¿Qué es la calefacción hidrónica?

deshumidificador

En términos simples, la calefacción hidrónica de hoy en día es un sistema para el hogar que ahorra energía y utiliza tubos para colocar un líquido caliente debajo del piso, a lo largo de los las placas base o a través de radiadores para calentar su hogar. También conocido como radiante, este tipo de sistema se ha vuelto cada vez más popular entre las familias que desean mayor comodidad y control en sus zonas a calentar, ahorros a través de facturas de consumo de energía más bajas y una disminución en su impacto ambiental al tomar decisiones inteligentes de construcción ecológica.

El agua caliente, o líquido calentado alternativo, del sistema de calor radiante hidrónico circula por toda la casa a través de bucles de tuberías de plástico. La mayoría de las veces, estos tubos se instalan dentro de la losa de concreto de su casa o en el sistema de viguetas del piso como piso radiante y permiten que el calor se irradie de manera uniforme en toda la superficie. Además, las unidades de la placa base y los radiadores se pueden utilizar como fuentes de calor hidrónico.

El líquido en un sistema radiante comienza en una caldera de eficiencia energética, donde se calienta antes de fluir a un sistema múltiple de plomería. Su colector de plomería actúa como el centro de control al conectarse al termostato y dirigir la temperatura correcta del agua a las diversas zonas de su hogar. Esto permite que cada zona mantenga una temperatura personalizada y estable.

Las bombas funcionan para hacer circular constantemente agua recién calentada en la tubería, mientras que el agua más fría regresa a la caldera para comenzar su viaje nuevamente. Este sistema de circuito cerrado permite una personalización flexible de la temperatura, manteniendo un nivel increíble de eficiencia energética.

Cómodo ambiente y temperaturas de superficie

La calefacción radiante proporciona una comodidad superior porque todo el piso irradia calor desde el suelo de manera uniforme. Los sistemas tradicionales de aire forzado funcionan al soplar aire caliente a través de una serie de conductos en los pisos, paredes y techos, y finalmente a su destino a través de uno o dos respiraderos en una habitación. Este método puede provocar puntos calientes y fríos debido a la mala circulación del aire, así como picos de temperatura y caídas cuando el sistema se enciende y se apaga. Los sistemas hidrónicos debajo del piso eliminan este problema al producir un calor constante que se irradia desde el piso por toda la habitación.

¿Los sistemas de calefacción radiante hidrónicos limitan mis opciones de pisos?

Tradicionalmente, los sistemas de piso radiante de agua se han instalado en la losa de concreto de las casas, pero los diseños avanzados y las técnicas de instalación ahora permiten instalar tubos hidrónicos en sistemas de viguetas de piso y debajo de pisos de madera, alfombras, laminados y pisos de vinilo. Esto significa que todas las opciones de pisos tradicionales están disponibles para los propietarios con pisos radiantes.

Dicho esto, es esencial que tanto el instalador del sistema hidrónico como el instalador del piso conozcan el trabajo de los demás, para que puedan hacer los ajustes necesarios a los materiales y proteger la tubería de agua cuando se instala el piso. Como ejemplo, la selección de alfombras para sistemas bajo el piso es importante porque las alfombras y almohadillas más gruesas pueden crear una capa de aislamiento que disminuye el efecto del calor radiante. Hablen con el fabricante e instalador del sistema de hidrónico para obtener asesoramiento sobre materiales para pisos que garantizarán que su sistema funcione de la mejor manera.

Si bien, el sistema radiante se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años, todavía hay muchas personas que no son conscientes de los muchos beneficios que ofrece en comparación con un sistema tradicional. El calor radiante es limpio y cómodo, mientras que su diseño es extremadamente eficiente en energía y flexible.

Zonas múltiples

El sistema radiante permite un control de temperatura personalizado mediante el uso de múltiples zonas en todo el hogar. De esta manera, los usuarios personalizar la temperatura de su habitación a su gusto personal. Además, no tiene que preocuparse por mantener las puertas cerradas en sus habitaciones para atrapar el calor. Esto se debe a que el calor radiante no tiene ráfagas de aire que empujan el calor fuera de las áreas que desean y hacia los espacios que no.

Pisos cálidos

Los pisos radiantes resuelven el problema de pisos fríos al infundir calor en los pisos para brindarles mayor comodidad y protección.

Niveles de humedad equilibrados

Es mucho más fácil mantener un nivel de humedad equilibrado en el hogar con calor hidrónico radiante porque no secará su hogar. Los días fríos de invierno ya hacen lo suficiente para secar la piel sin la ayuda de un sistema de calentadores de aire forzado, que absorbe humedad adicional de la casa en el proceso de calentamiento del aire.

Más silencioso

Los pisos radiantes y los equipos hidrónicos funcionan en silencio mientras brindan calor a toda la casa. No hay sonidos de la unidad encendiéndose y apagándose durante la noche. En cambio, el calor constante irradia a la habitación sin nada que notar excepto las temperaturas confortables.

Salud

El polvo y los alérgenos pueden ser una preocupación para cualquier familia. Producen estornudos y dificultan la respiración a veces, especialmente para las personas con alergias fuertes o asma. Desafortunadamente, el equipo calefactor tradicional empuja el aire alrededor de la casa, lo que agita los alérgenos y el polvo, y lo transporta por toda la casa. Es por eso por lo que los filtros son tan necesarios para los sistemas de aire forzado, y por qué el cambio infrecuente de los filtros puede tener un impacto en la salud de su familia.

El calor hidrónico evita este problema por completo, ya que no requiere el movimiento de ningún aire para calentar el hogar y proporciona un ambiente más saludable para usted y su familia.

Eficiencia

La eficiencia energética se habla cada vez más en estos días. Además del beneficio que el consumo reducido de energía puede tener en el planeta, el impacto inmediato de un sistema hidrónico es el dinero que ahorrarán en su factura de energía cada mes.

El calor hidrónico es más eficiente que el calentamiento de aire tradicional por muchas razones. Por un lado, el agua es un mejor conductor de calor que el aire. Esto significa que el calor se transfiere más fácilmente en todo el hogar, por lo que se necesita menos energía para calentar el medio. Además, las unidades de aire forzado crean presión que empuja el calor a través de los espacios en el aislamiento. Cualquier hogar con poco aislamiento o corrientes de aire sufrirá pérdida de calor, pero el calor radiante no aumenta la presión de aire en el hogar, por lo que el aire más cálido se expulsa activamente a través de los rincones y grietas.

Instalación versátil

La versatilidad de la instalación hidrónica permite a los propietarios diseñar un sistema en función de sus necesidades. Ya sea que su fuente de combustible local sea propano, gas natural, electricidad o petróleo, podrán encontrar una caldera hidrónica que funcione para ustedes. Las tuberías hidrónicas se pueden colocar en las paredes y enrutar fácilmente alrededor de la casa, a diferencia de los sistemas tradicionales que requieren conductos extensos y sistemas de retorno de aire con grandes persecuciones, que consumen sus pies cuadrados utilizables en la casa.

Estos son solo algunos de los beneficios que vienen con los sistemas radiantes hidrónicos residenciales. Les recordamos que si buscan soluciones de calefacción con equipos de la más alta calidad, en H2O TEK ponemos a su alcance todo lo necesario. Llámenos al (800) 942 6835 para solicitar información detallada sobre nuestros productos y servicios, con gusto los atenderemos.