Los beneficios de la hidroterapia en piscina para niños autistas y proceso de aprendizaje – Primera parte

piscina

¿Qué actividades acuáticas en alberca son apropiadas para niños con autismo?

Existen diferentes trastornos o enfermedades degenerativas que han afectado a la humanidad a lo largo de la historia, y lamentablemente un sector importante de la población mundial que padece dichas enfermedades son nuestros niños.

¿Qué es el autismo?

Su nombre oficial es: trastorno del espectro autista. Ésta es una enfermedad psicológica que hace al individuo concentrarse demasiado en su interior, haciéndolo incapaz de percibir la realidad exterior. Tal trastorno neurológico aparece en la niñez y persevera hasta que la persona fallece; los síntomas son variados y se manifiestan de diferente forma en cada persona. Los síntomas más comunes son: concentración excesiva en una actividad en específico (de hecho, esta es una forma de pre-diagnosticar por parte de los terapeutas o especialistas en el ramo), otra manera de catalogar a una persona autista es por su limitada habilidad social con otras personas, cuya característica principal es una dificultad para comunicarse oral y visualmente, y a pesar de que poseen un nulo interés en muchas situaciones cotidianas, pueden ser muy repetitivos en una actividad en específico.

En general, la natación en piscina es una actividad excelente para los niños y jóvenes, ya que estimula de manera importante el sistema psicomotor del menor, además de que relaja y estimula otros aspectos.

Ventajas de nadar en alberca para niños con trastorno del espectro autista

Funciona como terapia. Antes que nada, la paciencia es la clave para que el niño empiece a reconocer al menos un poco el entorno acuático donde se encuentra, así que si al principio no realiza actividad alguna, no nos frustremos como padres, el solo hecho que esté flotando en el agua de la alberca es muy beneficioso para él, liberando tensiones y reconociendo un medio al cual no estaba acostumbrado; verás que con el tiempo desarrollará habilidades dentro de la piscina.

Conexión familiar. Si todos los miembros de la familia participan con el nene en la alberca, fortalecerá los lazos de afección del niño autista con sus papás y hermanos; esas emociones que evolucionan dentro de la alberca, se verán reflejados poco a poco en el entorno familiar y social.

Mejoras en la respiración. Cuando el niño con autismo aprenda a respirar en el medio acuático, podrá fortalecer sus pulmones y músculos. Sin duda, su energía se verá renovada, permitiéndole practicar otra clase de actividades.

Mejoras en la psicología. Conforme siga avanzando en sus ejercicios y convivencia en la alberca, el niño podrá percibir un aumento en su seguridad y confianza personal. La interacción social está garantizada, y más si la hidroterapia se realiza en grupos de personas y familiares.

Delfinoterapia para niños con autismo

Las actividades acuáticas con delfines benefician a los niños con diversos problemas y enfermedades psicomotoras. Básicamente el pequeño con autismo hará las actividades que se consideran normales dentro de la pileta, pero con ayuda de los adorables mamíferos. Obviamente todo este procedimiento se debe hacer bajo supervisión de profesionales y especialistas en el ramo.

Los beneficios de esta terapia son muy variados. Para empezar, cuando el infante entra en contacto con el delfín, se sentirá más seguro en la piscina, se podrá soltar más. Además, está comprobado que el niño con autismo podrá reducir sus niveles de estrés y tensiones, esto gracias a las ondas ultrasónicas generadas por los cetáceos. El miedo en los pequeños irá desapareciendo poco a poco.

Otros beneficios garantizados son: mejora en la comunicación oral y visual, también se adquirirá un mayor autocontrol, por lo que se corregirán problemas en la conducta. Asimismo la cognición aumentará su capacidad. En el siguiente artículo hablaremos de los distintos ejercicios acuáticos en piscina que puede ejecutar el niño con autismo.