¿El intercambiador de calor es lo que necesitan para su piscina?

Piscina

El calentador de agua para albercas convencional es la opción más usada para mantener el agua a óptima temperatura para nadar, es decir, a 27 °C. Hay algunos casos donde esto no es una opción. Para ellos, los expertos recomiendan usar calderas hidrónicas con motor térmico e intercambiadores de calor indirecto, de modo que se transfiera el calor a la alberca sin afectar su composición química.

Con respecto al intercambiador, es asequible, fácil de instalar y ayuda en la importante tarea de controlar la temperatura del agua de la alberca para que la usen todo el año o realicen actividades importantes y redituables, como hidroterapias, clases de natación, entre otras. Si lo instalarán, hay aspectos que necesitan conocer y que mencionaremos en esta publicación.

El intercambiador de calor: componentes y funcionamiento

Este sistema para calentar una alberca no es habitual, pero calienta el agua de forma eficiente gracias a sus circuitos de circulación de agua. Uno de ellos es un componente primario, diseñado para llevar el líquido procedente de la caldera hasta la piscina. El otro es un componente secundario que realiza el movimiento contrario, por lo que es un proceso cíclico. Ambos son paralelos y el primero transfiere el calor al segundo.

Su instalación se realiza en un muro fijo, ya sea en posición vertical u horizontal. En el primer caso, se tendrá que colocar a dos ciclos: a la caldera y a la bomba de la piscina. Hay dos tipos que se diferencian por la forma en que transmiten el calor:

  • Intercambiadores por conducción del fluido. La transmisión del calor se lleva a cabo por medio de la pared del tubo.
  • Intercambiadores por convección del fluido. En este caso, el calor se mueve por medio del movimiento del líquido.

Como mencionamos, es necesario contar con una caldera para instalar el intercambiador y omitir la adquisición de un calentador de agua para albercas convencional. Es importante que esta se instale cerca de la piscina y su función es alimentar al intercambiador, aunque sí su potencia es insuficiente, no cumplirá con su objetivo. Por tal motivo, es importante la asesoría de un experto para garantizar la compatibilidad de ambos componentes.

La cercanía de la caldera y la piscina es importante para evitar pérdidas notables en la transferencia del calor. Mientras más cerca mejor, aunque asegúrense que se ubique en un lugar seguro para evitar el contacto con niños o mascotas y con ello daños en el sistema o accidentes.

Ventajas al elegir el intercambiador correcto

Al igual que cualquier calentador de agua para albercas, el dimensionamiento del intercambiador de calor es importante. La potencia requerida varía según el tiempo de calentamiento de la piscina y las dimensiones de esta. Según su potencia, varía su precio, consumo y volumen. Si el tamaño de alberca es menor que 50 m3, se recomienda una potencia de 20 kW. Si es menor que 100 m2, opten por una potencia de 40 kW. Por último, si es menor que 200 m3, elijan una potencia menor que 70 kW.

Si eligen bien este tipo de calentador de agua para piscinas, obtendrán varios beneficios. Los más notables son su eficiencia y alta fiabilidad. Aumenta la temperatura de forma rápida para baños espontáneos con buen clima y es excelente opción para usuarios que no tienen mucho tiempo. Funciona bien en cualquier tipo de alberca y es asequible. Su peso es ligero y su tamaño compacto, por lo que su instalación rápida y sencilla, a diferencia de otros sistemas de calefacción.

Usualmente, se fabrica con acero inoxidable, aunque hay ejemplares especiales de plástico. Funciona adecuadamente incluso en albercas con minerales, algo ideal para spas. Hay ejemplares que calientan el agua hasta tres veces más rápido y su desmontaje es sencillo para realizar limpieza y mantenimiento. No solo funcionan bien con calderas de gas natural, igual con gas LP y biomasa.

Adquieran un intercambiador con H2O TEK

Si necesitan un intercambiador de calor de calidad y para cualquier tamaño de piscina, adquieran los modelos que ofrecemos de la marca Raypak. Se fabrican con acero inoxidable y su diseño es eficiente para trabajar con altos flujos que tengan bajas caídas de presión. Las capacidades que manejamos son ideales para hidromasajes e, incluso, albercas olímpicas. Su tamaño es compacto y ahorra espacio valioso.

Su diseño es robusto, compacto y de tubo ondulado helicoidal y está pensado para altos flujos de líquido y variaciones de baja temperatura. El intercambiador está totalmente soldado e integra una aleación austenítica que es ideal para aplicaciones marinas. Funciona bien en albercas con agua salada y altas concentraciones de cloro. Para este último caso, se recomienda un ejemplar con superaleación CR24.

Se trata de un producto con garantía y fabricado por una de las mejores empresas de productos para calentar agua, con más de 60 años de experiencia. Les ayudará a disfrutar su piscina en cualquier época del año. En caso de requerir más información acerca de nuestros intercambiadores o de nuestro servicio de instalación de calentadores, marquen al 800 9 H2O TEK (800 9426 835), llenen el formulario disponible en nuestro sitio web o envíen un correo a la dirección: info@h2otek.com.