Mecanismos desecantes para solucionar problemas de humedad en sistemas de aire acondicionado y ventilación industrial

deshumidificadores

La contaminación en tuberías y sistemas refrigerativos, es un problema para todo tipo de instalaciones, desde casas hasta complejos industriales. Precisamente, esa polución viene comúnmente precedida de factores que tienen que ver con la saturación atmosférica, y la acumulación de humedad en estas partes tan importantes. Esto se puede evitar, para no ser perjudicados directamente por un aire viciado y dañino, así como por olores extraños y otras cosas más.

Además, dejar pasar la limpieza y mantenimiento por mucho tiempo, llega a empeorar la situación, donde incluso, el reemplazo parcial o completo del sistema podría ser una realidad.

Un indicio claro de que el sistema de climatización anda en malas condiciones, es el olor particular a humedad, incluso cuando se tiene un desecante cerca, no cambiaría mucho el estatus ambiental, debido a que el problema puede ser desde raíz, en las mismas tuberías. Si por algún motivo, nos acostumbramos al olor -no sería buena idea-, invariablemente vendrán otros síntomas inequívocos de que algo anda mal con el aire acondicionado o ventilación industrial. Los síntomas pueden ser: ardor o escozor en ojos, mucosas; estornudos, tos, debilitamiento físico y mental; lo más serio, se podría detonar alguna condición alérgica preocupante, llevando a un problema crónico de vías respiratorias.

La acumulación microbiana en los evaporadores, condensadores y tuberías, es algo muy serio, porque habrá riesgos de legionela u otros problemas específicos, donde la propagación del aire es clave para potenciar una situación como tal. En ese sentido, es fundamental tratar el problema de humedad excesiva en toda la instalación, con limpieza y el subsecuente uso de mecanismos deshumidificadores. Al menos en países como Estados Unidos, el problema bacteriano en instalaciones de aire acondicionado y ventilación, resulta un problema donde implican grandes costos de reparación, sobre todo en entornos industriales y de producción, porque la inocuidad de los alimentos es esencial, así como los procesos de manufactura en un ambiente debidamente controlado.

Específicamente en cámaras de frío, es esencial el drenado, sobre todo si dentro de las instalaciones existe una fuerte actividad laboral, en cuyo caso, las labores de cuidado en la presencia de humedad y moho cobran una relevancia aún más preponderante. Asimismo, pueden existir algunos materiales envolventes que propician todavía más la saturación atmosférica de los sistemas y cuartos de climatización.

Lo importante en la ventilación industrial, aire acondicionado y en general, en instalaciones refrigerativas, es en los componentes de recirculación del aire. Como se sabe, todo tipo de suciedad o partículas, son capturadas por las charolas encargadas de capturar el agua condensada; polvo, restos de piel, cabello, entre otras cuestiones, son acumuladas, para su posterior desecho, pero en los sistemas recirculantes, podría resultar en un problema, y a lo largo de serpentines y conductos, se forma el cúmulo necesario para empezar a contaminar un determinado ambiente, con moho, hongos y demás poluciones dañinas para la salud de cualquiera.

Es más trascendental aún, evitar la fauna microbiana en mecanismos RAC, usualmente instalados en hospitales, escuelas, guarderías, tiendas departamentales, y otros entes comerciales con afluencia de personas, especialmente los sensibles a los factores dañinos como estos. Evitar la humedad a través de limpieza y mantenimiento de aire acondicionado y ventilación industrial, es fundamental en todos sentidos. Igualmente, la inclusión de mecanismos de desecación, resulta una utilidad para esta clase instalaciones.

Los sistemas deshumidificadores son imprescindibles en cualquier complejo que se respete, porque con la sencilla adaptación de estos sistemas, se aminoran las implicaciones insalubres de la humedad en instalaciones de climatización industrial o doméstica. Recordemos que las condiciones de rinitis, alergias, asma, entre otras enfermedades, se potencian con dichas condiciones, que, de no atenderse a tiempo, ya sea médicamente hablando, así como en el trato del aire acondicionado, entonces los síntomas se podrían agravar todavía más.