Aprovechamiento máximo del humidificador para ahorrar en aire acondicionado, ventilación y calefacción

Humidificador

¿Cómo podemos ahorrar en climatización durante las temporadas de frío o calor y así no tener que usar demasiado el aire acondicionado o calefacción? Si realmente deseamos ahorrar dinero en el uso de todos los dispositivos que tenemos en casa para mejora del clima interno, entonces hay que buscar alternativas y combinaciones que nos permitan un ahorro energético.

Para ello, tenemos que pensar siempre en tener una atmósfera agradable en el hogar u oficina, donde no implique necesariamente el uso de ventiladores, extractores o Mini Split, al menos no todo el tiempo. Debemos aprovechar las bondades de otros productos a los cuales probablemente no les habíamos puesto atención en un principio.

Humidificador para mejorar el microclima de la casa con ahorro energético

Los sistemas para humidificación trabajan de manera muy sencilla, convirtiendo el agua de su depósito en vapor frío o caliente, dependiendo de la modalidad o modelo del mecanismo humidificante, para cambiar la sensación térmica del aire. Este término acabado de mencionar es esencial en el mundo de la climatización, porque hay que diferenciarlo del clima en exteriores o lo que arroja la lectura de un termómetro común y corriente.

Además del ahorro energético, los beneficios del humidificador involucran temas de salud muy importantes. Para empezar, el vapor al ser respirado, mejora la labor de las vías respiratorias, humedeciendo zonas del cuerpo que son propensas a resecarse y más en invierno seco y con personas que poseen un tipo de piel seca. Programar el sistema de humidificación para que la humedad esté dentro de los parámetros dependiendo de los factores climatológicos en exteriores, otorgará una sensación térmica que muy difícilmente un aire acondicionado convencional o tradicional ofrecerá; combinándolo con el climatizador, mejorará las condiciones microclimáticas de la casa u oficina.

Ahora, este tipo de ahorro de energía eléctrica en aire acondicionado se puede adaptar prácticamente todos los días del año, ya que existen en modalidad de vapor frío y vapor caliente, así que no hay pretexto en adaptar uno combinándolo con el sistema de climatización.

Humidificadores de vapor caliente para mejorar la sensación térmica en invierno con ayuda del aire acondicionado

Algunos modelos suelen ser incluso más económicos que los de vapor frío en cuanto a inversión. Estos dispositivos tienen la característica principal de calentar una habitación por la evaporación del agua en su depósito, mejorando así el microclima interno de la casa u oficina, percibiendo una sensación de temperatura más agradable, a pesar de los factores climáticos gélidos que preponderen en exteriores. No cabe duda que utilizar dichos mecanismos ayudarán a que ahorremos dinero por el equilibrio del gasto energético entre todos los aparatos de la casa que tengan que ver con climatización, como calefacción y chimeneas eléctricas.

Humidificadores de vapor frío para mejorar la sensación térmica en verano con ayuda del aire acondicionado

Estos dispositivos podrían ser un poco más costosos de adquirir que los de vapor caliente, sin embargo, su rendimiento energético llega a superar a los antes mencionados; mecanismos refrescantes ideales para el verano. Excelentes para mantener la temperatura del ambiente en perfecto equilibrio usando a la par el Mini Split.

Para su uso correcto se recomienda que se utilice agua destilada, a fin de evitar posibles agentes microbiológicos. También es bueno usarlo de forma intercalada con el climatizador, ya que por sí solo este sistema de humidificación, es capaz de disminuir algunos grados la temperatura interna, incentivando un microclima sano y confortable, sin la necesidad de usar en demasía los ventiladores, extractores y aire acondicionado.

Por otro lado, están los ionizadores, que en esencia purifican el aire, sin embargo, algunas personas podrían verse afectadas porque su funcionamiento resultaría algo agresiva, por ello, es trascendental observar muy bien el modelo o fabricante que se vaya a comprar.