¿Necesitan un calentador solar pasivo?

boiler solar

Cada vez más personas deciden poner su grano de arena en la utilización eficiente de energía mediante la implementación de tecnologías renovables, como el calentador solar. Según el tipo varía su complejidad, pero, en general, su diseño es sencillo y utilizan la energía térmica del sol para la transferencia de fluidos, evitando así la utilización o gasto excesivo en gas y electricidad.

Consideren que la energía solar es casi inagotable y qué mejor que aprovecharla para obtener agua caliente y en cualquier momento para realizar duchas, limpiezas, entre otras aplicaciones. Los calentadores solares se integran de componentes básicos, como el colector y el tanque de almacenamiento. Mediante un principio físico, el calor es transferido del primer componente al segundo, logrando así un suministro confiable y de ahorros notables a largo plazo.

Los calentadores de este tipo ofrecen muchos beneficios tanto en el ámbito personal como el social y medioambiental, pero, para percibirlos, es necesaria una instalación adecuada según algunos requisitos técnicos, por lo que es importante dejarlo en manos de profesionales si no conocen mucho acerca de ellos.

Dos tipos de calentadores solares

Ahora bien, al momento de adquirir un calentador solar, el primer paso es conocer los tipos existentes. Los fabricantes los agrupan en dos variantes: sistemas activos y pasivos. En el caso de los sistemas activos, integran bombas. Intercambiadores de calor y controles de circulación, por lo que su precio de instalación es más alto y requieren gasto en electricidad.

Si bien son más sofisticados, los sistemas activos son menos usados por la población en general que las variantes pasivas. Estas últimas poseen pocos componentes, por lo que su precio es más bajo. Son menos eficientes que su contraparte, pero destacan por su mayor vida útil, bajo coste en mantenimiento y confiabilidad. Hay dos subtipos de calentadores pasivos: sistemas integrales de almacenamiento de colectores (ICS) y sistemas con termosifón.

Cada uno se recomienda para diferentes casos, por ejemplo, los calentadores ICS se recomiendan en zonas con clima moderado, pocos usuarios y para suministro de agua caliente en las noches, en cambio, los equipos con termosifón se recomiendan si hay más personas y no es posible implementar un acumulador adicional de energía solar. Conocer ambas variantes es conveniente para determinar qué calentador de agua pasivo es el más adecuado para su caso.

Calentadores con termosifón

Se trata del sistema más utilizado. Su funcionamiento está basado en principio físico bastante relacionado con el movimiento del agua: el líquido frío desciende mientras que el caliente asciende. A ello se debe el montaje del acumulador sobre las placas solares. Sin importar el modelo, el calentador solar está conformado por tuberías, válvulas, paneles y acumuladores. Encontrarán los siguientes tipos en el mercado:

Calentador de circuito cerrado indirecto

Destacan por la utilización de anticongelante y se recomiendan en regiones frías. Es indispensable aislarlos adecuadamente para que, en modo espera, no ocurran pérdidas de calor durante climas desfavorables o durante la noche.

Calentador de circuito abierto directo

Se trata de una buena opción para zonas cálidas. El calentamiento del líquido se realiza directamente en los paneles de placa plana o colectores y, posteriormente, se transfiere al tanque para pasar después al calentador de respaldo. Los conectores se confeccionan por pequeñas tuberías, por lo que pueden obstruirse ante agua dura. Para evitar el problema, se recomiendan mantenimientos periódicos y la utilización de ablandadores de agua.

Cualquier variante con termosifón ofrece varias ventajas, por ejemplo, diseño sencillo y confiable, alta eficiencia (gracias al aislamiento en tanques, lo que reduce pérdidas de calor y mayor aprovechamiento de la energía solar), excelente adaptación en lugares cálidos y fríos y bajo mantenimiento, gracias a que no integra componentes móviles.  Igual presentan limitaciones, como propensión a acumulación de calcio y magnesio según la dureza del agua, su gran peso (que, en ciertos casos, demanda reforzamiento de cubiertas) y necesidad de bombas en zonas frías.

Calentadores ICS

Su diseño y construcción son sencillas y no necesitan bombas ni tanque de almacenamiento para funcionar, por tal motivo, solo están integrados por colectores y tuberías. Cuando se abre el grifo, el agua caliente es movida mediante presión a la parte superior del colector y el agua fría es movida al fondo.

Este tipo admite una hibridación con un boiler para percibir notables beneficios prácticos y económicos. Consiste en una caja de cristal aislada y orientada hacia el sur. Se trata de un sistema de circuito abierto, ya que se calienta el agua directamente. Su peso es menor que los ejemplares de termosifón, aunque es importante instalarlo de forma cuidadosa.

Los calentadores ICS son una buena opción para personas que viven en regiones con altas temperaturas, como zonas tropicales. Son muy usados en balnearios e instalaciones recreativas y funcionan en su máxima eficiencia durante el verano. En el resto del año, es necesario el drenado de agua. Entre los beneficios que ofrecen destaca su fácil diseño y mantenimiento, no requiere anticongelante, no son tan afectadas por el agua dura y poseen pocas piezas móviles, aunque son más limitadas y con mayores pérdidas de calor.

Si están dispuestos a iniciar la instalación de calentadores, contáctennos para que conozcan nuestras opciones al 800 9 H2O TEK (800 942 6835) o llenen con sus datos nuestro formulario.