Patologías respiratorias agravadas por una mala calidad de aire en interiores

h2otek

Nebulizador para sanitización de lugares confinados y con mucha gente

Los compuestos orgánicos volátiles cada vez están enfermando a las personas que se encuentran en lugares cerrados, irónicamente cuando pareciera ser que nuestro hogar es el lugar más seguro. Y todavía hay que afrontar pandemias y demás cuestiones, como la COVID-19.

Ya no solo es lidiar con la polución externa que constantemente nos rodea en grandes ciudades o poblados con fábricas en sus zonas aledañas. Es por ello que es importante que en la casa u oficina, exista una sensación salubre, con un ambiente respirable confortable y adecuado, en todos sentidos. La ventilación natural, así como la inclusión de tecnología sana y eficiente como purificadores, se vuelve un tema a considerar. Más aún, que se tenga una noción constante de la limpieza, con uso de detergentes que por recomendación, sean neutros y sin químicos, así como una desinfección periódica de superficies a través de nebulizadores para desinfección y otras técnicas de sanitización.

Factores de desarrollo urbano y económico afectan condiciones en la calidad de aire en interiores

Lamentablemente, se tiene que volver a tocar ese tema tan escabroso, acerca de la diferencia entre un país desarrollado y uno que no lo es tanto. En este caso, es normal que en el primer mencionado, se le atribuya una mayor calidad de oxígeno respirable en los edificios, ya que estos cuentan con la tecnología suficiente para la eliminación de toxinas y microorganismos, que pudieran estar proliferando en el aire e incluso en las superficies.

El diseño arquitectónico de las edificaciones en países con un mayor desarrollo económico, permiten tener las adecuadas entradas y salidas de aire natural que se precisa para la constante renovación, además de contar con los sistemas de climatización más avanzados, para una mejor ventilación natural y mecánica. Diseño que además permite una óptima limpieza y desinfección de todas las zonas por medio de nebulizadores para sanitización, ya sean residenciales o industriales.

Por otro lado, en las regiones que no poseen el mejor desarrollo económico, suelen lidiar con compuestos orgánicos volátiles, generados de la combustión de biomasa para cocinar o calentar la casa, propiciando un tema de salud pública importante para cualquier gobierno, debido a esos dañinos contaminantes que respiran todos los miembros de una familia, desde los pequeños hasta los ancianos.

Además, las enfermedades respiratorias son más complicadas de sobrellevar, como la infame EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, así como todas esas infecciones de tracto respiratorio, donde los niños y personas de la tercera edad suelen ser los más propensos al afrontarlos.

Muchas de estas condiciones se pueden deber a una ineficiente higiene, donde no hay una limpieza concienzuda. En ese sentido, la sanitización por medio de nebulizadores u otras fuentes de desinfección, se vuelve un tema preponderante, en tiempos de contaminación y pandemia.

Importancia de calidad de aire interior y la limpieza

Para que exista una armonía ambiental dentro de cualquier entorno, doméstico, comercial o industrial, es necesario que en todo momento se haga una revisión de los contaminantes químicos que permean en el aire interior, revisando también muy de cerca la condición de superficies, que no sean afectadas por suciedad que derive en una contaminación atmosférica, como ejemplo, están las esporas de hongos, originadas de una alta humedad.

Son cosas que a veces pueden ser complicadas de checar a profundidad. Por ello, la sanitización a través de nebulizadores, la inclusión de deshumidificadores, humidificadores y hasta purificadores de aire, podrían ser la diferencia entre un ambiente sano o insalubre. Vaya, por lo menos se espera que exista una ventilación natural adecuada, que renueve constantemente las tasas de oxigenación interior.

Es casi irrefutable que las patologías respiratorias probablemente se pueden agravar por un ambiente con mala calidad de oxígeno y con superficies sucias y empolvadas. Es necesario sanitizar en todo momento, con nebulización y demás procesos.