Consejos para un eficiente control de humedad en regiones saturadas con uso de ventilación y desecantes portátiles o fijos

deshumidificadores

El descuido de la humedad excesiva lleva a enfermedades crónicas respiratorias o incluso las empeora en aquellos que ya las padecen. Pareciera ser que algunas esporas de moho u otras manchitas similares pudieran ser inofensivas, pero cuando menos lo pensamos, ya están afectando a nuestros seres queridos y hasta mascotas.

Además, se ha comprobado que la saturación atmosférica muy elevada, incide en la operatividad o eficiencia de ciertos aparatos del hogar, como el aire acondicionado y la misma calefacción. Ahora, hay que recordar que el clima no es el único factor que incrementa la humidificación, sino también el humano mismo con todas sus actividades diarias en casa y oficina.

Los sistemas deshumidificadores son esenciales para el control ideal de excesivas partículas de agua en un entorno, pero también es fundamental tener una buena limpieza y sanitización del hogar, a fin de evitar la proliferación de microorganismos fúngicos en una zona altamente higroscópica.

Control de humedad y su relación con la salud

Los brotes de asma y alergias son comunes en áreas cerradas y con inadecuado microclima. Pacientes que ya tenían un control en sus afecciones respiratorias crónicas, han testimoniado que debido a presencia de moho, han vuelto a producir brotes de asma y alergias, que en mucho tiempo no habían tenido.

Generalmente, cuando se presentan síntomas como tos, estornudos y malestar general en el cuerpo de forma repentina, y no se les atribuye a una gripe convencional o similar, entonces es posible que se esté lidiando con una invasión de moho y ácaros de polvo. A veces es complicado determinar tal situación, puesto que los brotes de estos microorganismos apenas si se logran ver. Por ello hay que checar los puntos importantes donde pudiera haber focos de saturación, como baños y demás rincones.

Una pista clara, es la condición estructural de la casa u oficina. Si estos lugares se empiezan a deteriorar, es posible que se deba a la misma situación; la condensación es perjudicial para muros y techos. Además, si se nota presencia de plagas, es posible que se deba a la saturación atmosférica. En ese sentido, habrá que disponer de deshumidificadores portátiles o fijos, para control climático de zonas de riesgo.

La humedad alta puede dañar estructuras de madera, objetos valiosos y mampostería

El moho es altamente reproducible en estructuras higroscópicas como la madera, o cualquier objeto que esté hecho con dicho elemento. Muchas personas han sufrido viendo como libros o documentos valiosos en bibliotecas se han ido deteriorando, por no cuidar un aspecto tan básico como la condensación, llevando a costosas restauraciones de arte como cuadros y textos.

Al no poner atención a las mismas estructuras de madera y mampostería, se formarán hoyos y recovecos ideales para todo tipo de plagas de insectos o mamíferos pequeños. Esto no solo es peligroso para la salud de cualquiera, sino también resultará en un deterioro aún más marcado hacia la estructura de una casa o lugar de trabajo. Eso también se materializará en reparaciones costosas.

Para asegurar los materiales de los que disponemos en el hogar, es preciso que fortalezcamos esos puntos frágiles donde se da la mayor amenaza de saturación atmosférica, con adecuada ventilación y uso de desecantes portátiles.

La alta humedad no es exclusiva del verano

En invierno también se da tal situación, sobre todo en regiones donde cae aguanieve y las temperaturas exteriores descienden de manera notable. Esto resultará en problemas respiratorios, y al forzar la calefacción, los cambios abruptos pueden llevar a enfermedades. Lo mejor es que a través de ventilación y deshumidificadores, se controle la condensación, para que las mismas condiciones térmicas se equilibren.