Consejos prácticos para ahorrar dinero en el uso de agua caliente y las ventajas de comprar un boiler eléctrico híbrido para el hogar

boiler

No hay nada como darse una ducha con agua caliente y más en temporadas de frío, y qué más quisiéramos que estuviera disponible las 24 horas, todos los días del año, o bueno, al menos la mayor parte de este, sin embargo programarlo conlleva un gasto energético importante.

Ahorrar dinero en el uso de nuestros aparatos caseros, es algo que siempre vamos a estar buscando, y más en estos tiempos donde el costo del gas y electricidad pueden ir incrementándose con el pasar del tiempo. Es por ello que a continuación describiremos algunos puntos que servirán como consejos para ahorrar en energía eléctrica o gas.

Beneficios económicos al comprar un boiler eléctrico híbrido

Podrás ahorrar hasta más de $6,500.00 pesos anuales (puede variar con respecto al dólar). Así es, instalar y poner a funcionar un calentador eléctrico híbrido de buena calidad, te podrá permitir ahorrar una buena cantidad de dinero, al menos comparado con los sistemas convencionales que solo funcionan con electricidad o gas.

También su eficiencia está comprobada por la rapidez con que calienta el agua, y no tener que esperar mucho tiempo para que esta alcance su temperatura ideal, y más en épocas invernales. Dependiendo del modelo y la marca que compres, entre mejor sea, te puede calentar hasta 276 litros de agua, o incluso hasta 325 litros durante la primera hora.

Igualmente, busca una unidad que posea un rendimiento en su compresor y bomba de calor; entre mejores sean estos elementos, el ahorro de combustible y electricidad puede significar mucho. Precisamente un boiler-calentador de agua híbrido con bomba de calor ultra eficiente Rheem, proporciona tales características favorables.

La importancia de ahorrar agua caliente a través del mantenimiento de calentadores de agua y grifos

Algo común que nos hace desperdiciar agua, es el mal estado en que pueden estar los grifos y llaves que están en los lavabos, lavaderos y regaderas. No solo nos genera más gasto en el consumo del agua, sino del gas y electricidad también. Es preponderante darle el mantenimiento, ajustando o incluso sustituyendo algunos aditamentos que estén descompuestos. Asimismo, sería buena idea replantear la idea de cambiar llaves y grifos por otros que sean más ahorradores, que dosifiquen el consumo del agua y por ende, del gas y electricidad.

Si al boiler no le damos el mantenimiento adecuado, no funcionará bien, y nos generará gastos energéticos importantes, es por ello que cada cierto tiempo, debemos checar que no haya obstrucciones en sus piezas, formación de sarro, oxidaciones y demás, que pongan en riesgo el buen funcionamiento, o incluso que lleve a accidentes. Llame al técnico especializado.

Usar racionalmente el agua caliente

Esto va para el ahorro de agua en general. Cuando nos estemos lavando los dientes, lo mejor es procurar cerrar la llave mientras lo estamos haciendo, o tal vez utilizar un vaso con agua para satisfacer tal necesidad. Asimismo, cuando nos estemos bañando, lo que se recomienda es cerrar los grifos cuando nos estemos enjabonando, y abrirlos cuando ya nos vayamos a enjuagar; si por alguna razón desde que abrimos la llave de la regadera, se tarda un poco en calentar, entonces podríamos poner alguna cubeta para que el agua del principio no se desperdicie, y así usarla para algún otro propósito. Si haces esto, ten por seguro que ahorrarás mucho en agua caliente.

Cuando estamos lavando los trastes, y más en temporadas de frío, es verdad que es muy molesto hacer tal acción con el agua fría, para esto solo hay que regularla con el agua caliente, y para ahorrar, se aconseja primero enjabonar los utensilios de cocina, y una vez que tengamos una acumulación de los mismos, entonces enjuagarlos al mismo tiempo; todo esto en caso de que no se cuente con lavavajillas.

Cuidado y mantenimiento a la caldera

Si contamos con caldera comunal, es esencial darle el mantenimiento que precisa, y hacerle saber a los vecinos acerca de la importancia, y más si este elemento lo usamos para obtener agua caliente y para los sistemas de calefacción del edificio.