Uso adecuado de desinfectantes tóxicos con mecanismos nebulizadores automatizados o manuales

nebulizadores

La mejor forma de limpiar orgánica y naturalmente, es a través de una constante higiene, con el mero uso de aparatos de nebulización, de aspersión y sin necesidad de usar detergentes muy tóxicos. Emplear ciertas sustancias no solo será dañino para los pulmones, sino que podrían incentivar a la resistencia de ciertas bacterias, haciendo peor un ambiente supuestamente respirable.

Sanitizantes con alta concentración química y aromática

Los denominados ‘multiusos’. De acuerdo a investigaciones, usar excesivamente este tipo de limpiadores no solo resultaría en un daño sistemático de las superficies, sino también de la piel, mucosas y hasta pulmones. Esto sucede en mayor medida con los productos altamente publicitados, con características de suavizante y perfumado; algunos de estos de acuerdo a resultados de análisis, contienen sustancias alergénicas. El atranol y sus ramificaciones, son los responsables de la mayoría de las alergias entre la población, sobre todo en lociones y perfumes; estas sustancias también se pueden hallar en los limpiadores domésticos y hasta industriales. Por ello, es necesario tener mucho cuidado con los etiquetados, para discernir las consecuencias del uso de sanitizantes, al menos los que sí están bajo estricto escrutinio de las autoridades biológicas y sanitarias, lo cual es muy complicado de encontrar.

En ese sentido, se podrá hacer un uso medido de las sustancias, sobre todo cuando se vean ayudadas por medio de nebulizadores industriales u otros medios de purificación ambiental. Se debe tener especial cuidado con los productos que se llegan a utilizar, y más con aquellos poseedores de hasta cuatro sustancias perfumadas para el líquido, que combinadas con otras sustancias forman una amalgama de peligrosidad, y más para personas sensibles de sus vías respiratorias, de acuerdo a agencias sanitarias.

Productos en aerosol

Estos se usan mucho sobre todo para ‘ambientar’ el hogar o lugar de trabajo, cuando en la mayoría de los casos, se incentiva un aire viciado, lo que impide la circulación del oxígeno puro a través de ventilación natural o mecánica.

De acuerdo a estudios concienzudos entorno al uso de esta clase de productos, los aerosoles representan una amenaza múltiple. Para empezar, son altamente inflamables, representando un peligro para la casa y la industria. Asimismo, cuando estos son manejados de forma inadecuada en espacios confinados, los disolventes podrían llevar a un desmayo súbito o hasta quizás peor, por la inhalación de los mismos; no por nada, recomiendan su uso solo en exteriores. Está comprobado que los aerosoles esparcidos constantemente, representan hasta una exposición 10 veces más a sustancias nocivas; la industria que los debe emplear, precisaría de medidas para contrarrestar esta problemática, ya sea a través de pulverización ambiental con cañones nebulizadores, o uso de purificadores de aire o sistemas de humidificación industrial.

Evitar mezclas de limpiadores y desinfectantes

Lamentablemente, esta es una práctica común. Esto no debería hacerse bajo ninguna circunstancia, a menos que sea algo muy especial y ejecutado por verdaderos expertos. Además, algunas sustancias al mezclarse, llegarían a ser desactivadores naturales de los efectos de otros sanitizantes, aminorando la eficiencia de la sanitización o desinfección.

El mix de varias sustancias por combinar productos, son capaces de poner en riesgo las vías respiratorias de cualquiera. Es necesario evitar esto, ya sea al limpiar de manera manual o con ayuda de aparatos, como los nebulizadores industriales.

Importante recordar que el buen aroma no es precisamente un sinónimo de buena limpieza. En todo caso, para uso cabal de mecanismos de nebulización y similares, se recomienda el uso de fragancias cítricas u otras parecidas, pero siempre de origen natural. Generalmente un desinfectante con un colorante llamativo, suele poseer múltiples sustancias dañinas a largo plazo para el ser humano; estas sustancias adicionales son innecesarias, lo mejor es evitarlas. Si aparece una alergia repentina después de limpiar, es la primera señal para ya no usar ese producto.