Neumoconiosis y silicosis en la industria. ¿Cuál es peor para la salud humana por la sobreexposición a sus polvos?

nebulizadores

Nebulizador y purificación ambiental en sectores de extracción y transformación

Quizás la gravedad de la neumoconiosis y la silicosis, se deba mucho a los tiempos de exposición, porque en muchos de los casos, las enfermedades llegan a manifestarse seriamente después de determinada edad. Al menos clínicamente se ha encontrado un desarrollo después de los 50 años, en aquellos mineros o trabajadores del carbón, después de que los mismos han estado muchos años trabajando en dichas industrias.

La verdad es que ambas condiciones son deplorables a largo plazo para cualquiera, sobre todo si las condiciones laborales no han sido las mejores. Los ambientes respirables no solo se deben a un capricho o un lujo dentro del rubro de la climatización, sino al cuidado integral de la salud. En ese sentido, la inclusión de nebulizadores y ionizadores dentro de cualquier sector productivo, es esencial en todos sentidos.

Neumoconiosis. Se ha llegado a la conclusión, que, en la aparición de dicha condición, usualmente toma más de diez años de una sobreexposición al polvo de carbón, y derive en una condición de pulmón negro. Al principio los síntomas no aparecen, pero conforme avanza el tiempo, las condiciones sistemáticas de la enfermedad, evolucionan a tal grado que los cuadros sintomáticos comenzarán a hacer mella en el organismo en una determinada edad. Comúnmente se empieza por tos, sibilancias y una respiración difícil ante un esfuerzo al ejercitarse. Posteriormente vendrán las fibrosis progresivas, con una dificultad más notoria al momento de la respiración, incluso ejecutando las actividades más sencillas. Luego vendrán los labios y uñas teñidos de un color azulado, además de retención de líquidos en pulmones, arritmias e insuficiencias cardiacas y alargamiento de un lado del corazón.

Silicosis. La sílice respirable de cuarzo es posiblemente aún más tóxica que el mismo carbón, no por nada las leyes federales de algunos países han tenido que limitar la exposición a este mineral en la explotación de sus minas. La sílice proveniente del cuarzo recién triturado, es todavía más peligrosa por la alta adherencia de sus partículas a las mucosas, y entre más pequeñas sean estas, el problema será mucho mayor. La silicosis cristalina generalizada, comúnmente es derivada de una sobreexposición al polvo de sílice por más de veinte años, quizás en la silicosis por cuarzo sea un poco menos el tiempo de exposición. Como sea, los causales de enfermedades son igual de severas, porque no solo llevan a enfermedades respiratorias, sino también a tuberculosis pulmonar, problemas renales, cáncer pulmonar y la cruel silicosis. Esta se divide en crónica, la cual aparece después de diez años de exposición. Luego está la acelerada, similar a a la crónica, pero con un periodo de aparición de cinco a diez años. La aguda es la más dañina de todas, puesto que aparece en no más de cinco años, precedida de una exposición intensa en un determinado rango de tiempo, incluso hay casos de personas que la desarrollan en no más de unas cuantas semanas; simple y llanamente, el trabajador expuesto en un ambiente super tóxico de cuarzo u otros cristales de extracción y transformación, presentará cuadros clínicos graves, ya sea en su respiración, niveles de oxígeno en sangre y líquido en pulmones.

Si bien existen regulaciones para los grados de exposición, no es de sorprenderse que en algunos lugares no se tenga ni el más mínimo cuidado en estos temas. Las empresas responsables de gobierno y a nivel privado, deben estar plenamente conscientes del peligro de polvos respirables potencialmente dañinos, no solo en el sector minero, sino también en el de la transformación, producción, manipulación de material, entre otros. Los nebulizadores industriales son los sistemas ideales para hacer frente a todo tipo de contaminación, y así, salvaguardar a trabajadores.