Deshumidificador para impedir expansión de humedad en la estructura de la edificación

deshumidificadores

Una de las cosas más complicadas dentro de la construcción es encontrar materiales que se embonen perfectamente a una estructura, y adivinar cómo se van a comportar los factores climáticos exteriores, microclimáticos y la naturaleza de la región, para que la estructura no se vea eventualmente afectada por índices de humedad. Algunas veces se ha tenido que sacrificar la estética de una parte de la vivienda, para proveerle más funcionalidad ante dichos factores imponderables.

El uso de arcilla y el ladrillo en general para la estructura de cualquier edificio, es el más usado por sus bondades térmicas en épocas de calor y frío. Sin embargo, este tipo de material poroso también cuenta con la particularidad de absorción de agua con mucha facilidad, teniendo que construir placas de revestimientos a su alrededor, para un mejor aguante ante cualquier inclemencia climática. En ese sentido, también se exhorta a la instalación de deshumidificadores caseros o industriales para prolongar la vida útil del material, sobre todo en épocas de mucha lluvia.

Además, el proceso natural en el que son hechos los ladrillos, sus características de porosidad darían lugar a la formación de microorganismos derivados de la saturación atmosférica excesiva, afectando así, aún más seriamente a la estructura como tal. Esto llevará a constantes y costosas labores de mantenimiento, por lo que, al momento de adquirir una vivienda, no sería mala idea fijarse en este aspecto que estamos contando.

De no cuidar esto, es probable que, durante el primer año de construcción, la casa o edificio sufra de expansión en sus materiales por causa de la humedad, llevando a las infames grietas y fisuras, teniendo que ejecutar maniobras correctivas para reparar el daño y a su vez, reducir los niveles de saturación atmosférica para que los materiales no sigan absorbiendo agua, siendo los desecantes la mejor opción.

También es cierto que existen otros factores que propician la expansión de piezas cerámicas dentro de una edificación, como la temperatura de cocción, la espera de puesta en obra del proyecto y las constantes fluctuaciones de humedad en el medio ambiente. En ese sentido, se debe conocer a profundidad el valor de expansión de los materiales, con los cálculos de morteros y distancias en las juntas para disminuir los daños en el proceso de cerámica.

En todo entorno donde haya presencia clave de saturación atmosférica excesiva, siempre será recomendable el uso de sistemas deshumidificadores para aminorar los niveles en una determinada edificación a punto de entregar. Por ello, será esencial la inclusión de barreras protectoras o en su defecto, impermeabilizantes para techos de primera calidad.

Cuando los daños estructurales se presentan de manera longitudinal, se pone en riesgo el soporte estructural de una habitación, ya que los ladrillos o cerámica, están inherentemente embebidos a esos soportes. Cuando se deja tanto tiempo a la humedad incidir en este aspecto, la reparación se vuelve más relevante que ninguna otra cosa de la vivienda.

Asimismo, hay que estar atentos a los abombamientos que pudieran ocurrir en las caras externas del centro de un muro, porque si se llega a superar la carga de desplazamiento, las grietas verticales serán bastante claras. Por otro lado, si se nota la carga de manera horizontal a mitad de la pared, las grietas serán visibles en las esquinas donde el movimiento está impedido.

Dentro de los cálculos, es importante que se consideren las expansiones por humedad, con la correcta colocación de las juntas y el uso de morteros mixtos. Cuestiones técnicas que todo constructor debería conocer. Lo que tal vez no alcance a discernir muy bien, es la utilidad de los mecanismos desecantes portátiles o industriales, que sirven para tener precauciones de la puesta en obra, para minimizar los riesgos inherentes en el proceso de edificación.

Igualmente, es necesario proteger los elementos cerámicos con elementos de revestimientos para repeler cualquier amenaza de agua en esos materiales. La ventilación será fundamental para garantizar los procesos de construcción, y así, acabar a tiempo el proyecto.