¿Qué opciones hay para el calentamiento de piscinas?

piscina

Instalar un calentador de agua para albercas permite ampliar los periodos de diversión hasta cuatro meses, según la zona geográfica. Comprar un ejemplar no es cosa fácil, ya que deben considerarse varios aspectos, por ejemplo, las distintas opciones en el mercado. Enlistaremos a continuación los cuatro sistemas disponibles para que elijan cuál les resulta más conveniente.

Calentadores eléctricos

Si diseñarán una piscina familiar, los calentadores eléctricos son los más convenientes, debido a su simplicidad y bajo precio. Son colocados en el circuito de impulsión de líquido hacia la alberca y funcionan mientras opera la depuración. Integran un termostato digital o mecánico, encargado de regular la temperatura de salida. Es importante revisar las condiciones de protección en el cuadro de electricidad de su inmueble y según las indicaciones de instalación, ya que la colocación de cualquier equipo nuevo implica consumos importantes de electricidad.

Es común calcular 1.5 kW de potencia por cada 10 m3 de líquido que se calentará. Los equipos eléctricos en «U» brindan mayor potencia de calefacción e integran sistemas de control y programación digital, que los vuelven eficientes mientras funcionan.

Calentadores solares

Son también una opción económica, que integran un circuito con colectores de radiación. La eficiencia de este tipo de calentador solar varía según el clima y las horas promedio de sol, por tal motivo, muchos prefieren los otros tres sistemas. No obstante, son una buena opción si viven en zonas cálidas y tienen una piscina pequeña.

Son fáciles de instalar y desinstalar y, en el caso de equipos más grandes, pueden protegerse con un cobertor. Para ponerlos en marcha, se conectan los racores de los tubos y el calentador se coloca a partir del tubo de impulsión a la salida del sistema de depuración. Cabe agregar que hay diseños semiesféricos, que pueden calentar hasta 10,000 litros e instalarse en serie. Son una buena opción para mayores volúmenes, calentamientos rápidos y para disponer de superficies de rendimiento solar más grandes.

Intercambiadores de calor

Este tipo de calentador de agua para albercas es común en piscinas bajo techo o spas, aunque puede integrarse en cualquier alberca. Integra dos circuitos: uno de ellos recoge líquido del sistema de impulsión para reenviarlo a la piscina y el otro es conectado con un equipo de calefacción (como captador de radiación solar, caldera de gas, entre otros) y usa su potencia para calentar el líquido. De esta manera, puede aprovecharse la potencia del equipo de calefacción para calentar la alberca durante los meses con clima templado.

Es similar a incorporar un radiador adicional al circuito de calefacción. Si la integración directa no es posible y se usa, por ejemplo, con un acumulador de líquido alimentado por energía solar, es necesario adquirir un modelo con una bomba para circular el agua. Ahora bien, hay dos tipos de intercambiadores:

  • De placas. Proporcionan mayor rendimiento, debido a la circulación a través de placas y a la amplia superficie de contacto, que permite calentar más en menos tiempo.
  • El más asequible e integran una serie de tubos que calientan el agua por contacto.

Ahora bien, se ofrecen con distintas configuraciones según los requerimientos de instalación.

  • Básico. Únicamente se suministra el cuerpo del intercambiador. La regulación de la cantidad de líquido caliente depende del sistema calefactor.
  • Con regulación. Permite controlar el agua mediante termostato y sistema de sondas.
  • Con bomba y regulación. Es la configuración más completa, además permite elegir cuánto y cuándo es calentada la alberca. Garantiza también una buena y veloz recirculación del sistema de calefacción, lo que incrementa su rendimiento.

Bomba de calor

El funcionamiento de este calentador solar para piscinas es muy similar al de equipos de aire acondicionado. La diferencia es que calientan agua en vez de aire. Usa las propiedades de los gases refrigerantes para efectuar el intercambio térmico; absorben el calor externo y lo transmiten al circuito interior. Al igual que las bombas para sistemas de acondicionamiento, no es necesario que el aire exterior tenga temperaturas más altas que las del agua para extraer el calor.

El beneficio más notable de este calentador de agua para albercas es su bajo consumo en comparación con el de intercambiadores y equipos eléctricos. La mayoría de la energía producida corresponde al trabajo realizado por los gases refrigerantes y únicamente el 20% procede de la electricidad. Para instalarlo, es necesario adaptar el cuadro eléctrico de alimentación del inmueble, lo que ocurre también con los sistemas de acondicionamiento. Además pueden colocarse en el piso y cerca de la piscina.

Son varias las bombas disponibles según las dimensiones de la alberca, lo que deben considerar al elegir un ejemplar. Hay otras diferencias notables, por ejemplo, la calidad, que determina el rendimiento, el nivel de ruido generado y la compatibilidad con sistemas de desinfección, como la cloración salina.

Si desean el mejor servicio de venta e Instalación de calentadores, acérquense con los expertos de H2O TEK. Para más información, marque al 800 9 H2O TEK (800 9426 835) o complete el formulario en nuestro sitio web.