Comodidad climática con nebulizador para espacios industriales y humidificador para áreas comerciales y domésticas

humidificadores

La eficiencia energética va estrechamente ligada al confort térmico, dentro de cualquier edificio, grande o chico. Por lo regular, para refrescar y purificar un espacio muy grande, como naves industriales, es preciso el uso del nebulizador industrial, para que alcance a llegar a todas las estancias de un complejo como tal. En el caso del hogar y establecimientos comerciales más pequeños, la inclusión de humidificadores es esencial para percibir los mismos efectos. En ese sentido, los parámetros en interiores se deben considerar en todo momento, sobre todo al tratarse de la salud de las personas.

Un balance térmico y húmedo, garantizará una respiración ideal, tanto de las vías respiratorias como del órgano más extenso del cuerpo humano, la piel. Medir el nivel de vaporización dentro de un espacio confinado, nos hará darnos cuenta de la alta saturación atmosférica y las condiciones de temperatura, antes de tener que entrar en un estado de sudoración que nos haga perder niveles de hidratación básicos para nuestro organismo. Incluso los golpes de calor se pueden dar en espacios cerrados, si no se tiene en cuenta la temperatura, ventilación y humidificación.

Lo que nos puede ayudar, es tener higrómetros y termómetros para medir las condiciones, y, en consecuencia, manejar el aire acondicionado como mejor convenga. En épocas de calor, la humedad relativa debería estar entre el 45% y 60%, con una fluctuación térmica que no sobrepase los 25 grados centígrados, ni se vaya por debajo de los 23 grados Celsius. Es ahí donde entra la importancia de tener un buen humidificador para el hogar o lugar de trabajo.

Al pasar gran parte del día en lugares cerrados, alternando entre el lugar de trabajo y el hogar, es natural que una de las prioridades sea alcanzar el óptimo nivel de confort dentro de cualquier recinto. Los parámetros de humedad, temperatura y presión atmosférica deben mostrarse equilibrados, con sus mediciones correspondientes. Por ello las organizaciones ambientales y de seguridad, siempre serán enfáticos en la consecución de un aire puro, donde la humedad y el trabajo del nebulizador y desecante, juegan un papel fundamental.

El máximo de porcentaje de humedad es del 60%, no más, para evitar condensaciones que lleven a proliferación de moho y otros microorganismos, que son sus solas esporas, son capaces de propiciar y agravar las alergias y otras condiciones respiratorias en pacientes con dichas enfermedades.

Volviendo a repetir, los higrómetros son dispositivos digitalizados de alta precisión, algunos evolucionados para caber en el bolsillo para llevarlo a todas partes, y asegurarnos el balance térmico dado primordialmente por una humedad adecuada. Todo entorno tiene que estar en perfectas condiciones, ya sea para mejorar las condiciones laborales, o para una sana convivencia en el hogar.

Comprar un excelente nebulizador o humidificador y al mismo tiempo, un muy buen higrómetro que permita la medición exacta de saturación atmosférica con todo y punto de rocío, e incluso con fecha y tiempos de registro, podrá otorgar los registros de información debidamente almacenados, para el seguimiento de lo que sucede sistemáticamente en un entorno. Esto nos ayudará para instalar la mejor climatización, aprovechando cabalmente la eficiencia energética que cada aparato nos pueda ofrecer.

Ahora, los sistemas inteligentes de aire acondicionado, junto con los beneficios del humidificador o nebulizador, crea el ambiente saludable y confortable en cada habitación del hogar, así como en cada área de una nave industrial o comercial. Además, estos sistemas por su inteligencia, permiten un ahorro energético sin igual, porque no solo es echar el aire por parte de ventiladores, ni dar calefacción así nada más, sino aprovechar cada elemento de climatización de un complejo, con la extracción de humedad, y aprovechamiento de los filtros especiales para eliminar los contaminantes que se aglomeran a lo largo del día.

En cuanto a los cálculos en caudales de ventilación, así como la circulación de aire puro del exterior, y la eliminación del oxígeno viciado en interiores, pueden ser planeados por profesionales en el tema del HVAC.