Retardar el envejecimiento muscular por medio de baño de vapor y proteínas de choque térmico

baño de vapor

Reducir o prevenir el debilitamiento muscular a través de la sauna húmeda

Dentro de los múltiples beneficios del baño de vapor, podemos encontrar una gran mejora en los músculos. Lamentablemente, en todo el mundo, personas de todas edades y razas sufren de problemas musculares, ya sea por debilitamiento, estrés o por genética, como la distrofia muscular.

Diversos estudios provenientes de países nórdicos, han estipulado que la exposición al calor, por ejemplo, a través del baño de vapor, ayudaría a aumentar las posibilidades de antienvejecimiento muscular. Además, otras fuentes de especialistas en el tema, aseguran que se pueden incentivar las HSP o proteínas de choque térmico, que son usadas por células encargadas de responder al estrés y otras cuestiones dañinas para el organismo, y esto pasa cuando las mismas células de nuestro organismo están expuestas a ambientes que se considerarían hostiles, como el calor o frío. He ahí la importancia de estimular nuestras proteínas por ciertos ejercicios o actividades.

Ya sea húmeda o seca, la sauna se ha afianzado como una práctica alternativa saludable. Generalmente, cuando se sufre de un daño muscular importante, es normal que se deba permanecer inmovilizado, o tener el más mínimo movimiento posible, lo cual lleva a una degeneración muscular, y más cuando se recurren a ciertos tipos de medicamentos que sirven para el tratamiento; es cuando de manera invariable aparecerán los músculos atrofiados.

En ese sentido, los tratamientos con calor cobran una mayor relevancia. Y es que, de acuerdo a especialistas, las terapias que involucran un calor, como la sauna seca e incluso los baños de vapor, ayudarían a reducir el estrés que sufren los músculos debido a los daños musculares, y no solo eso, sino que también serían capaces de prevenir ciertas afecciones como atrofias, y además, ofrecer una regeneración muscular en el proceso.

Todo esto, obviamente con la guía del especialista en cuestión, porque las terapias de calor se deben de promover de forma alternativa, que funcionen como un complemento a las terapias específicas dependiendo del caso de cada paciente.

Los estudios del HSP (proteínas de choque térmico) en ratas de laboratorio y hechos por doctores, arrojaron como resultado, que las mismas habían logrado un 30% de regeneración muscular, debido a la exposición y descanso intermitente de calor. Esto da al menos desde la teoría, una razón de peso para creer que el baño de vapor o sauna, a través de las proteínas de choque térmico, pudiera ejercer una influencia positiva en los músculos sanos o enfermos. Además, también se han hecho pruebas en otros animales, y se ha comprobado que alarga la vida de los mismos, por lo tanto, se puede decir que las terapias de calor y frío son beneficiosos para el ser humano, desde el punto de vista de la longevidad.

Incentivar las proteínas de choque térmico por medio de terapias de calor, acarrean otros beneficios, además del antienvejecimiento. Por ejemplo, nuestras células responderán mejor a otros factores que enfrentamos a diario, como la exposición a rayos solares y otros elementos que inciden de manera muy importante en la aceleración del envejecimiento de nuestros cartílagos, músculos y la misma piel.

Hay que saber que los procesos naturales inmunológicos y metabólicos, pueden acumular proteínas en mayores cantidades, además de producir residuos reactivos peligrosos, que potencian el envejecimiento, pero además, se pueden asociar a enfermedades relacionadas con el corazón, además de afecciones de índole neurodegenerativo, como el Alzheimer. En ese sentido, la Dra. Rhonda Patrick, aconseja activar las HSP’s (proteínas de choque térmico), para restaurar las proteínas dañadas y evitar que se acumulen las mismas de manera inactiva, por medio del uso de saunas húmedas o secas.

En el siguiente artículo hablaremos acerca de una técnica muy particular para antienvejecimiento: la hipertermia. Desde un punto de vista investigativo, donde especialistas como la Dra. Rhonda Patrick, incentivan a un uso de baño de vapor o sauna para beneficio corporal.