Mantenimiento preventivo de boiler doméstico o industrial para evitar costosas acciones correctivas

boiler

Para el funcionamiento ideal de la caldera, durante toda su vida útil, es trascendente darle el mantenimiento en tiempo y forma. Esto evitará costosas reparaciones y algunos peligros en el hogar o lugar de trabajo. Ahora, no solamente es checar el calentador, sino también sus circuitos, incluidos los que llevan a la calefacción. Hay que tener cuidado con algunos detalles, que podrían denotar la diferencia entre un buen consumo energético, y uno que solo genera pérdidas de calor y gastos importantes en la factura de gas.

Tal vez, la clave para asegurarnos de un óptimo funcionamiento, es a través del mantenimiento preventivo, chequeo anual y otras cuestiones que evitarán las acciones correctivas, que obviamente son más extenuantes y costosas. Sin embargo, si se ha llegado a un punto de no evitar tal cosa, al menos debe saber cuáles son los problemas más comunes en todo un circuito de boiler y su calefacción.

  • Apagones súbitos. En ocasiones se dan bloqueos de bomba, esto puede pasar en un ambiente casero o industrial. El técnico deberá saber cómo desbloquear esto, porque suele ser un problema tedioso. Generalmente, los síntomas son subidas repentinas de temperatura, o al revés, con estados muy fríos; es posible que sea un simple cableado, pero cualquier cosa, el especialista debe hacer un chequeo más profundo.
  • Bloqueos en salida de humos. Esto pasa comúnmente en el entorno comercial o industrial, donde el colector trabaja con otro tipo de presiones. Esto podría resultar grave de no tratarse a tiempo, y es evitable con los mantenimientos preventivos. En caso de que se presente, es necesario checar las salidas de humos, y que no exhiban obstrucciones; por lo regular, la caldera se auto bloquea por seguridad, en ese sentido, el técnico debe repararlo para que el monóxido de carbono siga su curso por los conductos de evacuación.
  • Problemas en llama de boiler. Comúnmente sucede por demasiada suciedad en filtros de aspiración. A pesar de no ser un problema muy complicado, y, de hecho, es imple de solucionar, se recomienda que sea resuelto por un especialista.
  • Disminuciones de presión. Un problema en calderas caseras e industriales, son las bajas de presión, detalles que aparecen eventualmente, al no dar los mantenimientos preventivos pertinentes. ¿Las consecuencias? Simplemente no habrá agua caliente para procesos o uso cotidiano, también afectando la misma calefacción en un edificio. Suele ser un ajuste que puede ser resuelto por cualquiera, pero si no se está seguro como volver a llenar el circuito con la presión establecida por el fabricante, entonces lo mejor es acudir a un especialista.
  • Problema en sonda de temperatura para el agua caliente sanitaria. Al surgir este inconveniente, no será fácil resolverlo; lo mejor es que sea arreglado por un técnico en ACS y calefacción. Cuando fallan las sondas de temperatura, el primer síntoma es la pérdida de agua caliente, con posibles chispazos, indicativos de un nulo encendido del boiler -al menos en algunos modelos-. Asimismo, la calefacción resultará afectada.
  • Olor a gas por caldera. El calentador de agua del tipo atmosférico, puede presentar averías que lleve a un notorio olor a gas en la casa o complejo comercial. De ser así, es importante inutilizarla por completo, abriendo puertas y ventanas para que circule el viento, y donde ya se tendrá que haber llamado al especialista para su rápida solución. Importante enfatizar, evitar enchufar aparatos en la cercanía del calentador, para no producir chispas o llamas peligrosas.
  • Sonidos raros en la bomba del boiler. Si se escuchan sonidos de fricción, es posible que sea la pieza de la bomba. Lo mejor es sustituirla de inmediato, o dependiendo lo que diga el técnico.

Todos estos problemas surgen de no hacer mantenimientos preventivos en el sistema de calentadores para agua caliente sanitaria, agua para procesos y la misma calefacción. Entonces, las composturas saldrán más costosas. Siempre será mejor la corrección preventiva.