Mantenimiento de calefactor

desecantes

El calefactor es un equipo sumamente útil en los entornos residenciales, comerciales e industriales, principalmente porque le permite mantener en óptimas condiciones de temperatura el interior de las habitaciones, evitando la sensación de frío extremo y el daño de algunos productos o alimentos que requieren temperaturas determinadas.

La calefacción se emplea principalmente cuando se acerca el invierno y, como sabemos que faltan unos meses para que llegue esta temporada, es necesario que les preste atención a las diferentes actividades de mantenimiento, de forma que al llegar los días más fríos no se enfrente a averías o inactividad que perjudique su calidad de vida y la integridad de los productos.

Con un adecuado mantenimiento, garantizará que el equipo funcionará de manera apropiada, que le brindará un alto nivel de comodidad, mantendrá su eficiencia y la seguridad del dispositivo y los entornos en donde esté. Básicamente, se espera que funcione en cualquier momento del día, en especial en las noches frías del invierno.

A continuación, les mostraremos algunas acciones de bricolaje que podrá realizar usted mismo sin ninguna complicación, sin embargo, le recomendamos que contrate a un servicio técnico especializado con el fin de que no tenga fallas que afecten el rendimiento del equipo.

Ajuste la temperatura en el nivel óptimo

Estos equipos están diseñados para trabajar en temperaturas sumamente altas que respondan a las necesidades de cada persona, en especial en comercios o residencias, pero, es importante que lo mantenga en un nivel óptimo y no supere el porcentaje soportado por las personas o productos que guarde en su interior. Si lo enciende más allá de lo necesario, el equipo se esforzará y esto desgasta más rápido algunas piezas.

Así mismo, durante las noches manténgalo en un nivel estable en donde no se sienta el frío del invierno, pero no demasiado como para forzar al equipo a trabajar de manera ininterrumpida generando una temperatura que afecte a las diferentes piezas y por ende se reduzca su tiempo de vida útil.

Calibre el termostato

El termostato es el equipo que le permite ajustar la temperatura del calefactor al nivel deseado o necesario; pero, al igual que con el calentador de agua, hay que calibrar con frecuencia, ya que la suciedad, los golpes, entre otros hacen que no configure el calor en el rango que se indica. En estos casos, lo mejor es contratar a un experto que vuelva a ajustarlo o en su defecto que compre uno nuevo y lo reemplace para tener un funcionamiento ideal.

Reemplace el calefactor por uno de mayor eficiencia

Si el equipo que tiene en su casa, comercio o industria ya ha pasado el tiempo de vida útil, es decir de 10 a 20 años, y nota que la eficiencia energética y funcional ha ido disminuyendo, le recomendamos que lo reemplace por un modelo más actualizado, los cuales se diseñan para prevenir el gasto extra de combustible y alcanzar temperaturas que probablemente los modelos antiguos no soportaban.

Esto también evitará que deba realizar mantenimientos correctivos con demasiada frecuencia cuando el equipo está aproximándose al final de su vida útil, los cuales serán muy costosos y evitarán que logre disfrutar de los beneficios de la calefacción en las temporadas más frías del año.

Límpielo con frecuencia

Con el paso del tiempo, la acumulación de suciedad en la superficie e interior del equipo generará una baja en la eficiencia que perjudica el nivel de temperatura que podrá alcanzar. Si presenta algún tipo de óxido o polvo se dará cuenta de que es momento de realizar una limpieza, al erradicar estos elementos evitará las averías imprevistas.

Así mismo debe garantizar que el área circundante al dispositivo también se mantenga limpia, recomendamos que utilice una aspiradora cerca del equipo y las zonas eléctricas, nunca emplee un trapo húmedo ni realice la limpieza mientras está en funcionamiento.

Cambie el filtro del calefactor

El filtro del aire del calefactor es el componente más importante dentro de las actividades de mantenimiento, se trata de una espuma que va a acumulando las impurezas del entorno que absorbe y calienta; cuando este se llena de elementos como polvo o partículas sólidas, generará menos temperatura y llegará el punto en el que no encienda debido a que es incapaz de funcionar.

Esta pieza es fácilmente accesible y lavable por el usuario, dándole la posibilidad de limpiarlo o reemplazarlo en cualquier momento. Particularmente recomendamos que haga este procedimiento cada mes y al finalizar la temporada de invierno, de forma que se mantenga limpio y el sistema continúe de manera eficiente. Además, anualmente compre el repuesto del filtro para garantizar que absorba la mayor cantidad de sustancias.

Estas son algunas de las actividades que desde el bricolaje se pueden realizar sin ningún inconveniente, aparte de esto, es recomendable mantener un calendario de mantenimientos del calefactor y contactarse con los profesionales. Para más información, llámenos (800) 942 6835 o escribanos al correo info@h2otek.com en México y al intil@h2otek.com en el resto del mundo.