Enfermedades de vías respiratorias empeoradas por congestiones crónicas y alergias

humidificadores

Humidificación ambiental para respiración más despejada con ayuda de humidificadores

Dejar pasar problemas crónicos respiratorios, pensando que solo son pasajeros o no son nada, podría empeorar otras condiciones futuras, que acarreen más dificultades al ya de por sí deteriorado sistema inmunológico que poseen algunas personas. La sinusitis es un tema serio que afecta a un gran porcentaje de humanos alrededor del mundo, detonando otras afecciones subsecuentes, algunas mortales, dependiendo del sistema inmune.

Si se nota una inflamación inusual de senos paranasales, entonces es seguro que se trate de sinusitis. La mucosidad ausente, permitirá a cualquier germen traspasar la barrera natural de las napias, pero también el exceso de la misma propiciará un bloqueo, no dejando una respiración libre y sana.

Lamentablemente, algunos sistemas de aire acondicionado, ventilación o calefacción, suelen propiciar tales condiciones en cualquiera, por lo que lo mejor, es tratar de evitar esto, con uso de otros sistemas de climatización no tan convencionales, como humidificadores; dispositivos que crean un ambiente más fresco y limpio, para bien del sistema respiratorio.

Quizás lo más alarmante de contraer estas enfermedades crónicas, radique en el exceso de confianza de muchas personas para la automedicación, nada aconsejable en estos casos, porque dichas afecciones pueden venir originadas de otras condiciones que no sabemos, o que vienen acompañadas con otras situaciones. Lo fácil es recurrir al clásico atomizador, que en algunas ocasiones no tienen el efecto deseado, incluso llegando a empeorar la enfermedad.

Sea cual sea el caso, lo mejor es acudir con un especialista. Sabiendo esto, también existen alternativas que podrían funcionar, como un vapor para baño, en caso de que su médico no tenga alguna contraposición. Estos son buenos en muchos sentidos, y en el despeje de las vías respiratorias, suelen ser la mejor opción. Asimismo, hay que estar abiertos a otras opciones de climatización en el hogar o lugar de trabajo, con uso de humidificadores ambientales que permitan una mejor respiración y un confort térmico ideal, sobre todo colocándolos en lugares críticos dentro de una casa, como el dormitorio del bebé o en la habitación de los abuelitos.

Factores determinantes en la aparición y evolución de alergias y congestiones crónicas

Para empezar, existen distintas clases de sinusitis: crónica, aguda y subaguda. La primera suele durar meses, muchas veces atribuyendo su presencia a bacterias, pero en mayor medida por las alergias que sufre una persona. La segunda suele durar de una semana a cuatro, dependiendo de las condiciones que el paciente tenga a su alrededor, como presencia de virus, microbios y desde luego, el sistema inmune del sujeto. La tercera es cuando la hinchazón de los senos paranasales llega hasta los tres meses.

La alergia es un factor preponderante en la sinusitis; si existe un antecedente médico en familia, es posible que usted desarrolle tal condición, sobre todo en ambientes propicios a gérmenes, bacterias y virus. Por ello, es esencial mantener un clima sano en todos aspectos; los humidificadores pueden ser de mucha ayuda.

Asimismo, la desviación del tabique nasal puede ser un detonante para la sinusitis y otras enfermedades respiratorias crónicas. En caso de que el tejido central de las fosas nasales esté chueco, eso impedirá la buena respiración y la generación normal de mucosas; el otorrinolaringólogo será el especialista a acudir.

Moho en casa o lugar de trabajo. Este en definitiva, es un factor importante a considerar, puesto que las esporas de cualquier tipo de moho, se aspiran por las fosas nasales, y en el peor de los casos, causan reacciones adversas en los pulmones, siendo la más común, la aspergilosis, derivado de una infección por hongos de Aspergillus. La sinusitis también se originará si no se tienen cuidado con esto. Por ello, en estos casos se aconseja el uso de la contraparte del humidificador: el desecante. Importante para evitar humedades ascendentes y condensaciones.