigaciones muestran que también es efectivo para combatir malestares que ya se encuentran en el organismo y funciona como un efectivo tratamiento para ciertos síntomas como la alta mucosidad, piel seca o inflamación.

El uso de estos dispositivos no es nuevo, de hecho desde hace siglos que se emplean las variaciones en los niveles de humedad en el aire para combatir diversas enfermedades como la congestión nasal producida por el resfriado o algunos tipos de virus; en la actualidad estos tratamientos no han sufrido de ningún tipo de desacreditación médica y de hecho aún es recomendado el uso de terapias mediante dispositivos como el humidificador ultrasónico.

¿Qué función tiene el humidificador industrial?

En ciertas condiciones ambientales, determinadas épocas del año o zonas de la tierra se experimentan diferentes niveles de humedad, eso determina si un entorno es seco o si por el contrario tiene concentraciones de agua en el aire que lo hacen considerar un entorno húmedo; ahora bien, para determinados insectos, virus o bacterias son agradables entornos muy secos o demasiado frescos en donde lograrán proliferar más y atacar con mayor facilidad al organismo humano.

El papel del humidificador sanitizante es regular los niveles de humedad en el ambiente sin importar la zona o clima en la que se encuentren y facilitar que esos agentes infecciosos no logren sobrevivir tan fácilmente, lo que permite que las probabilidades de contraer una enfermedad disminuyan considerablemente y los microorganismos que se encuentran en el interior del cuerpo no logren sobrevivir y el sistema inmune sea capaz de destruirlos con mayor facilidad.

Sin embargo, no todo se limita a impedir que estos microorganismos se reproduzcan, y es que un ambiente poco húmedo produce resequedad en los poros de la piel, algo que hará propenso al sujeto de padecer enfermedades relacionadas con la dermatitis, como el agrietamiento de la piel, la inflamación y el enrojecimiento; además, habrá más probabilidades de experimentar una infección debido a que las bacterias pueden entrar más fácil a las capas inferiores de la dermis.

¿Cuándo es recomendable utilizar un humidificador?

El uso del humidificador sanitizante para curar diferentes condiciones de salud es recomendado por el personal médico cuando se tiene alguno de los siguientes síntomas:

Piel seca

La regulación de la humedad mantendrá la piel hidratada, especialmente en aquellas épocas muy secas en donde el cuerpo casi no produce sudor como el invierno; esto evitará la descamación de la piel y aumentará la protección de la dermis.

Enfermedades inflamatorias del tracto respiratorio

Debido a diferentes infecciones o agentes alérgenos como el polvo o el pelo de ciertos animales, estructuras como la cavidad nasal o la laringe suelen inflamarse; para combatir estas respuestas del sistema inmune se emplea el ambiente húmedo, ya que provoca la relajación de los músculos de las vías respiratorias.

Mucosidad

Cuando se produce demasiado moco, como el caso de las gripes, resfriados o alergias se emplea aire húmedo para hacer que estos sean más fáciles de expulsar y se detenga su producción en masa.

¿Qué tipo de humidificador es mejor?

Hasta el momento hay dos tipos de humidificador sanitizante principalmente, el eléctrico y el ultrasónico; en términos de sanidad no existe uno mejor que otro, sino que ambos tienen campos de aplicación distintos; por ejemplo, el humidificador basado en resistencias es ideal en ambientes muy fríos ya que el calor que emplea también se filtra en el ambiente y permite calentar la habitación. Por otro lado el ultrasónico se considera vapor frío ya que utiliza ondas de alta frecuencia para generar el vapor y no requiere de aumentos de temperatura por lo que es mejor emplearlo en entornos cálidos.

Consejos para mejorar su uso

Este dispositivo, así como todos los aparatos y herramientas del mundo, requiere de un mantenimiento periódico y de ciertas acciones que permitan que sus prestaciones mejoran, estas son algunas de ellas:

  • Limpiarlo y cambiar los filtros: De nada servirá este aparato si se permite que el polvo se acumule en él, ya que al cabo de un tiempo dejará de cumplir con su labor, esparcirá microorganismos en el aire y reducirá significativamente su rendimiento.
  • Es importante asegurarse de que el agua del que se alimenta siempre esté limpia y con la menor cantidad de microorganismos.
  • Mida previamente el nivel de humedad en la habitación en donde lo instalará para ajustar la potencia del dispositivo en función de las necesidades.
  • Consulte a su médico antes de instalarlo ya que podría tener una condición clínica que impida la exposición a los aires húmedos.

Esto es todo lo que debe saber acerca del uso del humidificador sanitizante para mejorar el estado de salud; si desea conocer más detalles, consulte con nuestros asesores al número 800 9426 835 o encuentre el modelo perfecto para sus necesidades navegando por el catálogo que encuentra en nuestra página web.