Generador de vapor para la industria farmacéutica

baño de vapor

La industria farmacéutica es una de las que están más sujetas a regulaciones y al control de parámetros, como la humedad. Esta última tiene que mantenerse en ciertos niveles para garantizar la calidad y seguridad de las producciones, lo que requiere de ciertas tecnologías. Hay varias, pero muchos recurren a los generadores de vapor por ducto, debido a sus notables beneficios.

Los efectos de los niveles de humedad en la industria farmacéutica

El control de la cantidad de líquido en los medicamentos es crucial, debido a que hay varias sustancias que están en forma de hidrato y poseen agua absorbida. Esto hace necesaria su determinación y control por varios métodos, como los generadores de vapor que son usados para tener un adecuado control de humedad.

Los efectos en la industria varían según el nivel de humedad en el entorno. Si este es demasiado bajo, altera los efectos esperados en los disolventes que se usan durante las producciones. Por otra parte, los niveles más altos resultan en una alta absorción de la humedad por parte de los medicamentos, lo que afecta la eficacia y potencia de los ingredientes activos, derivando así en degradaciones y, en el peor de los casos, convirtiéndose en productos tóxicos.

En casos donde la humedad relativa es igual o mayor que el 60%, aumentan las posibilidades de proliferación de bacterias, virus, moho y ácaros. Como notarán, la humedad relativa afecta notablemente los productos farmacéuticos, tanto en su calidad, como vida útil y rendimiento, por tal motivo, se recomienda que esté en un 50% para evitarlo, lo que es posible con los generadores de vapor, que igual contribuyen a la protección ecológica.

Ahora bien, una vez que se elaboran los medicamentos, pasan por un filtro final: los análisis de control de calidad. Aquí se realizan varias pruebas para determinar la cantidad de humedad contenida, de modo que no sea tan alta y se garantice su vida útil en anaquel y se obtenga el funcionamiento previsto en su diseño. En México, las empresas del sector están obligadas a cumplir con la NOM-073-SSA1-1993, ESTABILIDAD DE MEDICAMENTOS, donde se menciona el nivel máximo de humedad permitido, según la naturaleza del producto.

Los generadores y su potencial para el sector

Hemos mencionado varias veces a los generadores de vapor, pero ¿en qué consisten? Su nombre se debe al vapor que producen en un tanque presurizado mediante el calentamiento de agua. Poseen una bomba que alimenta la cámara de agua, en la que se sumergen los elementos calefactores. Mediante la cámara, el agua se convierte en vapor tras calentarse y es conducida por un sistema de ductos.

El vapor que generan es ideal para el control de la humedad y los modelos recientes funcionan de manera automática, lo que permite que se mantengan niveles específicos de humedad relativa. Cumplen la misma finalidad que las calderas, no obstante, su funcionamiento es más sencillo y eficiente y se recomiendan para aplicaciones de menor capacidad, como las farmacéuticas. Operan con sistemas de ductos con aire acondicionado y ventilación, por lo que, si ya existen en planta, son una buena opción.

Presentan un diseño compacto y portátil, a diferencia de una caldera y se ofrece en varias capacidades. Sus dimensiones los vuelven ideales para recintos con limitaciones espaciales donde se requiere un buen control de humedad y pueden ubicarse en distintos puntos. Otros beneficios que ofrecen son:

Precio

Su precio es menor en comparación con otros controladores de la humedad y su instalación es muy rápida. No requieren constantes suministros de combustible sujetos a variaciones de precio, debido a que operan con energía eléctrica. Esto los vuelve igualmente eficientes y generan más ahorros a largo plazo. Brindan dosis adecuadas de vapor, en comparación con equipos como las calderas, que brindan humedad en exceso.

Seguridad

Al no requerir combustibles, disminuyen los riesgos que implica la utilización y almacenamiento de estos energéticos. Igualmente, no están sujetos a los problemas de las combustiones, a diferencia de una caldera, que presenta muchas fallas si no reciben mantenimiento adecuado, como calentamientos deficientes o excesivos, vacíos, explosiones, entre otras

Velocidad operativa

Al contar solo con una cámara y tener baja demanda de agua y diseño compacto, brindan vapor rápidamente, inclusive en entornos fríos, lo que no pasa con otros equipos que necesitan mucho tiempo para controlar la humedad, por tal motivo, se recomiendan ampliamente en casos de emergencia, donde no es necesario vapor constante, como los laboratorios farmacéuticos.

Eficiencia

Por último, destaca la eficiencia de los generadores de vapor, gracias a su funcionamiento eléctrico. Si permanecen inactivos, no consumen energía y solo se activan si se detecta un descenso de la humedad. Esto es crucial en ciertas épocas del año, donde no necesitan funcionar a su máxima capacidad. Esto no ocurre con las calderas, que realizan combustiones continuas y necesitan instalaciones más complejas.

Si necesitan un generador de calidad, acérquense a H2OTEK. Somos fabricantes y contamos con un catálogo muy amplio, por lo que encontrarán el más adecuado para su sector. Pidan más información al (800 9426 835), completen nuestro formulario o envíen un mensaje a la dirección: info@h2otek.com.