Hongos de humedad como Aspergillus y Penicillium pueden destruir grandes cosechas de trigo

deshumidificadores

Crear condiciones ideales en el almacenamiento de granos y cereales por medio de deshumidificadores

Existen granos como el trigo cuya respiración durante un mal proceso de almacenamiento, podría llevar a un rápido deterioro, sin siquiera darnos cuenta. Esto pasa cuando dejamos de lado esos factores climatológicos que inciden directamente en la calidad de esos granos, como una alta humedad. Es por ello, que la ventilación y desecación, son esenciales en todos sentidos.

Los daños más directos que se perciben y podrían llevar a pérdidas de lotes enteros y de mucho dinero, es la proliferación de insectos y hongos que atentan contra el grano, y más en el almacenaje a granel. Es preponderante mantener un control de humedad y temperatura en todo momento.

Periodos de almacenamiento de trigo en bolsa y niveles de humedad recomendados con ayuda de deshumidificador

Por lo regular y de forma general, en el guardado a granel del trigo en bolsa en un periodo de seis a doce meses, se recomienda que haya una humedad constante por debajo del 14%; esto implicaría un riesgo bajo de pérdida, sin contar otros parámetros climatológicos.

Cuando en un periodo de dos a seis meses de almacenamiento, hay un rango de saturación atmosférica del 14 y 16%, supondría un riesgo medio para la calidad del trigo. Cuando existe una humedad del 16%, el riesgo es alto para dicho grano, incluso sin que tenga que pasar dos meses de almacenaje.

La inclusión de deshumidificadores es esencial en el proceso de pos-cosecha del trigo y otros granos, donde además del almacenamiento, implica la transportación y el acondicionamiento inherente que se le debe hacer, antes de que los cereales entren a una etapa de producción industrial en la elaboración de alimentos.

El éxito en la comercialización del trigo se basará primordialmente en evitar tres tipos de problemas fundamentales, que se suelen suscitar después de una cosecha, como lo es: separación por calidad, incidencia de tóxicos por insecticidas u otras cuestiones, y el proceso de secado que incide directamente en la calidad de la cosecha.

Efectos de la actividad microbiana en el trigo y cómo evitarlo con deshumidificador

El espacio intergranario es ese ambiente donde se conservará el grano o cereal. En este caso, el trigo requiere un espacio como este, que esté en óptimas condiciones, siendo la saturación atmosférica, el tópico más esencial a considerar.

Existen hongos (de especies específicas) que se desarrollan por humedad, que atentan contra el trigo y otros granos, inclusive desde que se cultivan en campo. Pero hay otras especies que se pueden adaptar todavía mejor en un ambiente intergranario con alta saturación atmosférica; estos resultan un peligro en el desarrollo de hongos que decoloran, provocan manchas y merman notablemente la calidad del grano. Después de todo, no olvidemos que la presencia de hongos es la principal causa de pérdidas de trigo posterior a la cosecha, por arriba de la aparición de animales e insectos.

Para evitar la presencia y daño de la Aspergillus y Penicillium, es trascendental acondicionar el espacio intergranario, de tal forma que esos microorganismos no afecten el guardado del trigo, y eso fundamentalmente se hace con ventilación y desecación por medio de deshumidificadores.

Y es que, la creación de hongos dentro de un espacio como estos, requeriría de una humedad relativa del 71% o superior. Eso quiere decir, que mantener parámetros por debajo de ese rango, es de suma importancia. Pero lo que recomiendan los expertos, es que se establezca un margen de seguridad, para no otorgar certidumbre al germinado de esas esporas de hongos dañinas para el grano, por lo que mantener una humedad relativa por debajo del 67% en el almacén, sería más que suficiente.

La saturación atmosférica está estrechamente relacionada con la misma cantidad de humedad existente del trigo y otros granos. Aunque, su relación con la temperatura no lo es tanto, porque se ha visto que este parámetro, no muestra un indicativo seguro o fehaciente del rango que llegaría a afectar a los cereales; después de todo, se ha visto que ciertos hongos pueden desenvolverse a temperaturas inferiores de los 0 grados Celsius. En ese sentido, lo más importante a considerar es la humedad, al menos en cuanto al desarrollo de microorganismos, porque la presencia de insectos y fauna, sí podría darse en mayor medida con las condiciones de temperatura.