El peligro del sedentarismo en adultos y adultos mayores en tiempos de pandemia

piscina

Mantener salud física y mental con ejercicios en casa durante cuarentena: uso de piscina para ejercitar cuerpo y mente

Mantener una rutina en tiempos de pandemia como el del COVID-19, es fundamental para la salud física y mental. El encierro es sin duda una de las experiencias más indeseables para el ser humano, y solo queda en nosotros, poder ejercer control sobre lo que sí podamos, sin desobedecer a las autoridades sanitarias.

Asimismo, los adultos mayores de la casa son los que más sufren el sedentarismo, al ya no poder hacer las actividades que los mantenían activos antes de la pandemia. Nosotros como familia, debemos procurar a nuestros seres queridos, y más a los que son más sensibles ante estas situaciones.

Puede haber muchas rutinas que son beneficiosas para las personas de la tercera edad, los cuales por supuesto incluyen los ejercicios en piscina. Si tenemos la posibilidad de estar en un medio acuático como tal desde la comodidad del hogar, entonces debemos aprovecharlo al máximo, siempre teniendo cuidado de las cuestiones de higiene, con una correcta desinfección de la alberca y sus alrededores ante el coronavirus COVID-19.

Ejercicios clave en adultos mayores para mantener la forma durante una cuarentena

Una de las cosas más importantes para nuestro cuerpo, es mantener la elasticidad y resistencia muscular. Chicos y grandes pueden obtener un gran beneficio en este aspecto al ejercitarse en piscina, ya que se aprovechará la resistencia del agua. En ese sentido, para los adultos mayores, solo basta hacer caminatas a lo largo y ancho de la alberca. Pasos cortos y pararse de puntillas, son algunos ejemplos de lo que se puede hacer.

Mover en círculos las rodillas y tobillos también es buena idea, solo hay que buscar un punto de apoyo en la pileta. Aprovechando tal punto de apoyo, sería buena idea aplicar elevaciones laterales y frontales. Para la buena ejecución de esta rutina, lo mejor es pedir ayuda a alguien para que las haga junto a nosotros, tal vez sobrinos, nietos o hermanos, para que la experiencia sea más divertida; en cuanto a las elevaciones, hay que procurar no doblar las rodillas, para que la resistencia esté más marcada.

Emulación de bicicleta. Para esto, hay que apoyarse en la orilla de la alberca, pero mirando hacia el centro de la pileta. Habiendo encontrado el punto de apoyo ideal y la comodidad, entonces pasamos a emular como si estuviéramos pedaleando una bicicleta. Este ejercicio fortalece las piernas y el tronco lateral del cuerpo. La otra variante de esta rutina es la patada trasera, que es muy similar al anterior ejercicio, solo que ahora, nos apoyamos de frente, dando la espalda al medio acuático. Hay muchas variantes para hacer la patada trasera o simulando la bicicleta, ayudándonos de elementos flotantes, haciendo aún más divertida la experiencia.

Círculos con piernas y brazos. Estando en posición horizontal y bocabajo (es posible que se necesite ayuda), movemos piernas y brazos en forma de círculos y al mismo tiempo.

Brazadas. Esta rutina resulta algo extenuante incluso para los más acostumbrados a esta clase de ejercicios. Con ayuda de una tabla o espuma flotante, la cual nos la pondremos entre las piernas, solo ahora nos resta hacer el esfuerzo con los puros brazos, sin mover nada más.

Ejercicios en piscina con pelota. Agarrando una pelota, la ponemos justo arriba de la cabeza, moviéndola hacia la derecha, luego a la izquierda, adelante y hacia atrás, por aproximadamente un minuto, descansamos otro y volvemos a repetir, con unas 10 repeticiones basta.

Los ejercicios anteriormente descritos, se recomiendan hacerlos con algún instructor y si no se puede, al menos con ayuda de una persona y así estar más seguros.

Relajación de espaldas. Solo nos ponemos a flotar en medio de la piscina bocarriba, relajándonos después de hacer las rutinas anteriores. Y por último, jugar, que haciendo esto, también se fortalecerá el cuerpo en todos sentidos, tonificará músculos y agilizará la mente. Esto último se puede hacer en solitario o con la pareja.