El estudio de Jari A. Laukkanen sobre los efectos de las saunas para la salud

En los últimos años se ha observado una tendencia de personas con riesgos de problemas cardiovasculares o enfermedad coronaria que recurren a los baños de vapor para mejorar su salud, lo que se debe a un rumor acerca de su efectividad para tratar dichas dolencias. Antes de comprar generadores de vapor para baño para construir su propia sauna, les diremos una investigación interesante que corrobora sus efectos en la salud.

 

 

La sauna y sus efectos para la salud

Los baños de vapor no son únicamente para obligar a sudar al cuerpo. Se trata de alternativas a la medicina convencional que son complementos para mejorar la calidad de vida. Muchas personas los relacionan con efectos adelgazantes. En este caso, se trata de un mito. La verdad es que la alta temperatura durante las sesiones provoca pérdidas notables de agua, por lo que se bajan algunos gramos de peso, aunque no es un efecto duradero.

Lo anterior no significa que no funcionen. En realidad, los generadores de vapor para baño ofrecen muchos beneficios para la salud, por ejemplo, mejoran el aspecto de la epidermis, eliminan toxinas a través del sudor y aumentan la circulación sanguínea. En este último beneficio, funcionan como una medida preventiva altamente efectiva, aunque igual se reportan beneficios en personas con problemas cardiacos.

La ciencia respalda lo anterior. Por ejemplo, hay una investigación que sugiere que las personas que utilizan regularmente el baño de vapor tienen menos probabilidades de sufrir un problema cardiovascular fatal. Este fue publicado en la revista digital Archives of Internal Medicine. Si bien abundan los estudios acerca de los efectos positivos para las funciones circulatorias de las saunas, no hay alguno que afirme que las sesiones de vapor se relacionan con los riesgos de muertes cardiacas súbitas o problemas cardiovasculares fatales.

El estudio de Jari A. Laukkanen

Un investigador de la Universidad del Este de Finlandia, Jari a. Laukkanen, se dio a la tarea de estudiar junto con un equipo de especialistas las relaciones entre los baños realizados con generadores de vapor y los siguientes problemas de salud:

  • Riesgos de muertes súbitas cardiacas.
  • Muertes por otras causas.
  • Enfermedades crónicas cardiovasculares.
  • Enfermedad coronaria mortal.

Los expertos tomaron una muestra de 2,315 personas del este de su país cuya edad oscilaba entre 40 y 60 años. A los participantes se les dio seguimiento durante más de 20 años y, tras ello se obtuvieron los siguientes resultados:

  • Muertes súbitas cardiacas: 190 casos.
  • Muertes por otras causas: 929 casos.
  • Muertes por enfermedades cardiovasculares mortales: 407 casos.
  • Muertes por enfermedad coronaria mortal: 281 casos.

Los investigadores concluyeron que, en comparación con las personas que realizaban una sesión de vapor a la semana, aquellas que tomaban entre cinco y siete baños tenían un 63% menos de sufrir muerte súbita cardiaca, mientras que quienes el porcentaje era 22% menor en quienes tomaban dos o tres sesiones semanales.

En el caso de las enfermedades cardiovasculares mortales, las personas que realizaban de cinco a siete sesiones semanales tuvieron un 48% menos de probabilidades y aquellas que tomaban baños entre dos y tres días a la semana tenían un 23% en comparación con quienes lo hacían una vez por semana.

Con respecto a las muertes por enfermedad coronaria mortal, las personas que realizaban entre cinco y siete sesiones semanales tenían 50% menos probabilidades y aquellas que lo hacían entre dos y tres veces a la semana tenían un 27% menos en comparación con quienes realizan una sesión semanal. Por último, en el caso de muertes por diversas causas.

Ahora bien, las personas que murieron por diversas causas igual fueron analizadas. La utilización de los baños de vapor entre cuatro y siete veces a la semana se relaciona con un riesgo de 40% menos de muertes y, entre dos y tres sesiones semanales se asoció con un 24% tomando como referencia los casos de personas que tomaban una sesión a la semana.

A simple vista, esto parece demostrar que, mientras más sesiones de vapor haya, menores serán los riesgos de morir por los cuatro tipos de causas, lo que llevaría a muchas personas a interesarse en invertir en baños de vapor. Antes de tomar esa decisión, hay otros datos interesantes acerca de este estudio que deben conocer, como aquel que se refiere al tiempo usado por cada sesión.

Aquellas personas que tomaban baños entre once y 19 minutos aproximadamente tenían 7% menos riesgos de muerte súbita cardiaca y quienes usaban la sauna por más de 19 minutos tenían hasta 52% menos en comparación con las personas que realizaban sesiones durante menos de 11 minutos.

Asociaciones de este tipo abundan en la investigación de Laukkanen, especialmente en los casos de enfermedad coronaria letal y enfermedades cardiovasculares mortales. En el caso de muertes por varias causas, no hay mucha información en ella. Pese a las evidencias, los investigadores expusieron la necesidad de más investigaciones para comprender el mecanismo que relaciona a los baños de vapor con la salud cardiovascular.

Si están convencidos de esta investigación y desean instalar comprar generadores de vapor para baño, contáctennos al 800 9 H2O TEK (800 9426 835) o llenen nuestro formulario.