Protocolos básicos y avanzados de sanitización para escuelas con nebulizadores e higiene

nebulizadores

Las instituciones educativas son lugares que pueden ser muy susceptibles a focos de infección o rebrotes de ciertos virus, considerando la gran afluencia de personas que suelen haber en estos espacios. Esto toma más importancia en escuelas primarias, jardín de niños e incluso guarderías, donde los niños son más sensibles a todo tipo de enfermedades respiratorias.

Los protocolos más básicos indican ante todo, la higiene personal. Por ello en instituciones educativas donde hay menores, debe haber recordatorios claros, indicaciones; los mismos maestros, tienen que estar al tanto de esos básicos procedimientos.

Esto se maximiza aún más en tiempos de pandemia, donde si bien las actividades vuelven con relativa normalidad, también no hay que perder de vista los requerimientos básicos para evitar un rebrote, ya sea con uso de cubrebocas, gel antibacterial y protocolos de distancia mínima, sobre todo para estornudos; asimismo se exhorta a no compartir ciertas cosas como alimentos, bebidas, envases, entre otras cosas.

La sanitización de escuelas y espacios públicos también debe formar parte inherente a partir del postcovid, porque no son solo las posibles nuevas variantes, sino todos esos virus que siguen latentes, y más riesgosos en temporadas frías. En ese sentido, la higiene profunda a través de nebulizadores, así como otros procedimientos de desinfección, es vital en espacios públicos.

La eliminación física de polvo y demás suciedad, es fundamental para impedir la supervivencia de microbios en todo tipo de superficie, porque entre más limpia y seca esté esta, será más probable que no haya propagación de virus que atenten contra toda una comunidad.

Dentro de los protocolos de sanitización, cada elemento con el que se labora en oficinas o instituciones, tiene que ser desinfectado cabalmente, porque ese contacto puede ser suficiente para propagar un virus. No por nada, la nebulización con aparatos especiales, se vuelve una tendencia a la alza.

De acuerdo a los expertos en procedimientos de desinfección y limpieza profunda, aquellos escritorios, mesa-bancos, mesas de trabajo, teclados y otros artículos de cómputo que no se comparten, bastaría solamente con que se use un producto de limpieza normal, con un trapo de microfibra, para limpiar dichos objetos, y hacerlo por lo menos con una frecuencia semanal.

Por otro lado, cuando cualquier objeto antes mencionado es compartido de manera constante, la limpieza debe ser más profunda, considerando que algunos componentes como el teclado, resultan más complicados de limpiar adecuadamente, por lo que se deberían usar productos especiales para su limpieza. El programa de higiene en estos casos, es que se limpie diario, y si hay evidencia de que algún compañero o colega tiene alguna enfermedad respiratoria o gastrointestinal, entonces la sanitización debe ser después de cada sesión grupal o de trabajo.

Aquí es donde entra la importancia de usar nebulizadores para desinfección, que en caso de posibles rebrotes, tendría que ejecutarse al final del día, para asegurar una limpieza profunda cabal, y que toda superficie y equipo de trabajo pueda contactarse sin ningún riesgo al día siguiente.

Esto hay que trasladarlo a otras áreas de escuelas, instituciones o centros de trabajo. Por ejemplo, cafeterías o áreas de comida. Superficies y pisos de estas áreas, se pueden convertir en foco de contaminación, que luego se llegue a diseminar a otras áreas. Asimismo, todas las barandas, barras, picaportes, bebederos, botones de elevadores, entre otras superficies, se les debe poner mucha atención.

La realidad es que no solo es preponderante que exista un muy buen servicio de limpieza en cada escuela o edificio de trabajo, sino también ya se tienen que recurrir a protocolos más profundos y concienzudos. Nebulizadores industriales o portátiles ya deben formar parte de cualquier proceso de limpieza profunda, con sanitización o desinfección empresarial.