Consejos para usar calentador de agua para alberca y jacuzzi exterior en invierno y temporadas frías

boiler

No es obligatorio que resguarde su piscina en invierno hasta la llegada del calor primaveral; no es necesario sacrificar el deporte y recreación que la natación proporciona a nuestras vidas. Asimismo, si cuenta con un spa o jacuzzi en su jardín, también los puede mantener cálidos para su placer; existen muchas opciones para utilizar esos medios.

Antes de pensar en usar las áreas acuáticas durante el frío invernal, lo primero que hay que preguntarnos es con cuánto disponemos para mantener la pileta en condiciones templadas, así como saber cuáles son las temperaturas normales en invierno, para calcular lo que necesitaríamos comprar. También hay que preguntarnos con qué frecuencia usaríamos el jacuzzi o la alberca en dichas temporadas. Ya una vez respondiendo a esas cuestiones, ahora sí veamos algunos consejos de uso y dispositivos que nos ayudan a tener una piscina activa.

Calefacción por demanda o recirculación de agua caliente

Un boiler con componentes eléctricos de alta calidad y con menos susceptibilidad a fallas, siempre será una buena opción para calentar cualquier zona acuática residencial e incluso institucional. En ese sentido, hay que decantarse por sistemas de acero inoxidable que posean una larga vida útil y por supuesto, con eficacia de calentamiento y eficiencia energética.

Un buen calentador de agua para jacuzzi deberá tener ciertas características que lo hagan único, como retardador de tiempo entre lo que se calienta el dispositivo y el viaje del flujo hacia la pileta, para evitar molestas burbujas de aire en el sistema cada vez que este se prenda. Igualmente deberá contar con resistencias y otros componentes eléctricos de uso rudo, límites de temperatura, sensores de flujo de agua, que trabaje a la par de una bomba de calor y hasta con un boiler solar para un mejor complemento, estructura de acero inoxidable, salidas adecuadas hacia el jacuzzi o alberca, display digital de fácil uso y lectura, entradas adecuadas para filtros con flujos mínimos, sujeción de calentador a nivel, entre otras características.

Mantas solares

Estos elementos son muy recomendables en temporadas invernales y en lugares con climas nublados. Guardan de forma satisfactoria la calefacción necesaria para el uso del medio acuático, teniendo la posibilidad de capturar el calor que normalmente se disipa a la atmosfera hasta en un 75%. Recordemos que durante la noche, la evaporización del agua es más notable, por lo que el potencial de ahorro energético es aún más.

Mantener la bomba de calor funcionando para la piscina

En regiones especialmente frías, donde hay posibilidad de congelamiento, es importante que la bomba de calor se mantenga funcionando como mínimo, 12 horas al día, y si se puede, hasta las 24 horas. De esa forma el agua no se congelará. Puede ser complicado estar vigilando el termómetro en todo momento, por lo que se podría automatizar la recirculación del agua, para un aseguramiento del agua templada.

Solo hay que tener en consideración actualizar o inclusive, reemplazar las bombas de calor que sean propensas a enfriarse mucho o congelarse, más propiamente en las bobinas del evaporador. En el mejor de los casos, estos dispositivos se apagan para evitar daños considerables en el sistema, pero lo mejor es que al adquirir estos mecanismos, se opte por bombas de calor que permitan un ciclo inverso en los flujos de agua, para que el serpentín del evaporador se descongele rápidamente, y así, que el dispositivo siga funcionando como siempre.

Asimismo, mantener las válvulas abiertas, permitirá un ciclo continuo del agua caliente, que no solo es necesario para el confort de las personas, sino para evitar daños por congelamiento en albercas y jacuzzis.

Cubrir y mantener la pileta en buen estado también ayuda mucho, maximizando el funcionamiento del calentador de agua para piscina. Hay que tener mucha limpieza e higiene en estos lugares tan importantes.