Superficies sucias y contaminadas con COVID-19 podrían infectar a las personas

nebulizadores

Sanitización y desinfección en negocios y áreas comerciales con productos especiales y nebulizadores con vapor

El contagio del coronavirus SARS-CoV-2 se da mayormente por estar en contacto con una persona contagiada y a su vez, que esta al hablar o estornudar, disemine pequeñas gotículas de saliva, donde viene el virus. De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, vendría siendo la principal forma de contagio.

Por otro lado, esta misma organización ha expresado, que el contagio por superficies es menos probable, pero que sigue latente, así que no habría cabida para una relajación en ese aspecto. Lamentablemente, muchas personas toman esto muy a la ligera, y ponen menos énfasis en la desinfección de sus negocios.

La práctica de desinfectar debe ser dado como un hecho, desde mucho antes que apareciera el infame COVID-19, y todavía más, anticipando las pandemias por venir en el futuro. La sanitización por medio de nebulizadores u otras formas para sanitizar, tendría que ser una práctica común en todos los negocios, de forma periódica; sin embargo, no todos lo entienden así, es por ello que autoridades gubernamentales se han visto forzados en el cierre de negocios y áreas comerciales, porque no se acatan las órdenes pertinentes, no solo por la existencia del coronavirus, que sí es un factor determinante, sino porque algunos dueños no tienen cuidado con las normas más básicas de higiene en sus empresas.

Los ministerios de salud a través de estudios en laboratorios, al examinar el comportamiento de otras enfermedades, como la gripe o influenza, han podido llegar a la conclusión que es posible que el COVID-19 se comporte de forma similar, por lo que un objeto o superficie con el virus que sea tocado por una persona, esta se podría infectar del coronavirus.

Es esencial que cada individuo tenga el criterio para una higiene personal adecuada, con lavado de manos frecuente, uso de gel, tapabocas y demás cuestiones.

Pero es aún más importante que los negocios de comida, ropa o artículos en general, sean plenamente conscientes de que la sanitización y desinfección de sus lugares de comercio, es fundamental para evitar una eventual propagación. Por ello, los bactericidas y uso de vapor por nebulizadores, es importante en todos aspectos.

Las complicaciones económicas que trajo consigo esta pandemia del COVID-19, tal vez no tengan precedentes en la historia de la humanidad. Dependiendo cómo avancen las vacunas y la eventual inmunidad ‘borrego’ que se alcance, la vida post-pandemia todavía se ve muy lejana, pero una vez llegada, es normal que las personas tengan cierto temor, por las secuelas físicas y emocionales de este virus.

En ese sentido, si no se quieren perder esos clientes que se tenían, y más aún, ganar todavía más, incluso en tiempos difíciles de pandemia, entonces como negocio serio y pulcro, se deben acatar todas las medidas sanitarias pertinentes. Asimismo, la desinfección es preponderante, con uso de productos especiales para sanitizar todas las superficies, donde se recomienda el uso de nebulización y demás herramientas de limpieza profunda.

No hay que confundir limpieza con sanitizar, son cosas muy distintas. La primera es una higienización superficial, para remoción de polvos y otras suciedades sencillas de eliminar. La sanitización por otro lado, es una actividad posterior a la limpieza superficial, donde se pueden contratar servicios especializados, o más aún, dotar al personal de limpieza o a nosotros mismos, con las herramientas necesarias, como los nebulizadores para desinfección, agentes limpiadores especiales, entre otros aspectos; es esencial tener en cuenta esto, porque los productos convencionales podrían no ser suficientes para desinfectar apropiadamente, tomando en cuenta que hay otros microorganismos más resistentes, incluso más que el mismo SARS-CoV-2.

Solo de esa manera, se podrá garantizar una erradicación cabal de todos los microorganismos dañinos, así como bacterias peligrosas y los mismos virus, como el COVID-19.