Caldera de gas o eléctrica ¿cuál conviene más?

calderas

En las regiones frías y la temporada invernales las calderas son una forma de calentar los edificios y mantener un ambiente agradable. De acuerdo con el tipo de caldera se pueden calentar un par de habitaciones o toda una edificación, por lo que una de las principales preocupaciones es el consumo energético. De manera general existen dos tipos de calderas de acuerdo con el tipo de energía que utilizan: las de gas (natural o LP) y las eléctricas.

Ambas tecnologías han evolucionado mucho en los últimos años, por lo que son cada vez más eficientes, ahorran energía y se han convertido en una opción rentable para la climatización de grandes espacios. Pero cada una tiene sus pros y contras, por lo que es necesario que las conozcan y tengan en cuenta una serie de factores para saber cuál es la mejor por la que pueden optar.

  • ¿Caldera de gas o eléctrica?

Existen muchas variables que deben tener en cuenta antes de elegir el tipo de caldera que mejor se adecue a sus necesidades. La mayoría de las personas sólo tienen en cuenta el consumo diario, pero este valor puede variar a mediano y largo plazo. De acuerdo con el consumo diario las de gas natural son las más económicas que las de calefacción eléctrica, puesto que el precio del gas es más bajo. Sin embargo, no en todas las regiones pueden adquirir gas natural y el gas LP suele ser más costoso, por lo que el precio tiende a nivelarse.

En cambio, la electricidad tiene un suministro garantizado casi en todas las regiones de países desarrollados, por lo que cualquier consumidor puede tener una instalación especial para una caldera. Además, la electricidad es más simple y cómoda de utilizar, ya que no requiere de complejas instalaciones y es más segura. Sin embargo, debido al aumento en los costos por KW, muchos consumidores prefieren invertir en una instalación de gas natural que representa una mayor inversión inicial.

Un segundo factor que deben considerar al momento de seleccionar entre los calentadores eléctricos y los de gas es el tamaño del inmueble. Entre más grande sea, más energía requerirá consumir por hora para mantener la temperatura idónea. En caso de los hogares más pequeños se recomiendan las calderas eléctricas, ya que el consumo de KW/h será reducir y su factura de electricidad no aumentará demasiado.

Por el contrario, si el tamaño de la edificación es muy grande y tienen acceso a una red de gas natural, es mejor realizar una mayor inversión inicial para tener una caldera de gas, que es una opción más interesante. Aunque deben tener en cuenta que el renovar la instalación de gas o iniciar de cero puede representar un alto costo, pero que a largo plazo será una mejor inversión en cuanto a ahorro durante el consumo diario.

  • Ventajas de las calderas de gas natural

El gas natural es considerado como la fuente de energía más económica en la actualidad (sin contar fuentes alternativas) y ofrecen un gran rendimiento en comparación con la electricidad. Pero, como mencionamos, no se encuentra disponible en todos los lugares, por lo que antes de elegir una caldera de gas natural deben cerciorarse de que hay una red cercana y pueden solicitar una toma con la compañía más cercana. Entre las ventajas del gas natural destacan:

  • Los precios del gas natural son cada vez más bajos y hay más redes disponibles.
  • Requieren de un menor mantenimiento que otros tipos de calefacción.
  • Las calderas de condensación suponen una mayor eficiencia y dan mejores resultados.

También se pueden encontrar calderas mixtas de gas, que además de funcionar como sistemas de calefacción, sirven como calentadores de agua, por lo que se puede dar un mejor aprovechamiento energético, lo que hace que sean más económicas.

Para la calefacción eléctrica existen dos métodos principales, el uso de calderas o sistemas de climatización. Ambos tienen la ventaja de que no requieren una instalación especializada para el funcionamiento de los equipos. Por lo que de manera inicial son más económicas, sin embargo, en comparación con el precio del gas natural es menos rentable. Entre los tipos de calefacción eléctrica se encuentran los siguientes:

  • Aire acondicionado que disponga de bombas de calor.
  • Suelos radiantes. La electricidad calienta el sistema que está debajo del pavimento, lo que produce el calor en la estancia.
  • Radiadores de aceite.
  • Calefacción con acumuladores.

Entre las ventajas de la calefacción eléctrica es que está disponible en prácticamente cualquier lugar, contrario a lo que sucede con el gas natural, además si ya cuentan con una instalación eléctrica no requieren hacer una inversión mayor. Así como pueden optar por el uso de energías alternativas para la generación de electricidad, como los paneles solares, lo que reducirá de manera significativa su factura eléctrica.

Ahora que conocen las ventajas de cada tipo de calefacción, podrán seleccionar la que mejor se adecue con sus necesidades, tamaño de edificación y disponibilidad de tipo de energía. Para más información, acudan con un especialista para que los asesore y ayude a seleccionar cual es el tipo de caldera que mejor se adapte a sus necesidades.

Para adquirir las calderas de las mejores marcas visiten la tienda de H2O TEK, contamos con una amplia variedad de modelos de fabricados con los materiales de la más alta calidad, que cumplen con los estándares internacionales de funcionamiento y eficiencia eléctrica para un ahorro en el consumo.

Nuestros distintos modelos pueden ser usados para residencias, comercios o industrias de cualquier tamaño. Para conocer más sobre nuestros artículos, comuníquense con nosotros, estamos a sus órdenes en nuestras líneas telefónicas, correo electrónico y un formulario en el sitio web. Tenemos cobertura en toda la República Mexicana, Estados Unidos de América y Centroamérica, con sucursales en las principales ciudades.