Pasos para empezar un huerto casero ante contingencias, pandemias y crisis económicas

humidificadores

Recomendaciones clave para instalar un huerto casero con ayuda de humidificador y otros elementos

En contingencias y pandemias como el COVID-19 y otras más, es cuando debemos sacar toda esa creatividad que yace en nuestro interior, para afrontar esas crisis que pegan en lo económico, y es que es normal que ocurran desabastos desmedidos en supermercados y tiendas de conveniencia; normal y lamentable ante la psicosis generada en tales tiempos.

A veces de forma errónea, pensamos que el cultivo de huertos caseros se puede complicar por el espacio del que disponemos, pero la verdad, es que es más fácil de lo que parece. Solo se tiene que aprender un sentido de la distribución adecuado, aprovechamiento de los factores naturales, tener un buen riego y también humidificadores o pulverizadores que nos serán de gran utilidad, así como otros puntos importantes a tener en cuenta.

Encontrar el lugar adecuado para el crecimiento de los cultivos hidropónicos

De acuerdo a expertos en horticultura, el área a elegir debe estar bien iluminada, es decir, que perciba los rayos solares una buena cantidad de tiempo durante el día. Si son mínimo 6 horas, entonces estará bien para que frutos y vegetales crezcan de buena manera. Mucho cuidado, no significa que las plantas deban recibir siempre luz solar, por ello no estaría mal poner alguna protección encima, para que los rayos no incidan durante todo el día.

También hay que procurar un lugar donde haya buena humidificación, pero sin que se inunde, o en su defecto, optar por una zona donde sea fácil de instalar elementos colgantes, para que formen un área hidropónica perfecta, y así, los pulverizadores, humidificadores y la misma brisa otorgada por las mañanas o días lluviosos, nutrirán de agua a los cultivos.

Elegir macetas y contenedores con buen tamaño y profundidad. Obviamente esto va a depender de los vegetales o frutos que pretendamos cultivar. Por ejemplo, para los cultivos de berenjenas, probablemente sí vayamos a necesitar una maceta grande y resistente, considerando el peso de este particular fruto una vez llegue a madurar por completo; sus raíces también son considerables al igual que sus tallos y plantas.

Es preponderante que las macetas tengan buena profundidad y que tengan huecos para la buena circulación del riego y drenado del agua. Si el fondo del contenedor es de 10 a 15 cm de profundidad, entonces será mucho más fácil el crecimiento y nutrición de las raíces.

Tierra, agua y fertilizantes para los cultivos hidropónicos

En cuanto al sustrato, es fundamental que se acuda a un experto, porque el vegetal o fruto que desees cosechar, dependerá de la afinidad de la tierra que elijas con las características endémicas de la planta en cuestión. Es un error muy común que se escoja un sustrato que no es, y termine siendo un desastre de cultivo.

En cuanto al riego, algunas plantas necesitan más agua que otras. Es esencial asesorarse bien en este aspecto. Hay frutos que necesitan mucha agua, pero también precisan de cierta sequedad en dichos intervalos de riego. Existen otras que requieren de constante rociado en sus hojas, vegetales o frutos de origen más tropical o subtropical. En esos casos, lo mejor es adaptar un sistema de humidificación o pulverización, con humidificadores capaces de realizar un buen trabajo.

Ahora el sustrato, ¿cómo debe ser? Sencillo, si este posee potasio, fósforo y nitrógeno, los nutrientes esenciales para cualquier cultivo, entonces tus frutos, flores y vegetales podrán tener una buena constitución en sus tejidos.

Estar al pendiente de las estaciones y sus condiciones de humedad o sequedad

Habrá momentos en los que necesitemos de utilizar mucho el humidificador, sobre todo en temporadas con bajos niveles de humedad, y más si lo que cultivamos son plantas y frutos tropicales. O al revés, moderar el riego en épocas de lluvia.

La temperatura es factor importante, porque este suele incidir en los demás tópicos climatológicos, como saturación atmosférica y sensación térmica, la cual es muy importante no solo para los humanos, sino para las mismas plantas.