Deshumidificador para evitar corrosión por alta humedad en equipo y armamento militar

deshumidificador

La conservación de equipo militar puede ser muy costoso o tremendamente ahorrativo, dependiendo de las condiciones en que están almacenados los vehículos, armamento y municiones que usa el ejército o la misma policía. De hecho, la Guardia Nacional estadounidense, ha hecho estudios donde indica una alta inversión para el control de humedad en estos menesteres. Y los mismos entes, a través de eventuales proyectos de control micro-climático en sus armerías, almacenes y depósitos, han logrado amortizar en meses, la inversión que se hacen en esos equipos.

No cabe duda que el deshumidificador y otros sistemas desecantes comerciales o industriales, han hecho grandes labores para beneficios de los entes gubernamentales y/o privados en cuestiones armamentistas para el ejército. Como ejemplo están todos los vehículos en los cuales se incluyen tanques, que han logrado propiciar entornos con humedad controlada, donde los sistemas de desecación, se encargan de proteger de la corrosión a todos esos componentes valiosos, como sensores, paneles de control, radares, puestos de mando y otros sistemas más, que son muy importantes para el ejército y la marina.

Más aún la importancia de proteger equipo esencial en vehículos o establecimientos navales, donde las condiciones húmedas y salinas son más extremas para armas, municiones y demás equipos. En estos lugares, el control de humedad y temperatura a través de deshumidificadores y otras tecnologías, debe ser en todo momento, con los mejores sistemas del mercado.

Por otro lado, los hangares que guardan aviones y otros artefactos, la humedad supone un problema también, incluso en climas desérticos, donde la condensación aparece en las noches y hasta las primeras horas de la mañana. En ese sentido, acudir a sistemas de deshumidificación así como ventilación, es fundamental, considerando todo lo que se almacena en esos lugares.

Tampoco hay que olvidar las tareas inherentes de técnicos y trabajadores de pintura, que en todo momento deben dar un toque a vehículos, aeronaves e incluso a otros componentes que se poseen en bodegas y hangares del ejército y marina. Por ejemplo, para aplicación de pintura en la infraestructura, hay que propiciar las mejores condiciones para que esta tarea se lleve a cabo y sin ninguna clase de contratiempo; la humedad y temperatura mal controlada, puede ser un factor determinante en la calidad del trabajo en la aplicación de las pinturas sobre las superficies, eso es una realidad. Igualmente para asegurar una labor sin peligro para los trabajadores en esta clase de labor, hay que pensar en la purificación del aire en el lugar, para erradicar cualquier tipo de solvente que sea insalubre para las vías respiratorias de las personas que trabajen en el ejército.

Breve historia de la desecación en artículos militares

Desde los años cincuenta, el ejército norteamericano habría encontrado una forma de salvaguardar sus recursos para la máxima conservación posible de estos, incluso después de haber culminado algunos conflictos. A esta técnica se le llama: almacenamiento de aire seco. El resultado: millones de dólares en ahorro.

Posteriormente en los setenta, Europa y sus organizaciones militares, más propiamente escandinavas, serían los precursores en el uso de sistemas y mecanismos deshumidificadores, para el almacenamiento y protección adecuada de recursos e insumos militares, incluso cuando hubiera actividad en sí. Esto supondría un ahorro sustancial de dinero y tiempo para dichos grupos, con el solo uso de tales dispositivos.

Importancia del deshumidificador en equipo militar en tiempos modernos

La sensibilidad a la corrosión es real en esta clase de maquinaria, armas y componentes, y más con la creación de artilugios más pequeños y livianos, que son todavía más susceptibles a la corrosión, debido a los metales ferrosos cuya reacción a la humedad solo catalizan aún más al proceso de la saturación.

Tal vez algunos componentes militares cuentan con materiales hechos para resistir toda clase de condiciones, como los de la industria aeroespacial. Todavía así, hay que estar al tanto de esos equipos valiosos.