Consejos para prevenir sedimentos en los calentadores de tanque comerciales

 

calderas

Los calentadores de agua son diseñados para durar entre ocho y doce años, sin embargo, puede prolongarse su vida útil e incluso duplicarse si aplican algunas acciones de mantenimiento. Ellas pueden ayudar a solucionar diversos problemas típicos, entre los que destaca la sedimentación. Muchas personas omiten este problema, que puede ocasionar problemas no solo en el boiler, también en otros elementos del suministro de agua del negocio.

Es importante eliminar los sedimentos y definirlo en sus programas de mantenimiento. En algunos casos se requieren acciones sencillas y en otras medidas más complejas como la compra de ciertos equipos. Con el fin de ayudarles les diremos en esta publicación cómo evitar las consecuencias de los depósitos e incrustaciones.

¿Qué problemas causan las sedimentaciones?

Todos los dueños de negocios desean incrementar la vida útil de sus calentadores para no dejar de disfrutar sus beneficios, sin embargo, pocos se comprometen con su cuidado. Muchos se confían y creen que sus equipos durarán muchos años porque son de marcas reconocidas como Rheem o Raypak, sin embargo, no son invulnerables y tarde o temprano pueden dañarse de forma permanente, lo que los obligará a comprar un ejemplar de forma prematura.

Acciones sencillas, por ejemplo, enjuagar el tanque de los calentadores de agua, pueden incrementar su vida útil. Existen otros aspectos que muchos desconocen, pero que repercuten en el funcionamiento de los equipos. Uno de ellos es la presencia de agua dura. Pero ¿en qué consiste? Se trata de agua con altos niveles de calcio y magnesio, que varían según la zona donde estén establecidos. Es un problema común en nuestro país y bastante perjudicial para los calentadores, ya que a medida que el agua es calentada se forman sedimentos a partir de los minerales.

Deben saber que el agua dura posee una alta cantidad de minerales disueltos. Comúnmente es suave cuando se precipita, pero adquiere dureza cuando tiene contacto con el suelo. Si cae en una zona con rocas porosas, como las piedras calizas, penetra en el suelo y entra en un proceso de filtración donde recoge y disuelve partículas, especialmente de magnesio y calcio, lo que le confiere su dureza.

Cuando el sedimento llega al calentador se acumula en el fondo del tanque y puede introducirse en el suministro de agua, lo que puede causar muchos problemas sin importar la forma en que los boilers industriales acumulen el sedimento. Algunos de ellos son la pérdida de eficiencia del equipo debido al cubrimiento del quemador en los ejemplares de gas o del elemento de calentamiento inferior en los ejemplares eléctricos.

Cuando se aísla el líquido de la fuente de calor, pueden calentarse excesivamente el fondo del tanque, lo que deriva en daños del revestimiento y debilitamiento del tanque. Tal situación puede causar una fuga irreparable a medida que el tanque se corroe de adentro hacia afuera. Existen otros problemas que puede causar el agua dura, entre los que destacan los siguientes:

  • Bloqueo de válvulas.
  • Obstrucción o disminución del diámetro de las tuberías.
  • Pérdida de eficiencia de equipos electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas.
  • Incrementos en el consumo de electricidad o gas.
  • Acumulación de cal en tuberías, grifos, entre otros.

¿Cómo evitar la acumulación de sedimentos?

 La sedimentación es un problema frecuente en las instalaciones mexicanas, sin embargo, tiene solución si aplican algunos consejos para que su boiler se mantenga en óptimas condiciones. La acción más sencilla que pueden realizar es drenar la válvula de drenaje del calentador. Realícenlo al menos una o dos veces al año. En caso de que el líquido salga limpio, pueden cerrar la válvula y usar el equipo de forma habitual.

Si notan mucha suciedad, tienen que realizar una descarga completa. Otra acción útil es lavar el tanque una vez al año. Tienen que considerar que la corrosión es el principal peligro de los calentadores y puede aparecer por los depósitos. El problema deriva en fugas que no pueden repararse, por lo que serán orillados a adquirir un ejemplar nuevo.

Afortunadamente, los fabricantes diseñan los boilers para resistir la corrosión con el uso de revestimiento de vidrio y la instalación de varillas de ánodo en su interior, que se fabrican comúnmente de magnesio, zinc o aluminio. Las barras de ánodo se diseñan para descomponerse a través de un proceso conocido como electrólisis y evita que se dañe el tanque de acero.

Cuando la corrosión la carcome por completo, el tanque comenzará a quebrarse, sin embargo, pueden evitarlo si reemplazan la varilla. Para mantener a salvo el tanque de su unidad, revisen de forma anual la varilla del ánodo y sustitúyanla si notan que está carcomida. Existen algunos ejemplares que integran dos varillas para incrementar su protección.

En algunas zonas el agua tiene niveles de dureza bastante altos, por lo que las medidas señaladas pueden no ser tan efectivas. En tales casos será necesario el uso de un ablandador. Se trata de un sistema de filtración para toda la instalación cuyo fin es eliminar los minerales de magnesio y calcio. Esto lo realiza mediante un proceso conocido como intercambio iónico.

Es importante su instalación, ya que el agua altamente dura puede dañar no solo los elementos señalados, también resecar la piel y el cabello. El ablandador evitará que reemplacen su calentador prematuramente y la realización de limpiezas de residuos en forma de cal. Se trata de una excelente manera de ahorrar dinero, agua, energía y proteger toda su instalación.

El agua dura puede destruir los equipos de agua caliente. Cuanto mayor sea la temperatura del agua, más calcio y magnesio se solidificarán y endurecerán en depósitos sólidos dentro del calentador de agua caliente. Deben saber que a medida que el calentador incrementa la temperatura del agua y el tanque se expande, inicia un proceso de agrietamiento y estiramiento de los residuos calcificados con costras. Tal hecho es el responsable de que, al prender el equipo, se produzcan sonidos de palomitas de maíz.

Si usan agua caliente para lavar, tienen problemas con la dureza del suministro y no poseen un ablandador, su ropa requerirá detergente adicional para que luzca limpia. También pueden mancharse y rayarse sus platos cuando los lavan. Gastarán demasiado tiempo y dinero en intentar solucionar los efectos dañinos del agua dura, por tal motivo es preferible que los prevengan.

Esperamos que las medidas enlistadas les resulten útiles. En caso de que su equipo resulte dañado y necesiten un ejemplar nuevo y de marca, contacten a los expertos de H2O TEK. Tenemos calentadores de agua de marcas reconocidas como Raypak y Rheem, con garantías y en diversos modelos. Para más información, marquen al 800 9 H2O TEK (800 942 6835) o visiten nuestras sucursales en Monterrey, CDMX, Cancún y Guadalajara.