Cómo aliviar la artralgia o el dolor en las articulaciones por medio de baño de vapor

baño de vapor

Algo que es muy común en sol seres humanos, además de molesto, es vivir con un constante dolor crónico de articulaciones. Esta es una condición que nos limita en nuestras actividades diarias, sobre todo aquellas que cuestan un poco más de energía ejecutarlas.

Se ha demostrado que terapias alternativas como la sauna o baño de vapor, pueden ser esenciales en la recuperación y sanación de una persona, tanto a nivel muscular e incluso a nivel celular, es decir, que fungen como terapias para el alivio sistémico de nuestro cuerpo. Por ejemplo, los deportistas de alto rendimiento ya deben tener dentro de sus rutinas, las sesiones de baño de vapor, para que sus músculos se relajen y puedan seguir con su extenuante entrenamiento. Asimismo las personas que necesitan desintoxicarse de los contaminantes que nos rodean a diario, pueden usar los baños turcos para mejorar la circulación sanguínea y poder respirar mejor.

Tipos de lesiones o afecciones relacionados con la artralgia o dolor en articulaciones

Ahora, el dolor articular posee muchos orígenes, que van desde lastimarse, lesionarse o como enfermedad que se tenga desde el nacimiento o que se haya desarrollado a una edad temprana, como las autoinmunes (lupus y artritis reumatoide)

Algunas otras causas que podemos encontrar son: bursitis, condromalacia rotuliana, gota, osteoartritis, infecciones provocadas por bacterias u otros virus, lesiones graves como fracturas, tendinitis, artritis séptica, distensiones musculares, esguinces, o simplemente sobreesfuerzos musculares.

Asimismo vale la pena preguntarse esto, ya que es lo que cualquier especialista cuestionaría: ¿Desde cuándo ha percibido el dolor y qué pudo haberlo causado? ¿Qué articulación le causa más malestar? ¿Es solo un lado de la pierna o ambos? ¿Es frecuente el dolor en su articulación? ¿El dolor empezó con poca intensidad y ha ido creciendo? ¿Toma algún medicamento? ¿Recibe masajes? ¿Se ha lesionado con anterioridad? Cuando le duele, ¿tiene algún otro síntoma como fiebre? ¿Puede doblar apropiadamente la articulación, camina bien? ¿En qué momento del día empieza el malestar? ¿Qué actividad realiza, hace ejercicio?

La vasodilatación es esencial para mejorar los músculos, y es que el efecto de un incremento del calibre en un vaso por alivio de las fibras musculares beneficia a cualquier persona. Precisamente un baño de vapor contribuye al alivio de ciertas afecciones como lumbalgias, tendinitis, artrosis, contracturas y hasta cervicalgia; el bienestar muscular se verá mostrado de forma importante.

Además si esta clase de terapia se toma en estado de relajación absoluto, los beneficios serán aún más palpables, y si decides tomar el baño húmedo acostándote, estando totalmente en reposo, sin duda eliminarás todo el estrés que hayas acumulado.

Pasos para tomar un adecuado baño turco

  • Los expertos recomiendan que antes de pasar a la sesión del vapor, lo mejor es entrar a la regadera para que te duches con agua templada o semifría, posteriormente ya puedes ingresar a la sauna húmeda, y trata de hacerlo sin ropa, ya que se puede convertir en un impedimento para la correcta sudoración, en ese sentido, mejor usa una toalla seca.
  • Por lo regular, en los escalones más bajos es donde se percibe más calor o más vapor, por ello si no te sientes muy a gusto con la alta temperatura, lo mejor sería que te sentaras en el escalón más alto; si te acuestas, tu cuerpo percibirá temperaturas más uniformes.
  • Si estás empezando en las terapias de vapor, lo mejor es que solo estés entre 10 y 15 minutos en tal recinto; se estima que a los 8 o 10 minutos ya estarás experimentando los beneficios de la sudoración. Si te sientes algo fatigado antes de tiempo, no lo dudes y mejor sal de la cabina.
  • Ya acabada la sesión del baño de vapor, se recomienda bañarse con agua templada o semifría, pero poco a poco, empezando por las extremidades inferiores, para luego ir en ascendencia hasta llegar a la cabeza.
  • Se aconseja que no se trate de realizar alguna actividad física de manera inmediata, por lo que lo mejor es reposar por lo menos una hora.

Antes de realizar cualquier rutina de vapor, acuda a su médico de confianza para que le brinde más información.