Básicos para la construcción de una azotea verde

construccion

La construcción de azoteas verdes cada adquieren mayor popularidad gracias a la promoción de medidas que permitan reducir el impacto nocivo que las actividades humanas tienen sobre el medio ambiente.

Estas incluyen la reducción de áreas en las que hasta hace unas décadas habitan distintas especies naturales y el aumento en los índices de contaminación, factores que se encuentran relacionados con el crecimiento exponencial de los espacios urbanizados teniendo un efecto directo sobre la salud de los humanos y la desaparición de otras especies.

Las azoteas verdes son una de las alternativas que permiten mejorar la oxigenación del entorno urbano y el aprovechamiento de espacios que anteriormente no se utilizaban convirtiendo las partes altas de los edificios en lugares que resultan agradables para sus habitantes y que incluso pueden funcionar como refugios de ciertas especies animales, especialmente de aves.

Son muchos los beneficios que se han identificado con las azoteas verdes y estas no se limitan únicamente a las que acabamos de mencionar. Desde el punto de vista arquitectónico, cuando su instalación se contempla desde las fases de planeación y diseño es posible hacer construcciones mucho más eficientes a nivel energético y con un valor estético, y desde lo psicológico tiene un efecto positivo entre los habitantes de las ciudades.

Es por estas razones que cada vez resulta más común encontrar estos pequeños oasis dentro de la ciudad y que el número de personas que deciden instalarlas en sus industrias, comercios y hogares crezca día con día.

Las enredaderas, los arbustos y árboles pequeños así como las hortalizas en pequeños huertos son los más comúnmente empleados en azoteas verdes y como ya mencionamos, se pueden disfrutar de muchos beneficios en especial si desde el diseño de un proyecto se contempla la instalación de una azotea verde.

En caso de que ustedes estén considerando instalar una azotea verde en casa les recomendamos que tengan en cuenta algunos aspectos que les ayudarán a sacarle el máximo provecho y evitar que por errores se presenten daños en la estructura arquitectónica.

El primer paso es identificar que existen distintos tipos de azoteas verdes y cada una de ellas tiene características y requerimientos especiales. Por un lado están las azoteas verdes directas, en las que la vegetación se coloca directamente encima de la estructura arquitectónica, las que requieren un sistema de drenado para evitar acumulación de agua y humedad, y por otra parte están las azoteas verdes indirectas en las que la vegetación se coloca en macetas y otros recipientes.

Estas últimas son las más comunes, en especial en hogares, porque no requieren una gran inversión para su instalación y tampoco de tantos cuidados. Mientras tanto en edificios de empresas y grandes condominios resulta más frecuente encontrar azoteas verdes directas, las que como ya mencionamos, sí necesitan de una infraestructura especial.

Son varios los pasos a seguir para la instalación de una azotea verde en el hogar y en esta ocasión nos enfocaremos a hablar únicamente de tres de los básicos: diseño, impermeabilización y elección de plantas.

Para el diseño de una azotea hay varias cosas que se deben tener en consideración y el más importante es el espacio del que se dispone. Aunque se tenga la posibilidad de utilizar todo el espacio de la azotea es necesario contar con áreas libres para acceder a las plantas para darles los cuidados que necesitan. Con esto en mente se puede planificar la manera en que se van a distribuir las plantas.

En este punto conviene analizar factores como el lado por el que sale el sol y la presencia de elementos que proyecten sombra durante el día, con lo que podrán determinar si va a ser necesario instalar elementos como techos o incluso construir un pequeño invernadero para proteger las plantas de aquellos elementos que pueden dañarlos en donde también podría instalarse equipo especial, como un ventilador o calefactor para un mayor control de las condiciones.

Para el diseño también es importante tener en mente una imagen de cómo se desea que luzca la azotea y lo más recomendable es que resulte agradable para pasar tiempo en ella. Con todo esto se puede dibujar un plano que servirá como punto de partida para comenzar a darle forma a la azotea verde.

Al hacer el diseño de la azotea conviene comenzar a identificar aquellas necesidades de modificaciones y mantenimiento en la estructura antes del siguiente paso que es la impermeabilización. Es debido a los requerimientos de agua de las plantas que conviene impermeabilizar el techo antes de empezar a darle forma a la azotea, aunque se haya optado por una azotea indirecta.

Esto permitirá evitar filtraciones de humedad por los muros. Nuestra sugerencia es optar por impermeabilizantes cementosos los que suelen ofrecer mayor protección y en todo caso deben ser de buena calidad y de preferencia colocarse por profesionales.

El tercer y último paso del que hablaremos en esta ocasión es la elección de las plantas y las macetas. Una vez que todo esté listo para comenzar a instalar la azotea verde se pueden elegir las especies vegetales que poblarán la azotea.

En este punto no solo el gusto personal es importante, también conviene considerar el diseño que se ha elegido y las condiciones de la azotea, esto incluye la cantidad e intensidad de luz solar que le llega durante el día, los elementos que proyectan sombra y por supuesto, el clima de la región donde se encuentra la construcción.

Hay ciertas especies que son muy susceptibles a las temperaturas extremas, al exceso de humedad y a la exposición directa al sol, como hay otras que requieren de grandes cantidades de agua y de sombra y en caso de que sus necesidades no sean compatibles con las características del lugar donde se encuentra la azotea será necesario recurrir a la instalación de elementos que las protejan, como equipos de calefacción, por mencionar un ejemplo.

El tipo de macetas o contenedores donde se colocarán las plantas también es importante y para su elección les sugerimos tener claro cómo quieren que se vea su azotea. Es posible utilizar desde las clásicas macetas de cerámica o plástico disponibles en el mercado hasta reutilizar botellas de agua, trastes de cocina en desuso, cajas de madera, llantas, entre otros.

En cualquier caso es necesario que cuenten con orificios en la base para el adecuado drenaje del agua y que estos contenedores no se coloquen directamente sobre la azotea sino en soportes para evitar daños por acumulación de humedad. Estos soporte pueden ser fabricados especialmente para macetas o bien, ser ladrillos, piedras o corcholatas, entre otros.

Les recordamos que en H2OTEK nos especializamos en la venta de equipo de la más alta calidad para el acondicionamiento de espacios interiores y exteriores y en el desarrollo de proyectos de construcción. Si están interesados en conocer qué opciones ofrecemos para instalar una azotea verde los invitamos a ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.