Beneficios y ventajas de nebulizadores para captación de polvos y otros contaminantes peligrosos en canteras

nebulizadores

Desinfección del aire respirable en riesgosos ambientes de trabajo

La nebulización para la captura de polvos es una herramienta fundamental en industrias donde se suele trabajar con materiales potencialmente peligrosos para el cuerpo humano. Al momento de la pulverización de dichos minerales, estos se disipan en la atmosfera del lugar, convirtiendo esa contaminación en un verdadero peligro para los colaboradores, en un plazo determinado.

Los sistemas de nebulización deben estar a la capacidad de la obra o el trabajo donde se está laborando, ya que su rango pueden ser apenas unos diez metros e incluso de 40 o hasta más de 120 metros. Dependiendo de las características del equipo, también serían capaces de nulificar esos malos olores que se aglomeran en dichos espacios.

Contrarrestar el peligro de la sílice cristalina en canteras y otros lugares de trabajo a través de nebulizadores para captación de polvos

La sílice cristalina es un compuesto hecho a base de minerales que se haya en la tierra, arena y rocas, que componen un dióxido de silicio (SiO2). Es común encontrar este compuesto en lugares de construcción y empresas que se dedican a la extracción de minerales para materiales de edificación. Hay diferentes formas en la que se manifiesta dicho compuesto, como cuarzo, en la cristobalita y la tridimita. En cualquiera de esas formas, al convertirse en partículas inhalables, se vuelven potencialmente peligrosas, llegando a causar un tipo de cáncer, como la silicosis.

Los colaboradores están potencialmente expuestos al tallar, perforar, cortar y triturar los elementos que poseen la sílice cristalina. En ese sentido, es primordial usar los nebulizadores para captar esos polvos tan peligrosos, en todas las áreas, sean al aire libre o en áreas cerradas.

La sílice se vuelve potencialmente riesgosa cuando alcanza tamaños menores a 10 micrones, cuyas partículas se pueden inhalar con facilidad, inclusive con mascarillas de protección; todo dependerá de la intensidad y frecuencia de la exposición. En muchos de los casos, estas partículas no se pueden percibir con la vista, pudiendo penetrar y arraigarse en los pulmones de manera peligrosa.

Un paso importante para poder hacer una reducción de este polvo contaminante, es saber de dónde se origina, cuál es el material y sus cantidades. Por ejemplo, el primer paso es identificar esas zonas donde se pueden originar.

Las áreas más recurrentes de la cantera, donde se suele estar expuesto a este tipo de contaminación son: polvo que están en caminos de transportadoras y camiones de carga, que al pasar por dichos senderos, hará que se levante la tierra con los rastros de sílice. Asimismo, en procesos de perforación de voladuras, pasos de hilo de corte y roturas de piedra, se soltarán los polvos de la sílice cristalina al ambiente, propiciando un ambiente respirable con tal compuesto. También en etapas de trituración de materiales así como en su cribado, se levantará el contaminante, y lo mismo pasa en las cintas transportadoras del material. En la carga y descarga de materiales, así como en las áreas de depósito, hay una alta posibilidad de generación del polvo de sílice.

Luego, hay que discernir el tipo de material que genera esa polución tan dañina, así como en sus cantidades, para poder hacer uso de la nebulización, de acuerdo a las partículas que se deseen eliminar.

Es fundamental que estas áreas y procesos, cuenten en todo momento con nebulizadores para captación de polvos, para una buena sanatización del oxígeno respirable de las canteras. Solo hay que elegir el sistema adecuado, para que abarquen los metros que se precisan.

En posteriores artículos, se profundizará en el tema de las patologías ocupacionales, entre las que se encuentra la silicosis, una enfermedad de la que se necesitan saber algunas medidas para su pauta de control y los tipos de silicosis existentes.