Técnicas de fisioterapia en piscina

piscina

Existen diferentes técnicas de fisioterapia que se aplican en una piscina cuando el terapeuta y el médico determinan que un programa de tratamiento, rehabilitación o prevención en agua pueden contribuir a que un padecimiento mejore. A estas técnica se le conoce como hidrocinesiterapia o balneoterapia, y se componen de ejercicios diseñados con el fin de que el paciente recupere, desarrolle y fortalezca las capacidades funcionales de las estructuras blandas o duras de su organismo dañadas por una lesión traumática o como consecuencia de algún padecimiento subyacente. Para que nuestros visitantes conozcan más acerca de esta opción recomendada por especialistas, en nuestro blog nos dedicaremos a describir sus características.

La hidrocinesiterapia o balneoterapia es una de las modalidades de la hidroterapia y puede emplearse de manera curativa o preventiva para lesiones y enfermedades que afectan las estructuras que conforman el aparato locomotor. Es un fisioterapeuta quien se encarga de diseñar, trabajando en equipo con otros profesionales médicos como ortopedistas, médicos del deporte, e incluso neurólogos, el programa de rehabilitación y prevención adecuado para cada paciente a partir de las condiciones funcionales de su cuerpo y los objetivos que tenga. Esta técnica se lleva a cabo en tanques o albercas y su mecanismo se basa en usar la fuerza de resistencia del agua para que el paciente mejore, desarrolle, fortalezca y conserve su condición física.

La hidrocinesiterapia aplicada con fines curativos busca la recuperación y el desarrollo de las capacidades funcionales del cuerpo de los pacientes, mientras que la preventiva tiene como fin su fortalecimiento para reducir los riesgos de presentar lesiones futuras así como los problemas que pueden derivarse del desarrollo de padecimientos crónicos. Cada una de las modalidades de esta terapia implica diferentes tipos de ejercicios y para llevarlas a cabo se necesita de un equipamiento especial, además de que deben ser conducidas por un profesional que se encargue de monitorear su desarrollo y avance, ello para mayor seguridad de los pacientes e implementar los cambios que sean necesarios para el alcance de objetivos trazados.

Las técnicas específicas empleadas en la hidrocinesiterapia curativa se catalogan en cinesiterapia pasiva, activa y en trabajo isocinético. En la pasiva el paciente hace movimientos articulares, algunos con ayuda del terapeuta, en cuyo caso se conoce como movilización pasiva simple, en otros con ayuda del miembro sano del mismo paciente, conocida como movilización autopasiva. También se emplean poleas para el trabajo de fuerza y tener control sobre la amplitud de los movimientos, y se trabajan diferentes posturas diseñadas en someter tensión en las articulaciones y así conseguir una mayor amplitud de movimiento articular.

La cinesiterapia activa por otro lado consiste en ejercicios que el paciente lleva a cabo sin recibir ayuda externa. La mayoría de los ejercicios de esta modalidad se basan en contracciones musculares isométricas o estáticas, es decir, las que no presentan un acortamiento muscular, y las contracciones isotónicas o dinámicas, en las que se aplica una resistencia al movimiento para que de esta manera se aumente la elasticidad y la fuerza muscular. En el trabajo isocinético de la hidrocinesiterapia curativa pasiva se hacen ejercicios de tensión muscular máxima y los movimientos se ejecutan a una velocidad específica para el desarrollo de precisión y de control en la fuerza.

Por otro lado, la hidrocinesiterapia emplea técnicas de gimnasia acuática y programas de entrenamiento y mantenimiento, las cuales se realizan en una piscina u otros medios acuáticos. Los estiramientos, los ejercicios aeróbicos, de resistencia y de tonificación muscular son básicos para esta técnica y lo más común es que las actividades se desarrollen en grupos de alrededor de diez personas. Es por la convivencia con otros pacientes que los efectos de la terapia tiene alcances a un nivel psicológico y social. Ejemplos de los métodos empleados en la hidrocinesiterapia preventiva son el aquastretching, el cuardioaquiagym, la carrera en agua, los aeróbicos con step, el gymswim, el hip hop acuático, y los ejercicios aeróbicos acuáticos de potencia, entre otros.

Las técnicas de tratamiento de la hidrocinesiterapia si bien, por principio se llevan a cabo en una alberca, también pueden hacerse en seco. En caso de emplear agua lo más común es el uso de agua caliente ya que la temperatura facilita la movilidad muscular y tiene diferentes efectos en el cuerpo, como sedación. En personas con padecimientos específicos hay otras técnicas que pueden ser recomendadas por un fisioterapeuta, como el método Bad Ragaz, el PNF acuático, el Ai-Chi, el Felpen-Krais, los masajes Watsu y el método Halliwick, entre otros que describiremos en futuras publicaciones en este blog.

En lo referente a los beneficios que los pacientes pueden disfrutar con las técnicas de hidrocinesiterapia se encuentran aquellos reflejados en el estado del cuerpo y la mejoría de los niveles de movilidad y reducción de malestares ocasionados por la lesión o padecimiento. Además están los efectos que mejoran la relajación, reducen el estrés, ayudan con la fatiga y problemas de insomnio. Cabe mencionar que el tipo de efectos obtenidos dependen de las características de los ejercicios indicados y es por ello que el fisioterapeuta toma como punto de partida el estado de salud del paciente y sus objetivos individuales, el tipo de actividades que realiza y la edad, entre otros. El fisioterapeuta determina el tipo de técnicas a emplear, la frecuencia de las terapias y la duración de las sesiones así como el uso de elementos estabilizadores para apoyar la flotabilidad del paciente o su resistencia.

Existen diferentes tipos de accesorios estabilizadores, como barandillas, camillas sumergibles, asientos sumergibles, cinturones de plomo, cuerdas flexibles, y los de flotabilidad más empleada son los manguitos y las boyas, mientras que los usados para la resistencia son aletas, paletas y guantes de natación. Para finalizar es importante mencionar que el seguir las indicaciones del terapeuta es clave para el alcance de objetivos las que además de los programas de rehabilitación en piscina pueden incluir seguir un régimen alimenticio adecuado y terapia ocupacional o psicológica.

Les recordamos que en H2O TEK contamos con todo lo necesario para instalar piscinas para usos terapéuticos, incluyendo calentadores de agua. No duden en contactarnos para  solicitar información detallada acerca de nuestro desarrollo de proyectos, con gusto los atenderemos.