Componentes económicamente más relevantes en el boiler con redes domésticas, comerciales e industriales

boiler

Tipos de eficiencias energéticas dentro de la caldera

Para el buen uso de calderas en un determinado entorno, y para la busca de la verdadera eficiencia energética y el ahorro en costos de operación, existen cálculos directos e indirectos, donde concurren ciertos paralelismos entre ambos métodos, que llegan a una diferenciación de sus valores.

Por ejemplo, dentro del método directo, se deben tener en cuenta ciertos parámetros, como cantidad de vapor generado, entalpía del vapor, entalpía del agua y el valor calorífico bruto del combustible. El método indirecto atribuye a la averiguación de las pérdidas individuales de un sistema de caldeo, generalmente calculadas por medidas separadas, para mediante una resta del 100% a todas las pérdidas sumadas, lleve a un resultado de eficiencia final; un cálculo que deberá ajustarse a las normativas en vigor.

Dichos procedimientos ayudan bastante para calcular la eficiencia energética del boiler industrial o comercial. Pero como todo, existen ventajas y desventajas asociadas a los mismos. La eficiencia directa proporciona el valor de pérdida global, además de valores más cercanos a la realidad en cuanto a pérdidas de radiación, entre otros parámetros más. El método indirecto puede proporcionar valores -quizás no tan confiables como el cálculo directo-, y, asimismo, otorga las posibles fuentes de generación de esas pérdidas, ayudando a los técnicos, a poder minimizar esos fallos de forma rápida. Cada método posee lo suyo.

Componentes de boiler industrial o comercial esenciales en la mejora energética eficiente

Los circuitos de intercambio. Fundamentalmente, la parte importante de un sistema de caldeo, consta de un par de circuitos, los cuales intercambian el calor entre sí. Un circuito es de agua y otro es de combustión. Necesario recalcar, la importancia de tomar en cuenta estos componentes, cada uno por separado, para poder en su momento, corregir los errores en cuanto a gasto energético, o mejor aún, prevenir situaciones de eficiencia y más que nada, de seguridad para operarios y trabajadores entorno a estas estructuras en naves industriales, complejos comerciales y a nivel doméstico.

Para empezar, dentro del circuito de agua, existe el sistema de alimentación, con sus respectivos componentes para contener el nivel mínimo de agua, y asegurar la operatividad integral de esa parte de la caldera. Asimismo, existen los dispositivos para gestionar la mineralización del agua y prevenir durezas, teniendo en cuenta también, la remoción de lodos dañinos para la estructura. Aunado a todo eso, están los depósitos acumuladores y para condensados -retorno-, sumamente necesarios para el almacenamiento de agua para uso rápido, y para recuperar el vapor y canalizarlo hacia la alimentación del circuito. Tener todos estos componentes en buen estado, con sus debidos mantenimientos, habrá una puesta en punto de la caldera en todo momento.

En el circuito de combustión, un componente fundamental se halla en tanques y filtros; los primeros son los receptores de los combustibles, previamente depurados de impurezas por la filtración. Igualmente, las válvulas trabajan para regular o interrumpir el flujo del combustible, donde los precalentadores fungen como minimizadores de la viscosidad de aquellos combustibles con más pesadez. Para alimentar al quemador, las bombas de inyección son las indicadas. Por último, los quemadores.

Los quemadores del boiler doméstico o industrial, deben mantenerse siempre en buen estado, pues son los encargados del abastecimiento del combustible para su quema posterior en la cámara de combustión. Además, aporta el aire precisado en esa misma cámara, con una combinación balanceada entre el combustible y el aire. El quemador del sistema de caldeo, es el encargado de prender la llama, y mantenerla encendida, mientras se quema la mezcla. Y quizás la función más importante, la de hacer circular los humos derivados de la combustión, hacia la salida de humos, con certeza de que no haya una interrupción que ponga en peligro el sistema.