Los humidificadores en los sistemas HVAC: ideales para el control de humedad

humidificadores

HVAC significa «calefacción, ventilación y aire acondicionado». Se refiere a los diferentes sistemas, máquinas y tecnologías que se utilizan en entornos interiores como hogares, oficinas y pasillos y sistemas de transporte que necesitan una regulación ambiental para mejorar el confort. Es por eso por lo que son ampliamente usados en el día a día. Los humidificadores HVAC son idóneos para mantener un control pertinente de la humedad en recintos comerciales, industriales y residenciales.

Los sistemas HVAC son, de hecho, desde acondicionadores de aire domésticos hasta grandes sistemas utilizados en complejos industriales y edificios de apartamentos. Un buen sistema HVAC tiene como objetivo proporcionar control térmico y confort interno, diseñado de acuerdo con los principios de termodinámica, mecánica de fluidos y transferencia de calor. En la actualidad, son empleados en distintos sectores que precisan de una buena calidad en el aire, pero precisan de dispositivos idóneos que optimicen su funcionamiento.

Importancia de la humidificación para el confort y las industrias

La humedad del aire es un parámetro importante para la comodidad de las personas en los espacios residenciales y comerciales; el nivel correcto de humedad del aire garantiza el bienestar y productividad en el lugar de trabajo. En el procesamiento industrial, el control de humedad es de gran importancia para garantizar la estabilidad y optimización de los procesos, la calidad del producto y las normativas vigentes para la salud y seguridad en las industrias.

Oficinas

Un nivel correcto de humedad en los entornos influye en gran manera en el bienestar percibido de las personas y reduce en gran manera el riesgo de enfermedad del sistema respiratorio. La humidificación es requerida generalmente durante la temporada de invierno porque los sistemas de calefacción «secan» el aire, dejando la garganta seca, labios agrietados y posiblemente dolor en los ojos. Además, suele ser nocivo para aquellos que sufren de alergias porque el polen y polvo aumentan considerablemente.

La comodidad depende de la humedad relativa: en invierno, incluso si hay niebla afuera (100% humedad relativa), los sistemas de calefacción del edificio aumentan la temperatura del aire a un nivel confortable alrededor del 20 °C. De esta forma la humedad relativa disminuye a valores incluso del 10 a 30% que se perciben como aire seco. Esto tiene repercusiones negativas en la salud porque las personas pueden experimentar resequedad en la piel de las manos y los labios agrietados. Además, de una sensación de sequedad desagradable.

El aire seco en la temporada de invierno aumenta el nivel de polvo presente en el aire resultante de alfombras, cortinas y partículas de piel que liberan las personas. Esto causa problemas a las personas con alergias o asma que pueden reducirse con un nivel correcto de humedad en el aire. Por otro lado, los efectos de la humedad en las cosas son variados y negativos. A baja humedad relativa pueden almacenar mal los elementos o incluso dañar objetos como libros, cuadros de madera, lienzo y papel, muebles de madera fina.

Industrias y procesos

Los sistemas de aire acondicionado HVAC o la refrigeración de estos sistemas pueden secar el «aire», por lo que pueden traer consecuencias negativas a los productos, procesos de refrigeración y a la salud de los empleados. Los nebulizadores adiabáticos atomizan el agua en gotitas muy finas que se evaporan espontáneamente en el aire y absorben calor y, por tanto, enfrían el aire.

En fábricas que producen mucho calor, como las acerías, un sistema de enfriamiento adiabático aumenta la comodidad de los trabajadores y por lo tanto su nivel de atención, disminuyendo la probabilidad de errores y aumento de la productividad. Los sistemas de humidificación deben contribuir a la salubridad del medio ambiente introduciendo solo humedad en el aire para que el lugar sea higiénicamente seguro.

Hospital y quirófanos

Un nivel bajo de humedad del aire afecta tanto a la salud como al bienestar de la gente. Durante el período de invierno, los sistemas del edificio calientan el aire a una temperatura de 20 a 25 °C con la consecuencia de que la humedad relativa disminuye a valores incluso del 10 a 30% que también se perciben como aire seco si hay niebla afuera.

Estos factores favorecen el aire seco y la evaporación del agua de la piel, que se agrieta y provoca sequedad de las membranas mucosas de la garganta, nariz, aparato respiratorio, etc. favoreciendo así el aumento de las enfermedades típicas del invierno. Para esto en las salas se usan reguladores para los sistemas de aire acondicionado tanto para la temperatura como la humedad del aire.

Es importante mencionar que la humedad del aire no se debe mantener demasiado bajo y tampoco demasiado alto: para prevenir la propagación y proliferación de contaminantes biológicos. Por lo tanto, la humedad ideal debería mantenerse entre 40 y 60% de humedad relativa. Los humidificadores HVAC son ideales para regular la humedad de los sistemas de aire acondicionado en los hospitales y demás.

Un control de humedad preciso también ayuda a proteger los equipos electrónicos de descargas electrostáticas, proporcionando un lugar más seguro para el personal y los visitantes y, al mismo tiempo, salvaguardar la salud del paciente. El aire seco en la temporada de invierno aumenta el nivel de polvo presente en el aire derivado de objetos de material textil y partículas de piel que la gente muda. Esto causa problemas a las personas con alergias o asma que puede reducirse con un nivel correcto de humedad en el aire.

El control de la humedad en la actualidad

En la actualidad, el control de la humedad se ha convertido en un factor imprescindible en los interiores a causa del covid-19. Esto porque el virus sobrevive en las superficies y tiene una mayor propagación en condiciones de humedad muy altas o bajas. Esta es tan solo una razón importante (más allá de la comodidad) para mantener la humedad entre el 40 y 60 por ciento en la mayoría de los espacios.

Muchas veces, la unidad de aire acondicionado no brinda estas características pertinentes porque es demasiado grande para el espacio, está limitado a una sola velocidad, la presión del aire es negativa en el ambiente, está usando la configuración incorrecta del termostato o su unidad no puede manejar la carga. La limpieza adecuada, el mantenimiento oportuno y el uso de un humidificador para los sistemas HVCA es de gran importancia para regular la humedad y de esta manera evitar la rápida propagación del covid-19.

Los productos H2O TEK satisfacen las necesidades de las aplicaciones residenciales, comerciales e industriales con especial atención a los costos operativos y al consumo de energía. Otra característica de las soluciones H2O TEK para la humidificación del aire son los humidificadores HVAC de fácil instalación y confiabilidad para garantizar la continuidad del servicio. Por lo tanto, los beneficios que ofrecen nuestros dispositivos son variados para el confort de las personas y la rentabilidad de las industrias.