Control de humedad con humidificador en naves industriales y talleres de pintura automotriz

Humidificadores

Beneficios de la deshumidificación en plataformas de lijado y cabinas de recubrimiento

Los niveles de humedad constantemente permean de arriba hacia abajo en entornos de trabajo industriales, y más cuando hay sistemas de climatización que inciden a veces de manera inadecuada en dichos ambientes. Controlar la saturación atmosférica en cabinas de pintura y talleres para retoque de piezas automotrices, es esencial desde cualquier aspecto técnico y económico.

Una de las razones principales en el rechazo de partes de automóvil, es porque hay una deficiencia en la calidad de su acabado y pintura, esto es porque las partículas de polvo se asientan en dichas superficies, y por más mínimas e imperceptibles que estas sean, si se recubren sobre ellas, es probable que no pasen la prueba de calidad e incluso haya devoluciones por parte de clientes importantes, provocando pérdidas de tiempo y recursos.

Humidificadores y otros sistemas similares, se pueden encargar de propiciar el microclima adecuado para los talleres donde se ejecuta tan importante labor, asegurando las piezas que estén libres de cualquier mota de polvo.

Por otro lado, también existe el riesgo de pérdida de pintura, por una eventual evaporación de la misma por niveles de sequedad incómodos e inapropiados. En ese sentido, para evitar que no haya mermas de dicha herramienta de trabajo, es de suma importancia que en el lugar haya una humedad relativa de por lo menos el 70%. Sin lugar a dudas, los costos se verán reducidos al cuidar la mayor parte de la pintura que se emplea para el recubrimiento de piezas automotrices.

El humidificador también tiene la facultad para ayudar en las plataformas de lijado automotriz. Es natural que en estas zonas, repentinamente aparezcan cargas estáticas del aire que circula alrededor. Entonces, solo al mantener el ambiente con una humedad relativa del 55%, sería suficiente para reducir las cargas eléctricas. Esto hará que el polvo generado posea una carga estática casi igual al de la carrocería del coche, causando una fluidez del polvo por la superficie, en vez de que sea atraída hacia la misma y se asiente; esto de manera benéfica, llevará a reducciones de tiempo en el lijado, al mismo tiempo que se notará un incremento de calidad en el acabado de autopartes.

Al final de la fabricación del automóvil, se hacen testeos para observar cómo funcionan bajo determinadas condiciones, y corregir algunas fallas en caso de que se presenten. Por ejemplo, se puede emplear el humidificador, para propiciar un ambiente de humedad y estrés térmico, para checar las características funcionales de los automotores. Con el control higrométrico, se desarrollan condiciones específicas para el monitoreo.

Es necesario saber aprovechar las tecnologías de climatización, para beneficio de la productividad laboral y el máximo aprovechamiento de los recursos. De hecho, en las plataformas de inspección, que normalmente tienen una temperatura de 30°C con una humedad relativa del 20%, al usar los sistemas de humidificación, podrán evitar el estrés térmico y enfriar el ambiente de manera apropiada, que lleven como máximo a una temperatura de 21°C, con una saturación atmosférica del 60% o más.

La inclusión de humidificadores en cabinas o áreas de pinturas y acabados, acarrean varios beneficios como: optimización de las condiciones para que los acabados de pintura y lijado sean de primera calidad. Asimismo, se evitará una premura y disparidad en el proceso de secado, que obviamente llevará a que la pintura se adhiera perfectamente a las superficies de los automotores y piezas automotrices en general. Los acabados serán de primera, y así no habrá devoluciones por defectos de producto. Además, de que propician un ambiente laboral de lo más seguro y confortable, para garantizar la productividad de técnicos, ingenieros y administrativos.