Cómo cultivar berenjenas en casa de manera sencilla y práctica

humidificador

La importancia de la humedad en el crecimiento de la berenjena y uso de humidificador

La berenjena es un fruto que pertenece a las solanáceas y que su cultivo se da anualmente. Están estrechamente relacionadas con otros frutos como los jitomates y pimientos, y debido a su riqueza en antioxidantes debido a los flavonoides, esta se oxidará como si fuese una manzana inmediatamente de ser partida. Aunque en el pasado se le consideraba peligrosa, la realidad es que la berenjena es rica en nutrientes, además de antioxidante, algo muy bueno para la salud humana; aun así, se debe puntualizar que debido a sus alcaloides, no es nada bueno que este fruto se coma en crudo, ni mucho menos sus hojas, puede ser muy dañino para nosotros, por ello lo mejor es enfocarnos en cocer el fruto correctamente.

Si quieres hacer crecer este fruto en la comodidad del hogar, tienes que saber las condiciones que precisa, y como es originaria de Asia, más propiamente la India, entonces sabrás que su desarrollo necesita de suelos templados, radiación solar en cantidades importantes, así como una humedad alta. Ahora, veamos paso por paso como se cultiva una berenjena en el hogar.

Uso de humidificador para mantener húmeda la planta de berenjena

1.- Primero lo que debes hacer es cultivar mediante plántulas que se compran en cualquier vivero, o en su defecto, usar semillas de berenjena. Estas últimas se toman de frutos en plena madurez, luego se lavan muy bien con agua para remover la pulpa, para posteriormente secarlas y dejarlas reposar en papel por 3 días más o menos.

Usa un contenedor mediano y que preferencialmente sea de cerámica, después colocarás la tierra fértil, y harás un agujero que mida aproximadamente un centímetro y medio de profundidad, luego pones un par de semillas y los cubres completamente.

Ahora vendrá el proceso de germinación, y para que se logre lo mejor posible, tendrás que poner la maceta de cerámica en un lugar cálido y húmedo. Es importante que reciba mucha luz solar, por ello puedes ponerla a la intemperie o usar un pequeño invernadero en el patio de tu casa. También la humedad es esencial, a tal grado que la planta de la berenjena debe mantenerse húmeda al tacto; por ello aquí se podría usar un humidificador que trabaje por ciclos o como mejor convenga, la cuestión es que el germinado no debe nunca estar seco. Cuando pasen 10 semanas y notes que tus plantas han llegado hasta los 15 centímetros de altura, entonces procederemos a trasplantar (hazlo en condiciones ambientales cálidas y húmedas).

En esta etapa como en la anterior (germinado), se recomienda que utilices macetas de cerámica que posean una capacidad no menos de treinta litros, con un fondo de 25 cm aproximadamente. ¿Por qué no un contenedor de plástico? Porque a diferencia de este, la cerámica mantiene cálida la planta; asimismo podrá soportar mejor el peso de este fruto una vez que esté en plenitud. Además es preponderante que compres las macetas con las dimensiones que mencionamos, ya que la berenjena necesita de un amplio espacio para su crecimiento óptimo.

2.- Una vez que tengas los contenedores apropiados, en la etapa de trasplantación, mojarás la tierra para suavizarla, e inmediatamente coloca la plántula lo más derecha posible, para luego cubrirla con la demás tierra para estabilizarla, pero sin mucha presión para que la raíz no se dañe.

3.- Ahora, como en la etapa de germinado, también el contenido de la maceta precisará de una alta temperatura y luz solar, por ello coloca las plantas en el lugar más adecuado.

4.- Ahora se puede proceder a la cosecha cuando la planta está en plenitud, y en el momento que notes a la berenjena radiante y con buen color, entonces y con mucho cuidado, córtalas de la planta (no jales de ella).

Como cuidados adicionales, recuerda que la tierra tiene que mantenerse húmeda y más cuando el fruto está creciendo (el uso del humidificador podría ayudar a mantener el control de saturación en la planta). Aunque es importante no regar en demasía. A esta planta le gusta el sol (al menos doce horas diarias). Agrega compost a la tierra si notas una pérdida de color en la berenjena. Alrededor de los 25°C es la temperatura ideal.

Para conocer la madurez de la berenjena, solo presiónala levemente con un dedo, si se hunde y no regresa a su forma, significa que se pasó de madura, si no se hunde, le falta maduración, pero si se hunde y regresa a la normalidad, quiere decir que está lista para su consumo.