Tiempos de Covid-19 y otras pandemias: adecuar circuito completo de sanación casero con baño de vapor para rituales terapéuticos en el hogar – 1ra. Parte

baño de vapor

En estos tiempos de Covid-19 y cuánta pandemia se nos vaya a presentar en un futuro, es recomendable que empecemos a pensar en adecuar un hogar sano, es decir, convertirlo en un recinto donde podamos acudir a algún ritual de curación, que sea sano en todos sentidos. Con solo estar en nuestro hogar, concentrados en lo nuestro, que siempre sea ese lugar cómodo en el cual queramos estar siempre, para que incluso, nuestro trabajo o home office, sea lo más satisfactorio posible.

Adecuar un baño de vapor en la casa

El Covid-19 ha sido un fenómeno (si la definición nos permitiera designarlo como tal). Este ha venido a transformar nuestras vidas. Todos esos contagios y decesos, solo nos hacen pensar que la “nueva normalidad”, será bajo parámetros específicos, donde la acumulación multitudinaria no vaya a ocurrir en mucho tiempo.

Por obvias razones, al menos por el momento y en los meses subsecuentes, no seremos capaces de acudir a recintos públicos de sanación, como spas y similares. En ese sentido, está en nuestras manos adecuar algo así en la comodidad de la casa, al menos en esta época tan difícil para la humanidad.

Adecuar un baño de vapor en la casa no supondría una tarea tan difícil, y no estamos diciendo que deba tener todos los elementos que un spa de lujo posee. Simplemente con un generador de vapor y protecciones especiales o aislantes, podría ser más que suficiente, en el mismo baño principal de la casa, o ese que solo lo usamos cuando hay visitas. También habría que estar al tanto de las salidas, para no aglomerar en demasía el vapor, porque podrían resultar contraproducente para los que deseen tomar tal terapia en casa.

Es importante que hagamos esto bien, por lo que llamar a un fontanero tal vez sea lo mejor, para al menos poder obtener alguna guía de cómo adaptar una sauna húmeda, sin poner en riesgo la estructura de la ducha y los demás elementos del cuarto.

El también llamado baño turco, emplea agua caliente en forma de vapor, y una gran ventaja de esto es que podemos combinar el vaho con las plantas medicinales que más nos convengan o incluso, aceites esenciales.

La otra alternativa es adecuar una sauna o baño finlandés, pero a decir verdad, resulta un poco más complicado y laborioso, ya que esta clase de recinto, va mejor con estructuras de madera, aunque se puede hacer el intento.

Combinación de masajes con piedras calientes y baño de vapor

Una parte esencial de cualquier circuito de sanación, son las piedras calientes para masajear las distintas partes del cuerpo, específicamente la espalda, ya que en la misma, es donde se encuentran ubicados los chakras internos, que atan nuestro cuerpo físico con el etéreo y el mundo espiritual. De acuerdo a ciertas doctrinas orientales, estos deben mantenerse en perfecto equilibrio, porque inciden de forma importante en el aspecto físico y mental.

Se dice que los beneficios van en todos sentidos, desde un nivel mental, para alivio del estrés y beneficio al momento de conciliar el sueño. Asimismo, relajarían los músculos del cuerpo, al contraerlos y liberar la tensión que se acumula a lo largo del día. También se dice que la circulación sanguínea se verá beneficiada, y si esta terapia la combinamos con un baño de vapor, los resultados podrían verse magnificados.

Solo se necesitarán piedras de obsidiana, que midan 20×15 centímetros o incluso pueden ser más pequeñas; sería buena idea contar con un kit de varios tamaños, para todo tipo de espalda. Otro componente a considerar, son ollas con agua y que estas tengan una temperatura no superior a los 50°C; servirá para sumergir las piedras, para luego sacarlas y dejarlas reposando hasta que bajen aproximadamente 10°C. Después ya se podrán usar para masajes en los alrededores de la espina dorsal.

En la frente y mentón también van las acupresiones de las piedras, luego a los lados de las clavículas, en el esternón y en las manos. Después de colocar las piedras, se procede al masaje del resto del cuerpo, para luego girarlo bocabajo, y ubicar las piedras encima de rótulas, omóplatos, entre los dedos de los pies, y luego, proceder a masajear el resto del cuerpo. Para ejecutar esto, se aconseja la guía de un profesional, para no correr riesgo de lesiones.